22 de junio de 2013 / 11:05 / en 4 años

Europa, incapaz de decidir quién paga cuando caiga un banco

* Negociaciones de la UE terminan sin acuerdo sobre normas para cerrar bancos

* Nueva ley podría imponer pérdidas a grandes ahorradores y tenedores de bonos

* Alemán Schäuble argumenta contra la flexibilidad de las normas

* Francés Moscovici y Barnier de la UE dicen que el acuerdo está al alcance

Por John O‘Donnell y Robin Emmott y Ingrid Melander

LUXEMBURGO, 22 jun (Reuters) - Europa fracasó el sábado en su intento por acordar cómo compartir el coste de una caída bancaria, debido a que Alemania resistió los intentos de Francia de relajar las normas diseñadas para prescindir de los contribuyentes en futuras crisis.

Casi 20 horas de conversaciones hasta bien entrada la madrugada no fueron suficientes para forjar un acuerdo entre los países para establecer un régimen común que imponga primero pérdidas a los accionistas y tenedores de bonos cuando un banco fracase, seguido de los depositantes con más de 100.000 euros.

Los ministros lo intentarán de nuevo el miércoles en una nueva reunión justo antes de la cumbre de los líderes de la UE, y resolver una de las cuestiones más difíciles en la crisis bancaria europea - cómo liquidar los bancos sin sembrar el pánico o cargar a los contribuyentes.

“Creo que alcanzaremos un acuerdo si tomamos unos pocos días más”, dijo Michel Barnier, el comisario europeo a cargo de la norma. “No estamos lejos de un acuerdo político”, dijo.

La Unión Europea gastó el equivalente a un tercio de su PIB en rescatar a bancos entre 2008 y 2011, utilizando dinero público pero sin poder contener la crisis y - en el caso de Irlanda - casi quebrando al país.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, culpó a la complejidad del asunto y a los conflictos de interés por no poder haber firmado un acuerdo definitivo el sábado. Un responsable de la UE que pidió el anonimato describió la reunión como caótica.

El desacuerdo, principalmente entre Alemania y Francia, es sobre el margen que deberían tener los países para imponer pérdidas a los tenedores de bonos y a los grandes ahorradores.

Este tipo de rescate se probó por primera vez en Chipre en marzo, pero convertirlo en la norma en la UE sería un cambio radical en la gestión de una crisis en la que los contribuyentes pagan la factura de varios programas de rescate.

Reino Unido, Suecia y Francia están preocupadas de que forzar pérdidas sobre los ahorradores pueda provocar una retirada masiva de fondos de bancos o mermar la confianza y quieren que los países tengan más libertad para decidir si toman este tipo de decisiones.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, subrayó la sensibilidad del asunto. “Lo que es fundamental es que hay un acuerdo sobre la jerarquía de rescate y la protección de los pequeños depositantes”, dijo.

Pero Alemania quiere normas más estrictas. Schäuble dijo que las nuevas normas no deberían ser diferentes en los 27 países de la UE porque generaría desventajas competitivas para algunos bancos.

“Hay un claro desacuerdo entre Francia y Alemania. Por eso se rompió la reunión”, dijo un diplomático de la UE.

El ministro francés de Finanzas, Pierre Moscovici, trató de minimizar las divisiones y dijo que seguía siendo posible un acuerdo la próxima semana.

‘PELIGROSO’

Aunque no hay una fecha límite para el acuerdo, la indecisión podría mermar la confianza en la capacidad política de Europa para reparar el sistema financiero, alentar a los bancos a prestar y ayudar a que el continente salga del estancamiento económico.

Alemania exige un acuerdo europeo para liquidar bancos antes de que firme un esquema para un fondo de rescate para las 17 naciones de la zona euro para ayudar a los bancos en apuros.

“El hecho de que los países de la zona euro intenten encontrar una solución es muy peligroso para el resto de nosotros”, dijo a periodistas el ministro sueco de Finanzas, Anders Borg.

Establecer una manera de cerrar bancos en apuros de forma ordenada es un precedente importante para la zona euro, que busca una unión bancaria que supervise, controle y apoye a los bancos para reconstruir la confianza en su divisa.

El esquema trata de crear un frente común a lo largo de la zona euro para tratar con los bancos caídos, más que dejarlo al criterio de cada país.

Los ministros de Finanzas de la zona euro acordaron el jueves reservar 60.000 millones de euros para los bancos a través de este fondo.

Si alcanzan un acuerdo, las normas podrían entrar en vigor al inicio de 2015. (Información de Jan Strupczewski, Martin Santa, Ingrid Melander y Ilona Wissenbach.Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below