12 de junio de 2012 / 14:18 / hace 5 años

ANÁLISIS- Rescate español eleva el listón para Italia

* Sentimiento de inversores empeora tras acuerdo ayuda a banca española

* Italia vulnerable debido a alta deuda, débil crecimiento

* Bancos parecen más sólidos que españoles

* Ahorros domésticos, un recurso para Italia

Por Lisa Jucca y Valentina Za

MILÁN, 12 jun (Reuters) - Italia debe intensificar sus esfuerzos para reducir su enorme deuda y reactivar el crecimiento para revertir el sentimiento negativo de los inversores que amenaza con llevar al país al límite, pese a una campaña de reformas y un sistema bancario más sólido que el de España.

Pero economistas y el banco central dicen que Roma aún puede aprovechar una gran ahorro interno para ayudar a combatir el creciente coste de su deuda de 1,9 billones de euros.

Tras una euforia inicial de inversores con el nombramiento del primer ministro tecnócrata Mario Monti el año pasado, los rendimientos del bono italiano han estado subiendo desde marzo, superando el 6 por ciento y haciendo los préstamos bancarios para familias y compañías en una economía hambrienta de crédito enormemente caros.

Aunque el déficit y el paro de Italia son más bajos que los de España y sus bancos no están expuestos a una crisis inmobiliaria, las dudas sobre la capacidad de Roma para recuperarse durante una profunda recesión están manteniendo a raya a inversores.

El lunes, la ministra austríaca de Finanzas, Maria Fekter, dijo que Italia podría requerir ayuda de socios europeos en los próximos meses, igual que España acaba de hacer para sus bancos, provocando una reacción indignada de Monti.

“Básicamente, Italia es un caso totalmente diferente del de España y ahora es incluso más importante que Italia trabaje más en su propio camino de reformas”, dijo Daniel Gros, director en el Centro para Estudios Políticos Europeos.

“Italia tiene la determinación para hacerlo. Pero las reformas llevan tiempo y el sentimiento del mercado puede cambiar en 10 segundos”.

Los inversores han dado la bienvenida a la campaña de austeridad de Monti y una radical reforma de las pensiones. Pero el respaldo ha ido declinando después de que Roma no consiguiera equilibrar subidas de impuestos con audaces reformas pro-crecimiento.

Si la economía no empieza a crecer después de una década de estancamiento, se enfrentará a crecientes dificultades para reducir su deuda, ahora en el 120 por ciento del producto interior bruto, la segunda mayor de la zona euro después de la de Grecia.

“Los mercados dicen: ¿qué va a hacer Italia para afrontar los problemas fundamentales que le han impedido crecer? Porque si esos problemas siguen, Italia siempre tendrá dificultades políticas y económicas”, dijo el ex miembro del consejo del Banco Central Europeo Lorenzo Bini Smaghi a Reuters.

El gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco, dijo la semana pasada que la situación crítica del país no había pasado y presionó a Monti para acelerar las reformas.

A pesar de todo, el primer ministro no electo, nombrado tras la caída del gobierno del milmillonario Silvio Berlusconi el pasado noviembre, parece a la defensiva. Reaccionó ferozmente la semana pasada a las críticas de dos destacados economistas italianos en el diario Corriere della Sera.

NO LOS BANCOS

A diferencia de los acontecimientos en España y otros países europeos, los bancos italianos - incluyendo las principales entidades Unicredit e Intesa Sanpaolo - han logrado reforzar su base de capital acudiendo a inversores privados y no al Estado. Pero sigue habiendo interrogantes sobre la capacidad del tercer banco del país, Monte dei Paschi di Siena, para cubrir un déficit de capital de 3.000 millones de euros.

No hay una burbuja inmobiliaria, pero los bancos se enfrentan a un riesgo por la morosidad, que casi se ha duplicado en la crisis al 11,2 por ciento del total de los préstamos.

Ed Parker, director de ratigns soberanos en la agencia de calificación de riesgo Fitch, dijo que el rescate español no tenía implicaciones directas para Italia u otros países.

“El sector bancario italiano es muy diferente de España, no tenían un boom del crédito y burbuja inmobiliaria como España, así que no vemos el tipo de problemas del sector bancario en Italia”, dijo Parker a Reuters en Oslo.

Si la economía se contrae mucho más del 1,2 por ciento previsto por el Gobierno en 2012, la creciente proporción de morosidad en los bancos afectaría a su rentabilidad.

Esto se sumaría a su exposición a bonos del gobierno italiano, que con 26.000 millones de euros es particularmente grande para Monte Paschi.

“El deterioro de la economía italiana no es tan severo aún para tener un gran impacto en préstamos. Esto por supuesto podría cambiar si el sentimiento del inversor se deteriora más”, dijo Markus Huber, operador en ETX Capital.

Pese a la preocupante perspectiva para la morosidad, analistas de Citi calculan el déficit de capital para todo el sistema bancario en poco más de 50.000 millones de euros en un escenario extremo de estrés, una cantidad que consideran manejable. (Información adicional de Gavin Jones en Roma, Balasz Koranyi en Oslo, escrito por Lisa Jucca, editado por Paul Taylor, traducido por Blanca Rodríguez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below