17 de junio de 2013 / 11:10 / hace 4 años

PREVIA-Reforma energía España golpeará al sector y a la banca

* España aprobará antes de fin de junio otra reforma energética

* Reforma podría poner en peligro viabilidad plantas renovables

* Consecuencias en bancos con créditos de 28.000 mln eur al sector

* Gobierno reconoce recortará costes en parte regulada de la factura eléctrica

* Ligará rentabilidad regulada a bono Tesoro, primará menos a quienes recibieron más

* Sector en pie de guerra por actitud del Gobierno, que teme demandas

Por Andrés González

MADRID, 17 jun (Reuters) - La ansiada reforma energética que prepara España para atajar el desfase entre costes e ingresos regulados del sistema eléctrico va a suponer un duro golpe en cadena cuyas consecuencias lastrarán desde a los productores de energías renovables hasta al ya fuertemente castigado sector financiero español.

La nueva reforma quiere introducir racionalidad en un sistema que pese a las múltiples medidas tomadas todavía genera un déficit que ronda los 4.000 millones de euros anuales, consecuencia de decisiones de Gobiernos de uno y otro signo político que no han sabido gestionar la presión de los grandes grupos energéticos, el ansia de beneficios de los inversores renovables o las consecuencias electorales de subir la luz.

España, otrora el paraíso de las energías verdes, se ha convertido en un infierno para estos empresarios, que van desde grandes corporaciones como Mitsubishi Electric o Acciona a pequeños inversores que aprovecharon el “boom” subsidiado de las energías verdes para instalar huertos solares anexos a sus tierras de labranza.

El déficit acumulado de 26.000 millones de euros supone una deuda de los consumidores con las grandes eléctricas españolas que es avalada por el Estado y titulizada para trasvasar este pasivo, con correspondiente coste, a inversores que financian este crédito especial que se carga contra el recibo de la luz.

Pero la bola financiera apunta a seguir creciendo si, como se espera, la reforma ataca de nuevo la rentabilidad de los productores de energías verdes, cuyos préstamos al sector renovable se acercan a los 28.000 millones de euros, dos tercios de los cuales están en manos de la banca española, según fuentes del sector, y podrían entrar en quiebra con consecuencias imprevisibles para el castigado sistema financiero español.

El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, es el gran bruñidor de la secreta reforma que verá la luz en las próximas semanas. A diferencia de algunos de sus predecesores, Nadal busca solucionar el problema y se está reuniendo con todas las partes, aunque los afectados se quejan que se limita a escuchar y apuntar en su libreta sin dar explicaciones.

“En los últimos encuentros, Nadal se ha limitado a escuchar lo que le contábamos y apuntar en una libreta. No ha habido diálogo, nosotros le hemos dado datos del sector, pero no hemos recibido información”, explica una fuente conocedora del contenido la reunión.

Recientemente, según diversas fuentes, convocó a varios bancos, nacionales como Santander y BBVA y extranjeros como BNP, Barclays o Espirito Santo para pedirles un esfuerzo en la refinanciación de los proyectos fotovoltaicos, cuya viabilidad se verá afectada consecuencia de la reforma.

Sin embargo, con unas reglas más duras sobre provisiones en el horizonte, es difícil ver el incentivo que tendrá la banca para reestructurar las deudas de plantas solares, eólicas y termosolares mientras se abre el debate sobre la necesidad de ampliar el rescate europeo para la enésima recapitalización de las entidades españolas.

“El sector financiero está soportando muchísima presión en los últimos meses, todo son provisiones y más coberturas y además quieren que también salven a la industria renovable”, dijo una fuente bancaria.

El Gobierno se ha comprometido a tener lista la primera parte de la reforma en junio y el propio ministerio ha reconocido que afectará a los costes de transporte- asumidos por Red Eléctrica-, la distribución - gestionada principalmente por las grandes eléctricas-, las renovables y las extrapeninsulares- un mercado casi monopolístico en manos de Endesa -.

“En la reunión con los bancos, se les dijo que la reforma supondrá una reducción de entre el 10 y el 20 por ciento en la retribución a las renovables”, explicó una fuente del sector de las energías limpias.

“RENTABILIDAD RAZONABLE” INDEXADA AL BONO

Para evitar una nueva oleada de demandas y arbitrajes, como los ya en marcha en Londres y en Ginebra, el Ministerio de Industria quiere agarrarse a la “rentabilidad razonable”, un concepto existente en la actual ley del sector eléctrico y con el que espera rebatir al argumento de la retroactividad que manejan los bufetes de las empresas verdes.

Esta “rentabilidad razonable” tendrá como referencia el rendimiento del bono estatal, al que se le sumará un diferencial según desveló el ministro de Industria en una comparecencia pública la semana pasada.

La referencia, sin embargo, estará también condicionada por las primas ya recibidas por las centrales, dijo una fuente del sector que explicó que a aquellas plantas que lleven más años en funcionamiento y hayan recibido un mayor volumen de primas se les aplicará un coeficiente reductor.

“Están trabajando en una retribución según la antigüedad. Van a calcular cuáles son los costes de inversión de las plantas, sin tener en cuenta los financieros, y le aplicarán esa ‘retribución razonable’ menos un coeficiente reductor en función del número de años que llevan recibiendo prima”, explicó la fuente.

UNA HORA MENOS EN CANARIAS

El duro golpe que recibirán las instalaciones en la Península contrasta con la idea del Gobierno de potenciar las renovables en las islas. Al tratarse de sistemas aislados (totalmente en el caso de Canarias y parcialmente en Baleares), las islas tienen que autoabastecerse energéticamente y, en la gran mayoría de los casos, esto se realiza bajo el oneroso sistema de quemar fuel.

Según fuentes del ministerio, el coste por megavatio en la producción de energía con fuel supera los 220 euros, lo que lleva a un sobrecoste anual de 1.800 millones de euros, de los cuales Endesa es el principal beneficiario.

Una de las opciones que se barajan para rebajar esa factura sería incentivar el uso de energías alternativas.

Una fuente de la industria renovable indicó que, con la tecnología actual, las eólicas podrían vender electricidad en el entorno de los 80 euros/MW y las solares fotovoltaicas por entre 80 y 100 euros/MW.

“Ahora mismo hay una parálisis (en renovables). (Pero) en el caso canario las renovables resultan más baratas que las energías tradicionales”, afirmó Luis Jesús Sánchez de Tembleque, director de energía eléctrica de la CNE, en una conferencia reciente.

Sin embargo, los inversores se muestran reticentes después de los continuos cambios regulatorios que han estrechado las rentabilidades hasta niveles casi insostenibles.

“Si hablo (a los analistas) de inversiones en España (refiriéndose a Canarias), me miran como si fuera loco. No hay justificación posible”, declaró Joao Paulo Costeira, consejero delegado de EDP Renewables Europe, en una intervención en un foro renovable. (Información adicional de Tracy Rucinsky y José Elías Rodríguez, Editado por Carlos Ruano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below