12 de diciembre de 2012 / 20:04 / hace 5 años

ACTUALIZA 1-Europa, cerca de superar desacuerdos sobre unión bancaria

* Schäuble quiere acuerdo sobre supervisión bancaria para Navidad

* Francia y Alemania avanzan hacia compromiso por alcance de papel BCE

* Supervisión del BCE, primer paso hacia una mayor integración (Actualiza con información posterior a la reunión; cambia redacción)

Por John O‘Donnell y Robin Emmott

BRUSELAS, 12 dic (Reuters) - Los gobiernos europeos se acercaron el miércoles a un acuerdo que dé al Banco Central Europeo (BCE) nuevos poderes con los que supervisar el sector bancario europeo, después de que Alemania mostrara estar dispuesta a un compromiso sobre el alcance de la ambiciosa reforma financiera.

La semana pasada, el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, chocó públicamente con su homólogo francés, Pierre Moscovici, por elementos clave del plan, pero con cada vez menos tiempo antes de la fecha límite de final de año, ambos redujeron sus diferencias, aumentando las esperanzas de un avance decisivo.

El acuerdo sobre un supervisor bancario común es un primer paso crucial para una “unión bancaria” de mayor alcance, o un enfoque compartido de la zona euro que permita lidiar con bancos en problemas que en los últimos años han hundido a países como Irlanda y España.

“Creemos que hay buenas posibilidades de llegar a un acuerdo hoy ”, dijo Schäuble a los periodistas tras una reunión en Bruselas con sus homólogos de la Unión Europea. “Mi intención es que encontremos una solución para la unión bancaria antes de Navidad”.

Por su parte, Moscovici dijo a sus colegas en la reunión que “todos los parámetros” para un acuerdo están sobre la mesa.

De todos modos, incluso aunque la eurozona pueda solucionar la mayor parte de sus diferencias, quedan otras cuestiones complicadas.

En una cumbre realizada en junio, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE prometieron que una vez que entre en vigor el supervisor bancario común, el mecanismo de rescate tendría competencia para recapitalizar directamente a las instituciones con problemas.

Países como Francia, Italia y España están a favor de que esos poderes entren en vigor lo antes posible. Pero Alemania, preocupada por la posibilidad de verse forzada a pagar la cuenta de todos los bancos con problemas, no tiene prisa.

En sus primeros comentarios en la reunión, Schäuble evitó cualquier discusión sobre las recapitalizaciones bancarias y dijo que llevaría más de un año lograr que el nuevo supervisor esté formado y funcionando.

A largo plazo, hay desacuerdos en torno a cómo debe compartirse la liquidación de los bancos problemáticos.

PROPUESTA DE CHIPRE

Un documento de compromiso obtenido por Reuters el martes y presentado por el presidente rotativo de la UE, Chipre, obtuvo un gran apoyo en la reunión, tanto de parte del BCE como de los estados miembros.

En las últimas semanas, Alemania se ha mostrado en contra de dar al BCE una responsabilidad de supervisión de los 6.000 bancos que hay en Europa, preocupada porque el nuevo sistema pudiera volverse inmanejable.

Bajo la propuesta chipriota, losbancos con activos de 30.000 millones de euros o mayores que una quinta parte de la producción de su país, serán supervisados directamente por el BCE y no por el organismo nacional. Además, da al Banco Central Europeo autoridad para ampliar su supervisión a entidades de menor tamaño si entraran en problemas.

Berlín se muestra receloso sobre un potencial conficto de intereses entre el papel del BCE como supervisor y como guardián de la política monetaria. El conflicto podría surgir si por ejemplo el BCE tuviera que mantener los tipos de intereses bajos para reforzar a los bancos.

En un guiño para Alemania, la propuesta dice que el nuevo supervisor podría no estar operativo hasta abril de 2014.

Después de tres años de medidas graduales contra la crisis, un acuerdo sobre una unión bancaria establecería una piedra angular de una unión económica más amplia y supondría el primer intento concertado de integrar la respuesta del bloque a los problemas de las entidades.

Pero para alcanzar un acuerdo, que los dirigentes de la UE quieren cerrar cuando se reúnan en una cumbre el jueves y el viernes, habrá que abordar las preocupaciones de Alemania, cuyo respaldo es crucial, y a la vez satisfacer a Francia y a otros países con profundos intereses en el tema como Reino Unido, Suecia y Holanda.

Pero Francia también tiene demandas.

“Podemos prever grados de supervisión dependiendo del tamaño de los bancos, pero con una condición, que al final el Banco Central Europeo tenga la responsabilidad final”, dijo a Reuters esta semana el ministro francés de Finanzas, Pierre Moscovici,

Esta preocupación es compartida por analistas.

“El BCE a fin de cuentas es el consejo de gobierno”, dijo Guntram Wolff de Bruegel, un centro de estudios en Bruselas.

“No dejar la última palabra al consejo de gobierno significa que creas una nueva institución. Si creas una nueva institución, no tendría la credibilidad del BCE”, agregó.

Los 27 estados de la UE deben dar su aprobación para que el proyecto siga adelante, incluso aunque solo los países que integran la zona euro entrarían dentro de la unión bancaria. (Información adicional de Luke Baker, Niklas Pollard, Patrick Lannin y Johan Sennero; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Teresa Larraz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below