11 de septiembre de 2014 / 15:03 / hace 3 años

ANÁLISIS-Ana Botín defenderá diversificación del Santander en nuevo mapa bancario

* Analistas creen nombramiento de Ana Botín simboliza continuidad

* Cambios regulatorios, entre primeros retos que afrontará

* Mercado la ve con ambición para protagonizar adquisiciones

* Mapa de banca en Europa y EEUU ofrece oportunidades de compra

* Pese a recelos internacionales, mercado acoge bien el relevo

Por Jesús Aguado y Julien Toyer

MADRID, 11 sep (Reuters) - Tras asumir repentinamente la presidencia de Banco Santander, Ana Patricia Botín se enfrentará al reto de mantener la estrategia de diversificación heredada de su padre, buscando un difícil equilibro entre el continuismo de la estrategia paterna y la necesidad de asumir riesgos en un entorno bancario en continuo cambio.

La nueva gestora al frente del primer banco de la eurozona tendrá que convencer a los inversores de que su nombramiento con el apoyo “unánime” del consejo -manteniendo a la dinastía Botín al mando del banco por cuarta generación- ha sido acertada, una decisión que se pondrá a prueba ante los previsibles movimientos de concentración en el nuevo mapa bancario mundial.

Con los nuevos exámenes europeos a la banca y las posteriores pruebas de resistencia a la vista, además de la cesión inminente del papel de supervisor del sector al Banco Central Europeo (BCE), el escenario doméstico prácticamente desaparece como tal, algo que sin duda no ignoraba el progenitor de Ana Patricia.

“Si Emilio Botín no ha comprado nada en España durante la actual crisis es porque el padre no ha visto recorrido y ahora el mapa bancario más cercano ya no es español sino europeo”, dijo un banquero de inversión que trabajó con ella respecto a los desafíos del banco a corto y medio plazo.

Durante los seis años que dura la crisis financiera española, Emilio Botín -fallecido el martes de un infarto a la edad de 79 años - mostró escaso interés por crecer en España.

Al margen de integrar a sus filiales Banesto y de banca privada como Banif, Santander se mantuvo en un segundo plano en el baile corporativo, limitándose a aprovechar la reducción del número de entidades para aumentar cuota de mercado de forma orgánica.

“Si la banca internacional, como Barclays, Citi y Lloyds, se ha ido de España eso es que la banca internacional ha respaldado la estrategia de Botín y no han visto mucho valor aquí”, dijo José Carlos Díez, profesor de Economía de la Universidad de Alcalá de Henares.

A junio de 2014, de los 2.756 millones de euros de beneficio que obtuvo el Santander a nivel mundial, tan sólo un 13 por ciento procedió de España, exactamente igual que lo obtenido en el conjunto de Europa, sin incluir el Reino Unido, que por sí mismo se convirtió en el área más importante con un peso del 20 por ciento en su cuenta de resultados.

Con este aumento de peso, Reino Unido, bajo del mando de Ana Patricia, sobrepasó además a Brasil como el área más importante, pero banqueros destacaron el crecimiento pendiente de la entidad en un país tan importante para el mundo financiero internacional como es Estados Unidos, donde el banco de momento cuenta con un peso del 9 por ciento en la primera mitad del año al obtener un beneficio de apenas 272 millones de euros.

Para Enrique Quemada, consejero delegado del banco de inversión OnetoOne Capital Partners, Ana Patricia querrá incluso ser más ambiciosa que su padre y al margen de protagonizar compras complementarias en Europa, como en Polonia, apostará de lleno por Estados Unidos.

“El siguiente gran mordisco internacional podría ser Estados Unidos. Allá donde está Santander quiere tener una presencia significativa y en Estados Unidos tiene pendiente crecer más apostando por el crecimiento en banca comercial con la compra de redes de sucursales”, agregó.

Todo este proceso de consolidación se producirá además en un entorno regulatorio más exigente y donde el Banco Santander debería demostrar en la próxima evaluación a la banca que no sólo la aprueba sino que además la pasa con buena nota.

De hecho, los analistas de Goldman Sachs señalaban en un informe reciente que, basándose en un sondeo entre inversores internacionales, Santander ocupaba el puesto número doce en el ranking de bancos con probabilidades de tener necesidades de capital en los escenarios de las pruebas de estrés.

Según dicha encuesta, un 25 por ciento de inversores creen que Santander tendría un déficit de capital y un 21 por ciento apuesta por que necesitará ampliar capital.

Algunos analistas se extrañaron de hecho durante la pasada presentación de resultados del bancos de que la entidad no facilitara datos sobre los ratios de solvencia en términos de Basilea III ‘fully loaded’, los que anticipan las exigencias futuras de solvencia.

La entidad únicamente ofreció datos sobre sus ratios de capital en términos de ‘phase-in’ o de aplicación gradual. A junio, la entidad terminó con un ratio del 10,92 por ciento frente al 10,77 por ciento.

INVERSORES EXPRESAN RECELO POR CONTROL FAMILIAR DEL BANCO

Con unos mercados e inversores internacionales cada vez más exigentes en materia de gobierno corporativo, la vigilancia a la que será sometida Ana Patricia por el hecho de que la familia controle el banco con sólo un 2 por ciento del capital supondrá una importante losa en su gestión.

Sin embargo, la reacción en bolsa muestra que los inversores y accionistas le han dado un voto de confianza al considerar su bagaje profesional y su elección como elemento de estabilidad.

“Creo que precisamente por su formación internacional, tiene una visión distinta y menos familiar de la banca y es consciente de que la entidad pertenece a sus accionistas”, dijo un operador.

Pese a unos recortes iniciales en bolsa el miércoles de un 2 por ciento, la jornada concluyó con un descenso del 0,65 por ciento y el jueves cotizaban con una caída del 1,16 por ciento, apenas algo más su principal competidor español, el BBVA .

RETOS DE RENTABILIDAD

Teniendo en cuenta que el beneficio de Santander se ha reducido a la mitad, pasando de 9.000 millones en 2007 a 4.400 millones en 2013, Ana Patricia Botín tendrá que lidiar con la tarea de aumentar la rentabilidad del grupo, en un contexto de recuperación económica en España aún muy tímida.

“El gran reto del banco es que tiene que cumplir con su función de reactivar la economía y eso sigue estando pendiente, pero con las escasos incentivos que estamos viendo por parte de los gobiernos europeos hasta ahora para dar un impulso a estas políticas, la apuesta más firme de Santander pasa por seguir apostando por la acertada política de diversificación geográfica”, dijo José María Martínez, secretario general de servicios de Comisiones Obreras.

Pese a los aplausos de muchos analistas a la gestión de Emilio Botín, Santander se ha situado por detrás de entidades como JPMorgan y HSBC -dos grupos con los que Botín solía medirse, según directivos- en rentabilidad total ofrecida a los accionistas en los últimos 10 años, una situación que, con su conocimiento de la banca internacional, Ana Patricia tratará de enmendar.

“Ana afrontará básicamente los mismos retos que su padre que consistirán en crear valor para el accionista y establecerse como un banco ganador”, dijo una fuente bancaria que trabajó con ella en el grupo Santander. (Información adicional de Andrés González, Robert Hetz, y Sarah White, editado por Tomás Cobos y Jose Elías Rodríguez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below