18 de septiembre de 2012 / 15:22 / hace 5 años

Sin Aguirre, Rajoy pierde una rival pero también una baza electoral

* Presidenta de Madrid anunció su dimisión de manera repentina

* Voz crítica con Rajoy, ha sido ganadora rotunda en Madrid con mayoría absoluta

* Madrid se queda con dos dirigentes no electos

Por Teresa Larraz Mora

MADRID, 18 sep (Reuters) - La inesperada dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, supone un alivio para el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por la marcha de una de las voces más críticas del Partido Popular, pero al mismo tiempo deja a la formación en el poder sin uno de sus motores electorales más potentes cuando España está sumergida en su peor crisis económica en décadas.

Después de casi 30 años en política representando al ala más liberal del partido de centroderecha, Aguirre, de 60 años, anunció el lunes que deja la primera línea de la política por motivos personales, citando la necesidad de pasar más tiempo con su familia y recordando el cáncer del que se sobrepuso el año pasado.

“Para Rajoy es una situación ambivalente, se quita a una persona muy crítica (...) pero también pierde a su mejor caballo ganador en unas elecciones”, dijo a Reuters el catedrático de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid Fernando Vallespín.

El PP se encuentra en una situación de claro dominio político del país, con mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados, y gobierna 11 de las 17 comunidades autónomas, pero España está inmersa en su segunda recesión en tres años y la Unión Europea aumenta la presión sobre Rajoy para que pida un rescate que podría llevar asociado más duros recortes sociales.

“Un partido popular que hace aguas a pesar de tener en sus manos la mayor cuota de poder que haya tenido nadie, con un Rajoy que no encuentra la aguja de marear entre las demandas europeas y el clamor de la protesta popular, con el inédito desafío independentista que Artur Mas encabeza en Cataluña”, dijo en el diario El País su ex director Jesús Ceberio.

Aguirre fue la amenaza más seria que tuvo Rajoy a su liderazgo en el congreso que celebró el partido en Valencia en 2008, tras su segunda derrota consecutiva ante el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, pero finalmente dio marcha atrás y ambos aceptaron una convivencia difícil pero necesaria.

Sin embargo, la calificada por algunos como la Margaret Thatcher española siempre ha dejado claro su rechazo a las decisiones del partido que no le han gustado, y en los nueve meses que lleva el PP en el poder ha mostrado su oposición a políticas gubernamentales como las subidas de impuestos y ha sido especialmente crítica con posibles concesiones a ETA y su entorno tras el cese de actividad de la banda armada en 2011.

“Alguien tratará de heredar el rol que venía jugando Esperanza”, afirmó Vallespín, que dijo que debería ser “alguien joven, con impulso”, aunque no se atrevió a dar nombres.

POLÍTICOS NO ELECTOS

Con la dimisión de Aguirre, se da la inédita circunstancia de que tanto la Comunidad de Madrid como la alcaldía de la capital estarán en manos de políticos no electos tras perder a sus dos carismáticos dirigentes.

Otro granero popular, la Comunidad Valenciana, también tiene un presidente no electo tras la dimisión de Francisco Camps por su enjuiciamiento en un escándalo de corrupción del que salió absuelto.

La marcha de Alberto Ruiz Gallardón al Ministerio de Justicia en diciembre supuso el nombramiento como alcaldesa de Ana Botella, mujer del ex presidente “popular” José María Aznar, mientras que Aguirre deja su legado a su fiel número dos, Ignacio González.

Madrid es un bastión del centroderecha desde hace casi 20 años, y aunque aún quedan dos años para las próximas elecciones municipales y autonómicas, el menor tirón popular de sus nuevos dirigentes y el posible retraso de la salida de la crisis económica podría abrir la puerta a perder su dominio.

“Aguirre era casi la garantía del triunfo en Madrid por mayoría absoluta (...) Su marcha abre posibilidades a la oposición y, desde luego, a (el nuevo partido centrista) UPyD, que ya restó votos a los ‘populares’ en las últimas elecciones”, escribió en El Mundo su vicedirector Casimiro García-Abadillo.

Además, su sucesor, Ignacio González, cuenta con la “animadversión clarísima de Rajoy y de la dirección nacional”, dijo una fuente próxima al partido.

“Pero el problema de Rajoy no es el partido, sino su manera de dirigir el Gobierno, su antiliderazgo, la idea de no tomar decisiones”, afirmó la fuente próxima al PP.

Esperanza Aguirre, que al anunciar su dimisión insistió en que no va a dar marcha atrás, se reintegrará en su condición de funcionaria del Ministerio de Turismo, según anunció el martes el ministro de Industria y Turismo, José Manuel Soria, “todo un lujo”, agregó el ministro. (Edición de Iciar Reinlein)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below