17 de enero de 2012 / 17:53 / en 6 años

OÍDO EN MERCADO- "CaixaBankia", ¿paso de gigante en saneamiento?

* Se intensifican los rumores de una posible integración de Bankia en CaixaBank

* Bankia, en el centro de rumores por su elevada exposición inmobiliaria, no se ve futuro en solitario

* Una operación como ésta sería bien vista por un Gobierno que insta a mayor consolidación

* Operación necesitaría financiación externa y plan de reestructuración

* Otra fuente bancaria no descarta banco malo para el suelo en España

Por Jesús Aguado y Carlos Ruano

MADRID, 17 ene (Reuters) - En los mercados se está empezando a especular insistentemente con una eventual fusión entre Bankia y Caixabank que desplazaría a Santander como primera entidad nacional y supondría un paso de gigante en las pretensiones del Gobierno de sanear el sector con integraciones.

El enorme sanamiento de personal y oficinas que requeriría una operación entre dos entidades líderes en mercado minorista y la dificultad de integrar sin oposición política dos culturas regionales en ocasiones diametralmente opuestas son los principales obstáculos a la hipótesis.

La enorme exposición del grupo BFA-Bankia al maltrecho negocio del ladrillo - con 11.000 millones de euros de activos inmobiliarios es el banco más afectado del país en este ámbito - podría, según numerosos analistas, complicar enormemente su supervivencia en solitario, específicamente teniendo en cuenta el previsible endurecimiento en la política de provisiones para este tipo de activos.

“Una operación entre la Caixa y Bankia permitiría avanzar enormemente en el saneamiento y reestructuración del sector. Está claro que (el ministro de Economía) Luis De Guindos está por la labor y si al final mete presión a las entidades para acelerar las provisiones, Bankia no sería viable y aquí entraría a jugar un papel destacado La Caixa”, dijo una fuente del sector.

El Gobierno español todavía no ha detallado exactamente cómo va a avanzar en la reestructuración del sector aunque ha dejado meridianamente claro que se realizará sobre la base de más fusiones y que obligará a la banca realizar provisiones adicionales por 50.000 millones de euros para recuperar la confianza de los inversores y activar la concesión del crédito a ahorradores y empresas.

El propio titular de Economía, preguntado por los periodistas ante el aumento del rumor, se limitó a recordar que “el Gobierno únicamente se limita a señalar que es muy importante una nueva ronda de consolidación en el sector bancario español”.

Una portavoz de la Caixa no quiso comentar las informaciones que apuntan a una operación con Bankia, mientras que desde la entidad madrileña insisten en que no ha cambiado la estrategia de independencia de la entidad, que se centra en el cumplimiento de su plan estratégico y de integración de las siete entidades que la conforman.

La buena sintonía entre los presidentes de las dos entidades no supondría obstáculo alguno a una operación que sí podría contar con ciertas reticencias políticas entre Madrid y Cataluña, a pesar de que los gobiernos regionales están desvinculados ya de la gestión en los bancos que ayer fueron cajas.

NECESIDAD DE FINANCIACIÓN EXTERNA

El mercado le da cierta credibilidad a esta operación pero reconoce que encararía grandes dificultades, una de ellas, la financiación necesaria para poder hacerla viable ya que, para no pocos expertos, La Caixa buscaría algún tipo de “compensación” para resolver gran parte del sobredimensionamiento del sector.

“Si el Gobierno está por la labor, puede acabar saliendo (la operación), pero la gran pregunta que surge es de dónde va a salir el dinero para financiar una operación de este calibre. El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) no tiene dinero suficiente ni tan siquiera para una operación pequeña y en esta caso estaríamos hablando de la primera entidad española en casi todo”, manifestó Nuria Álvarez, analista del sector financiero de Renta 4.

El FGD, previsible instrumento para el saneamiento de entidades en apuros, vio fuertemente comprometida su liquidez con el rescate de la CAM al reducir su capital de 6.600 a unos 3.000 millones de euros incluyendo las aportaciones realizadas a principios de año por las entidades.

Sin embargo, aún con muchas dudas sobre su implementación, los instrumentos de ayuda europea permitirán teóricamente financiar parte del saneamiento del sector financiero en Europa.

“El FGD podría endeudarse y después emitir bonos que fueran suscritos por el Tesoro, el fondo europeo u otro mecanismo disponible”, explicó una fuente bancaria.

“No es la primera vez que oímos este rumor pero todo apunta a que hay voluntad política. Ahora puede pasar cualquier cosa pero se me sigue antojando difícil la operación de fusionar Barcelona y Madrid. Creo que tendría un alto coste en cierre de oficinas y sucursales”, dijo una operadora.

Lo que está claro es que los dos bancos con mayor red de sucursales del país no podrían mantener sus estructuras actuales, ni de personal ni de oficinas, el otro gran escollo para la viabilidad de la operación.

“La operación incluiría un durísimo plan de ajuste, saneamiento o llámalo como quieras pero sobrarían miles de personas y cientos de oficinas”, dijo un director de sucursal de Bankia que no quiso ser mencionado. “Ahora mismo, sin fusiones, tanto Bankia como Caixa necesitan cerrar oficinas”.

Con un valor bursátil de unos 6.300 millones de euros, Bankia atiende a sus más de 12 millones de clientes en 3.362 oficinas. Caixabank, con más de 14.500 millones de euros de capitalización tiene más de 5.000 oficinas para sus 10,5 millones de clientes.

La Caixa emplea a 27.339 personas a nivel consolidado y BFA-Bankia tiene en nómina a 21.500 empleados, por lo que nuevos ajustes de personal también tendrían un coste económico y social.

“Parece evidente que dadas las dimensiones de una eventual operación de esta tamaño, habría que pedir ayuda exterior”, agregó la analista, en referencia a una entidad que tendría más de 550.000 millones de euros en activos conjuntos.

BANKIA, PRESIONADA POR EL LADRILLO

La exposición inmobiliaria de Bankia sin duda está detrás de los tambores de fusión que, en distinto ámbito, también suenan con BBVA como posible “comprador” y que, según los expertos, nacen del fuerte estrés que soporta el balance de la entidad, particularmente después de la fusión de CajaMadrid, Bancaja y otras cinco entidades.

“Bankia está muy arriba en la mente del Gobierno cuando va a legislar en relación con el saneamiento del sector, en función de las nuevas normas de provisiones o su plazo de aplicación podría plantearse o no la supervivencia de la entidad en solitario”, dijo un analista. “Lo que está claro es que saneamiento es igual a Bankia”.

Las necesidades de provisiones adicionales esbozadas por De Guindos en una entrevista reciente al Financial Times castigarían especialmente a Bankia por su elevada exposición al ladrillo e incluso al suelo, uno de los activos más difíciles de valorar en estos momentos debido a la atonía del mercado.

El ministro ha hablado de la necesidad de elevar las provisiones que la banca española tiene constituidos contra sus activos inmobiliarios problemáticos desde el actual 30 por ciento hasta un 20 ó 30 por ciento adicional, en un principio en un período de varios años.

Bankia y su matriz BFA se han convertido en una de las mayores inmobiliarias de España por activos con un valor bruto (sumando valor neto contable más provisiones) de unos 11.000 millones de euros, de los que aproximadamente 5.000 millones corresponden a suelo, según datos a marzo de BFA . Entre los analistas estiman que, de confirmarse las nuevas exigencias, el grupo madrileño habría de enfrentar provisiones por un valor próximo a los 5.000 millones de euros.

Pero el interés por la buena salud de Bankia es de tal magnitud que en vísperas de que se legisle la penúltima reestructuración del sector y a pesar de haberse descartado tajantemente la creación de un banco malo, algunos consideran probable que el Estado cree un vehículo para agrupar exclusivamente activos de suelo, que absorben provisiones de entre un 70 por ciento y un cien por cien y que aliviarían sustancialmente a la entidad madrileña.

“Esta sociedad podría ser realmente otro vehículo para avanzar en el saneamiento de la banca y quizá no requería la megaoperación entre Caixabank y Bankia”, dijo una fuente bancaria.

Analistas señalaron que otra de las ventajas que ofrecería una eventual operación entre Bankia y la Caixa es que permitiría cargar provisiones adicionales contra patrimonio y no contra resultados por cuestiones contables aplicables en procesos de reestructuración, con un menor perjuicio para los accionistas.

UNA CARTERA INDUSTRIAL DE REFERENCIA

BFA, que tiene algo más de un 50 por ciento de Bankia, también mantiene algunas participaciones como la eléctrica Iberdrola y la aseguradora Mapfre --con altas rentabilidades por dividendo-- para amortiguar el lastre de los activos más problemáticos, principalmente el suelo, que está integrado sobre todo en la matriz.

De hecho, la unión de la histórica cartera de participadas de La Caixa y la de Bankia daría lugar a un holding industrial desconocido en los últimos años en un sector que ha tendido a enajenar las participaciones industriales.

“La Caixa quiere y puede hacerlo (la fusión) y además en esta operación el presidente de Bankia (Rodrigo Rato) podría perfectamente quedarse como presidente de una nueva y potente corporación industrial”, apuntó la fuente bancaria para quien no habría problemas de “ego” al mantenerse Isidre Fainé al frente de la entidad redimensionada.

El grupo La Caixa tiene una corporación industrial en la que destacan entre otras las participaciones Gas Natural y Abertis, que están integradas en Caixaholding -- donde también figuran unos 4.000 millones de activos inmobiliarios de la sociedad Servihabitat

Además, como parte de la reorganización de la sociedad, La Caixa decidió integrar Repsol y Telefónica junto al negocio bancario de Caixabank. (Información adicional de Sonya Dowsett, editado por Tomás Cobos)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below