26 de noviembre de 2013 / 13:27 / en 4 años

Zapatero culpa al BCE del retraso en salida crisis europea

* Dice BCE debería haber adoptado política monetaria expansiva como la Fed

* Ve limitaciones del poder político ante mundo financiero

* Ex presidente español dice rechazó tres veces pedir el rescate

Por Blanca Rodríguez

MADRID, 26 nov (Reuters) - El Banco Central Europeo podría haber acortado la crisis de deuda de la zona euro que comenzó en 2008 si hubiera adoptado una política monetaria expansiva a imagen de la Reserva Federal de Estados Unidos, dijo el martes el ex presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Durante la presentación de su libro “El Dilema”, en el que repasa los últimos meses de su mandato -desde mayo de 2010, cuando decidió duros recortes en España, hasta su salida del poder a finales de 2011-, Zapatero se mostró contundente con el papel del BCE en los primeros compases de la crisis, con una política monetaria que definió como “hecha a imagen y semejanza del Bundesbank”.

El político socialista, que entre otras cosas relata en el libro cómo dijo tres veces que no a un posible rescate a España -una de ellas a la canciller alemana, Angela Merkel, durante una cumbre del G20 - explicó que los gobiernos no tenían en su mano frenar la crisis porque se trataba de un problema de liquidez.

“Si el BCE hubiera sido más favorable a una expansión monetaria, a dotar de más liquidez y a tener algo menos pánico a la inflación (...) seguramente la recuperación ya se hubiera producido”, declaró Zapatero durante su primera rueda de prensa desde que abandonó La Moncloa en diciembre de 2011.

“Seguramente cuando se haga repaso de lo que ha sido esta crisis, surgirá como factor determinante la apuesta mayor o menor por la expansión monetaria en Europa o en Estados Unidos”, afirmó, comparando el actual ritmo de recuperación en ambos.

El ex jefe del Gobierno español dijo que las decisiones que habían generado tranquilidad y despejado incógnitas a los mercados siempre habían surgido del BCE, como cuando su presidente, Mario Draghi, anunció en agosto de 2012 que haría “todo lo necesario” para respaldar al euro.

Aunque recalcó que no estaba tratando de eludir responsabilidades, Zapatero dijo que ni los recortes ni las medidas que adoptaban los gobiernos servían entonces para aplacar las amenazas procedentes del mundo financiero.

“Una crisis de liquidez sólo se combate con liquidez, y sólo tiene liquidez el banco central, y el BCE actuó con mucha prudencia comparado con la Reserva Federal”, declaró, subrayando que lo que era bueno para Alemania no tenía por qué serlo para otros países de la zona euro.

LIMITACIONES DE LA POLÍTICA

Zapatero describió el libro como un “deber” suyo ante la ciudadanía, y señaló que esperaba que tuviera alguna utilidad para analizar los acontecimientos que seguían sucediéndose en la escena económica internacional.

“En el libro aparece en más de una ocasión y en momentos trascendentes, las limitaciones de la política (...), de los gobiernos, ante ese fenómeno imparable que ha consistido la globalización económica, la globalización comercial y de manera singular la libertad de movimiento de capitales”, declaró.

Zapatero recordó que las situaciones más duras durante la crisis de deuda, cuando se disparaba la prima de riesgo española, se debieron siempre a factores externos: el rescate griego, la implicación de participantes privados en la reestructuración de su deuda o el rescate de Irlanda.

El ex presidente también realizó una autocrítica de algunos aspectos de su gestión, como su decisión de retrasar la utilización de la palabra crisis hasta julio de 2008, que atribuyó a un “error de apreciación”, y no a un intento de “engaño u ocultamiento”.

“Ya había sensación de crisis en la calle, es evidente que un responsable político tiene que estar más en la percepción de la sociedad”, dijo Zapatero, que atribuyó esta decisión a su afán de mantener la confianza y enviar un mensaje positivo sobre España y al hecho de que aún había crecimiento económico.

Respecto a los recortes que aprobó en mayo de 2010 -la supresión del llamado cheque bebé, la reducción de sueldos a los empleados públicos y la congelación de las pensiones-, Zapatero dijo que eran imprescindibles para ayudar a Grecia y poder crear el fondo de rescate europeo.

Como logros de su mandato, reivindicó el hecho de que no tocara ni la sanidad ni la educación, en clara referencia a las medidas adoptadas por el Gobierno de Mariano Rajoy.

“No era tan fácil como algunos pensaban”, dijo a este respecto.

De cara al futuro, quiso seguir mandando un mensaje de confianza, pero consideró fundamental recuperar a los que se hubieran quedado en el camino en pro del mantenimiento de la cohesión social. (Editado por Jose Elías Rodríguez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below