20 de marzo de 2014 / 9:14 / en 4 años

Europa alcanza acuerdo para completar unión bancaria

BRUSELAS (Reuters) - Las instituciones europeas acordaron el jueves completar una unión bancaria con una agencia que podrá liquidar bancos de la eurozona, pero no habrá un mecanismo conjunto para pagar los costes de las quiebras.

Los negociadores de la Unión Europea acordaron el jueves completar la unión bancaria europea con una nueva agencia para cerrar los bancos de la zona euro que sean demasiado débiles para sobrevivir y un fondo para ayudar a cubrir los costes, según un borrador de acuerdo. En esta imagen de archivo, un cartel de la calle de los bancos en el distrito financiero londinense de Canary Wharf el 31 de octubre de 2010. REUTERS/Luke Macgregor/Files

El acuerdo acaba con el ‘impasse’ existente con el Parlamento Europeo, que persuadió a los países de la eurozona para reforzar el mecanismo. Completa el segundo pilar de la unión bancaria, que comenzará a final de año cuando el Banco Central Europeo asuma el papel de regulador.

También supone que el BCE tiene la autoridad para liquidar un banco si decide que es demasiado débil para sobrevivir, robusteciendo su papel de supervisor mientras se preparara para organizar unas pruebas sobre la salud de un sector aún frágil.

“El compromiso de hoy nos permite completar la arquitectura de la unión bancaria para la eurozona”, dijo el comisario de Mercado Interior, Michel Barnier.

“El segundo pilar la unión bancaria permitirá que las crisis bancarias sean gestionadas de un modo más eficaz”, agregó, ayudando a “cerrar una época de rescates masivos”.

El acuerdo del jueves hace más difícil para los países de la UE retar al BCE si provoca una liquidación, y establece un fondo común de resolución de 55.000 millones de euros que estará listo en ocho años, más rápido de lo que se esperaba pero mucho más de lo que esperaba el regulador.

Pero el nuevo sistema, que Barnier admitió no es “perfecto”, tiene defectos.

Para empezar, el fondo de “resolución” es pequeño y en opinión del BCE se gastaría rápidamente. Para remediarlo, el fondo podría pedir prestado, pero los gobiernos de la eurozona no se asociarán para que hacerlo le resulte más fácil y barato.

Los 18 países que comparten la moneda común no tienen previsto cubrir de manera conjunta el coste de gestionar con cierres de bancos concretos, un dogma clave del plan original de unión bancaria.

Alemania se ha resistido a la presión de España y Francia para hacer una concesión de este tipo. Su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, saludó lo que calificó de “la clara participación de acreedores privados” - nuevas normas que los obligan a asumir pérdidas - y que la “responsabilidad mutualizada de los estados miembros participantes sigue quedando fuera”.

Tampoco habrá una protección conjunta de los depósitos.

ABRAZO MORTAL

Casi siete años después de que el prestamista alemán para pequeñas empresas IKB se convirtiera en la primera víctima europea de la crisis financiera mundial, la UE sigue teniendo problemas para recuperar su economía y los bancos están siendo responsabilizados en gran medida por no dar crédito.

La unión bancaria, y la limpieza de sus balances que conllevará, pretende devolver la confianza entre unos y otros. También espera acabar con que estados endeudados rescaten a los bancos que compran sus bonos, una práctica tratada por derecho como “libre de riesgos” pese a la suspensión de pagos de Grecia en todo menos en el nombre.

Según el acuerdo alcanzado, un fondo constituido con aportaciones de los bancos se creará en ocho en lugar de en los diez años previstos originalmente. El 40 por ciento del fondo se podrá compartir desde el primer año, y el resto, después de dos años.

También da al BCE el papel principal para liquidar un banco, limitando las posibilidades de los ministros de los países de retar una decisión así.

El fondo podrá prestar contra futuras aportaciones de los bancos, pero no podrá depender del fondo de rescate de la eurozona para conseguir crédito. Los más críticos dicen que esto supone que la responsabilidad principal sobre los prestamistas en problemas permanece en sus países y que la unión bancaria nunca estará a la altura de ese nombre.

“La clave para la unión bancaria es una autoridad con poder financiero. No la tienen, así que no tenemos una unión bancaria”, dijo Paul De Grauwe, de la London School of Economics.

“La idea era cortar el abrazo mortal entre bancos y soberano. Pero si estallara de nuevo una crisis bancaria, volveríamos a como fue en 2008, con cada país dependiendo de sí mismo”.

/Por John O‘Donnell y Tom Körkemeier/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below