28 de junio de 2013 / 13:38 / en 4 años

ANÁLISIS-Eventual acuerdo YPF/Repsol ya tiene precio mínimo

* Analistas creen que Repsol aceptaría $5.000 mln si oferta fuera en activos líquidos

* Ven poco probable oferta en efectivo por dificultades económicas del país

* Complejo entramado de intereses de accionistas Repsol, clave en negociación

Por Andrés González y Hilary Burke

MADRID/BUENOS AIRES, 27 jun (Reuters) - Cuando el miércoles Repsol anunció que su consejo de administración rechazaba en bloque una supuesta oferta de Argentina que habría puesto fin al conflicto por la expropiación de YPF, se estableció por primera vez desde que estallara la disputa un precio mínimo para sellar la paz: 5.000 millones de dólares.

En la oferta que el Gobierno argentino se negó a calificar como tal, el Ejecutivo de Cristina Fernández otorgaba por primera vez un valor teórico a los activos expropiados. Aunque su importe era menos de la mitad de lo demandado por la española, el motivo detrás del rechazo frontal estaba no solo en una valoración que Repsol consideraba basada en sobrevaloración de activos o que no incluía dinero en efectivo, sino que, además, obligaba a Repsol a volver a invertir y establecer relaciones comerciales con el país.

Ahora que formalmente la empresa y el país vuelven a hablar de su disposición a negociar no sólo para cerrar un conflicto judicial que promete ser largo, sino también para desbloquear las inversiones de un activo considerado vital para la industria argentina, diversos analistas consideran que si se hubiese tratado de una oferta en activos líquidos, la petrolera española probablemente habría considerado con otros ojos una propuesta.

“Aunque el valor nominal de 5.000 millones de dólares es menos de los 10.500 millones de dólares que Repsol había indicado previamente (...) y nuestra propia valoración previa a la expropiación es de 7.500 millones de dólares por un 51 por ciento, es probable que si la oferta hubiera sido en efectivo o activos líquidos Repsol la habría aceptado”, dijeron los analistas de Barclays en una nota a clientes.

Algunos de los principales accionistas de Repsol, cuyas acciones cotizan algo por encima de los 16 euros, tienen contabilizadas sus participaciones en la empresa por encima de los 20 euros por lo que sus balances tendrían un respiro ante una eventual mejora del precio tras verse obligados a realizar deterioros por pérdida de valor en los últimos años. La petrolera Sacyr, con un 9,5 por ciento del capital, tiene valorada la participación en 20,5 euros por título mientras que La Caixa con su 12,9 por ciento, la valora en unos 21 euros.

Pero la mayor parte de los expertos considera que un eventual acuerdo con Argentina en efectivo es muy complicado por la situación financiera del país mientras que también consideran poco probable una compensación en activos líquidos como bonos del Estado.

El país ha estado fuera de los mercados internacionales de deuda desde que se vio afectado por la mayor quiebra soberana del mundo en 2002, en el corazón de una devastadora crisis económica. Los acreedores que se vieron atrapados y rechazaron sus ofertas de reestructuración en 2005 y 2010 siguen demandando el pago total de sus bonos y no está claro que Argentina pudiera emitir deuda nueva sin que sus acreedores la reclamasen.

Por otra parte, las reservas internacionales del banco central han caído un 18 por ciento el año pasado a cerca de 38.000 millones de dólares, mientras que la escasez de dólares en el país junto con el descenso del superávit comercial limitan la capacidad de acumular nuevas reservas.

Argentina no ha podido pagar compensaciones garantizadas por tribunales de arbitraje del Banco Mundial hacia compañías estadounidenses, lo que le ha hecho perder algunos privilegios comerciales con el país norteamericano.

MIX DE INTERESES POLITÍCOS Y SOCIETARIOS

El entramado de intereses políticos y societarios también complica la situación al afectar desde a la presencia de otras compañías españolas en el país a relaciones bilaterales entre Estados como el español, el argentino o, colateralmente, el estadounidense.

Argentina necesita inversores internacionales para desarrollar el enorme potencial del yacimiento no convencional de Vaca Muerta pero ha visto cómo Repsol demandaba todos y cada uno de los intentos de acercamiento con empresas como Chevron o Bridas, paralizando el desarrollo de unos campos que necesitarían inversiones de 25.000 millones de euros anuales.

“El país necesita intentar normalizar y superar el incidente de YPF para atraer capital extranjero - y sus amigos le están ayudando con ello”, afirma Societe Generale en un informe a clientes, en el que muestra las complejas relaciones cruzadas entre Caixa y México a través de la Inbursa de Carlos Slim para explicar el movimiento de Pemex actuando como intermediario ante el gobierno argentino en su calidad de accionista (9,5 por ciento) de Repsol.

Detrás de esta tela de araña se vislumbran también otro tipo de intereses. Desde que la Sacyr presidida por Luis del Rivero iniciase su ataque contra el presidente de Repsol, Antonio Brufau, hace casi cuatro años, la inestabilidad en la presidencia del grupo ha sido un tema de debate en la prensa y en algunos círculos políticos y empresariales.

Los recientes acercamientos a Argentina de los accionistas, primero La Caixa en marzo y Pemex a partir de mayo, se han realizado a espaldas de la cúpula de la petrolera, que en su último comunicado se mostró abierta a cualquier negociación con Argentina siempre y cuando se realice a través de “cauces societarios”.

Los analistas destacan negativamente en sus informes la presión de los principales accionistas hacia la cúpula de la petrolera, e incluso Societe Generale ha incluido en su valoración una prima de riesgo en su valoración de la sociedad por las injerencias de los accionistas en la gestión de la compañía. (Editado por Carlos Ruano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below