28 de junio de 2012 / 11:23 / en 5 años

De nazi a Terminator, los medios europeos atacan a Merkel

Por Madeline Chambers

BERLIN, 28 jun (Reuters) - Demonizada en los medios de comunicación europeos como un robot Terminator de ojos rojos, una ‘pinup’ entrada en carnes o una diosa romana que come griegos, la canciller alemana Angela Merkel se ha convertido en el objeto de una ola de críticas sarcásticas por su inflexible postura sobre la crisis de la eurozona.

Merkel, que ya es una figura odiada en Grecia por insistir en la austeridad a cambio de la ayuda, ha sido disfrazada con el uniforme nazi en varios montajes, pero los días previos a la cumbre de esta semana de la UE ha sido protagonista de imágenes y titulares particularmente salvajes.

Desde París a Washington, los políticos están aumentando su presión sobre la canciller, que dirige la mayor economía de la UE, para que solvente la crisis de deuda que amenaza con hacer descarrilar la economía global.

Pero ‘Frau Nein’ (la señora No) muestra pocos indicios de ceder terreno en asuntos como mutualizar la deuda europea o relajar el gasto público - no en vano esta estrategia ha mejorado su popularidad entre los votantes alemanes, en la cuenta atrás para las elecciones del próximo año.

La revista británica de izquierdas New Statesman mostró la semana pasada en portada una imagen de Merkel como Terminator similar a la de Arnold Schwarzenegger, con el ojo robótico y una chaqueta de cuero negro, bajo el titular “La líder más peligrosa de Europa”.

En un artículo que argumentaba que la “manía de Merkel por la austeridad” está destruyendo Europa, el redactor jefe Mehdi Hasan la retrató como el mayor peligro para la prosperidad y el orden por delante del presidente iraní Mahmud Ahmadineyad o el norcoreano Kim Jong-un.

“Merkel es la líder alemana más peligrosa desde Hitler”, escribió Hasan, añadiendo que bajo su dirección Alemania, el principal pagador europeo, está aislada, y es odiada y temida por igual.

Podría ser la tradición británica de burlarse de los alemanes, pero el tono se ha vuelto feo incluso en alguna publicación más mayoritaria.

El diario centrista Independent publicó una reproducción del cuadro de Goya “Saturno devorando a un hijo”, con una Merkel con los ojos entornados y una bandera griega como un babero, devorando a un griego.

UN BARCO HUNDIÉNDOSE

España, que este mes solicitó ayuda financiera para sus bancos después de semanas de presión de Berlín, se ha unido al coro antiMerkel.

La revista satírica El Jueves se rebautizó en su último número como Die Jueven para sonar alemán. En su portada mostraba una caricatura de Merkel pisando al presidente español, Mariano Rajoy, y usándolo como felpudo.

En sus páginas interiores Merkel aparece como una pinup entrada en carnes ser coronada “Miss España 2012”. Con tacones azules y un bañador, con aspecto flácido y ojeroso, llora de alegría por ser nombrada la mujer más guapa de España.

El influyente The Economist también se ha centrado en Merkel, con una foto de portada de un barco hundiéndose llamado “la economía mundial” que se dirige al fondo del océano y el bocadillo “¿por favor, señora Merkel, podemos encender los motores?”

En Grecia, donde los recuerdos de atrocidades cometidos por los nazis en la Segunda Guerra Mundial son profundas, Merkel ha sido masacrada por los medios desde que se mostró reacia por primera vez para rescatar a Atenas.

Los diarios han publicado imágenes generadas por ordenador de una Merkel de aspecto malvado ataviada con el uniforme nazi y este año unos manifestantes furiosos incluso quemaron banderas alemanas.

Los aliados de Merkel han cerrado filas, diciendo que puede soportar los ataques y no se verá influida por titulares provocativos.

“No me preocupa (la imagen de Merkel en el exterior) porque la caracterización de la canciller puede explicarse por su apoyo a otras cosas aparte de las demandas simples y populares”, dijo Michael Grosse-Brömer, un alto cargo de su partido, los cristianodemócratas de la CDU.

“Creo que los juicios que se dejan llevar por los sentimientos sobre esta canciller están fuera de lugar”.

Aún así la presión está comenzando a crecer. No se puede negar que Merkel, de 57 años, tiene un aspecto cansado y ha ganado peso en los últimos meses.

Algunos periodistas alemanes que habitualmente acompañan a la canciller en sus viajes dicen que es cada vez más irritable con los medios y, al contrario de lo que es habitual, no dio una rueda de prensa completa tras la cumbre de este mes en el G-20 en México.

Cuando el presidente de EEUU, Barack Obama, le preguntó durante la cumbre cómo se sentía, ella apenas se encogió de brazos.

Pero la gente que conoce a la canciller dicen que no están preocupados.

“Tiene los nervios de acero y es dura”, dijo el biógrafo de Merkel y politólogo Gerd Langguth.

“Puede parecer un poco cansada pero no la arrastra el ciclón que gira a su alrededor, tiene el control y no cambiará sus políticas por los titulares”, añadió. (Información adicional de Sarah Morris en Madrid, Catherine Bremer en París, Andreas Rinke y Noah Barkin; Traducción de Emma Pinedo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below