28 de marzo de 2014 / 12:18 / en 4 años

Conflicto con Pemex eclipsa acuerdo por YPF en junta Repsol

MADRID (Reuters) - El conflicto con Pemex eclipsó el exitoso acuerdo con Argentina durante la junta de accionistas de Repsol celebrada el viernes con varios socios minoritarios, un representante de la compañía mexicana y el presidente de la española, Antonio Brufau.

La petrolera española Repsol va a destinar los fondos que capte con la venta de los bonos que le entregará el Gobierno argentino por la expropiación de su participación del 51 por ciento de YPF a la adquisición de activos. En la foto, el logo de Repsol fuera de una estación de servicios en Madrid el 23 de noviembre de 2012. REUTERS/Sergio Perez

El presidente de Repsol hizo varias menciones implícitas al conflicto abierto con la petrolera mexicana durante su discurso, principalmente en defensa de reforzar en los estatutos la mayoría necesaria requerida para separar las actividades de exploración y producción (upstream) de la división de marketing, comercialización y refino (downstream).

El representante de Pemex, que posee una participación del 9,3 por ciento en la española, intervino en la reunión para defender su voto en contra al refuerzo de la mayoría para este tipo de decisiones del 50 por ciento al 75 por ciento y dijo que no tienen ninguna intención de romper en dos la sociedad.

“Pemex no tiene intención de promover y secundar ninguna operación de separación entre downstream y upstream de Repsol. Pemex cree que la integración de las dos actividades es el modelo más adecuado (...) pero la modificación propuesta supone un blindaje que destruye valor”, declaró.

La propuesta fue aprobada, dijo Brufau, aunque todavía no están disponibles los resultados de la votación en la junta.

UN ENFRENTAMIENTO CERRADO EN FALSO

La herida entre ambas empresas se abrió hace dos años, cuando Pemex y Sacyr sindicaron sus participaciones para intentar cambiar la gestión de la sociedad.

Pese a la firma de una paz temporal mediante un acuerdo de colaboración en 2012, la batalla se recrudeció en el otoño de 2012 con unas fuertes críticas a Repsol por parte del director general de Pemex en el congreso mexicano.

“Recuerdo hace dos años y medio el acuerdo de un socio de esta casa con el presidente de otro socio de esta casa para controlar sin lanzar una opa. En un documento se explicaba que era muy importante porque permitiría conseguir para ellos el control de una parte del negocio que equivaldría a invertir en otra compañía en el mundo entre 10.000 y 30.000 millones de dólares”, dijo Brufau en velada referencia al pacto de accionistas suscrito entre Sacyr y Pemex en 2011.

“Las personas de la compañía que representa Julio Francisco (Pemex), que en aquel momento estaban agrediendo a Repsol, están ahora en cargos directivos de Pemex”, agregó el presidente de la petrolera.

Diversos accionistas minoritarios intervinieron en la junta para defender la gestión de la petrolera española y reprochar las injerencias de Pemex, aunque en ese momento Brufau rechazó hacer más sangre.

“Sugeriría que miremos el futuro. Déjennos a nosotros en cierta medida gestionar nuestros problemas internos, que lo son y los hay, para ver si somos capaces de pasar página de una vez por todas”, dijo, cortando la intervención de uno de sus accionistas.

LOS FONDOS DE ARGENTINA EN EL HORIZONTE

Pese al conflicto con la compañía mexicana, el principal punto del orden del día fue la firma del acuerdo con Argentina para una indemnización por la expropiación de YPF, un pacto que dotará de fondos a la española para invertir en adquisiciones de activos o compañías con los que reforzar su división de upstream.

“Si somos capaces de gestionar adecuadamente la monetización de los activos que nos van a entregar tendremos del orden de 6.000 o 6.500 millones de dólares para dar un salto cualitativo que tendremos momento de comentar (...) Un salto muy importante para que el crecimiento orgánico lo complementemos con crecimiento inorgánico”, dijo Brufau durante la junta.

La petrolera llegó el pasado mes de febrero a un acuerdo con el Gobierno argentino mediante el cual recibirá una cesta de bonos por un valor nominal mínimo de 5.000 millones de dólares por la nacionalización del 51 por ciento de YPF y tendrá libertad para vender su participación del 12 por ciento restante, que le reportaría otros 1.500 millones de dólares. [ID:nL6N0LU4F2]

“Vamos a hacer una política de monetización de esos bonos en el corto, medio plazo”, agregó el presidente de la petrolera.

/Por Andrés González/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below