December 15, 2013 / 12:17 PM / in 4 years

Los países emergentes superan a Occidente en desechos electrónicos

OSLO (Reuters) - China y otras economías emergentes han superado a los países occidentales en desechos de productos electrónicos viejos, desde televisores a teléfonos móviles, y encabezará un incremento previsto del 33 por ciento en la cantidad de residuos de 2012 a 2017, según dijo el domingo una alianza respaldada por la ONU.

China y otras economías emergentes han superado a los países occidentales en desechos de productos electrónicos viejos, desde televisores a teléfonos móviles, y encabezará un incremento previsto del 33 por ciento en la cantidad de residuos de 2012 a 2017, según dijo el domingo una alianza respaldada por la ONU. En la imagen, un empleado en un almacén de residuos electrónicos en Sao Paulo el 6 de marzo de 2013. REUTERS/Nacho Doce

El informe, el primero que realiza un mapa de desechos electrónicos por país para promover el reciclado y la eliminación más segura de componentes a menudo tóxicos, muestra cómo el crecimiento económico de países en vías de desarrollo está transformando la economía mundial incluso en términos de contaminación.

“El problema de los residuos electrónicos exige la atención mundial”, dijo Ruediger Kuehr, de la Universidad de la ONU y secretario ejecutivo de la iniciativa Resolver el problema de los residuos electrónicos (StEP, por sus siglas en inglés), a Reuters. StEP está gestionado por organismos de la ONU, gobiernos ONG y científicos.

El peso de los productos electrónicos desechados cada año en todo el mundo crecería a 65,4 millones de toneladas de 2012 a 2017, frente a los 48,9 millones en 2012, dándose el mayor crecimiento en las naciones en vías de desarrollo, dijo StEP.

Para 2017, las pilas anuales de viejas lavadoras, ordenadores, frigoríficos, juguetes electrónicos y otros productos que se enchufan o funcionan con pilas representarán un peso que equivaldrá a 200 Empire State Buildings u once pirámides de Giza, dijo.

Parte de los desechos de los países ricos terminan en naciones en vías de desarrollo, donde muchas personas trabajan en su desmantelamiento en condiciones difíciles con bajos salarios.

Los desechos de países emergentes, además de Rusia y otras naciones exsoviéticas, superaron a los de las naciones occidentales como Estados Unidos, Japón, Australia y los países de la UE alrededor de 2012, según los datos de 2012 de StEP.

En ese año, Occidente produjo 23,5 millones de toneladas de desechos y todos los otros 25,4 millones, un cambio frente a las estimaciones previas para 2007, cuando las naciones occidentales representaban la mayoría, según StEP.

MONTAÑAS DE BASURA

Para 2017, la basura de Occidente crecería a 28,6 millones de toneladas, bastante lejos de los 36,7 millones de toneladas de otros países, un efecto secundario del crecimiento económico de naciones emergentes como India, Brasil y Sudáfrica.

“Aunque hay amplia información sobre el impacto negativo para la salud y el medio ambiente de los métodos primitivos de reciclar los desechos electrónicos, la falta de datos generales ha hecho difícil comprender la magnitud global del problema”, dijo Kuehr en el informe.

Los consumidores podrían ayudar reciclando mejor, especialmente en Navidad, dijo.

Los desechos pueden ser valiosos si son reciclados. Un estudio estimó que un millón de teléfonos móviles pueden producir 24 kgs de oro, 250 kgs de plata, 9 kgs de paladio y más de 9 toneladas de cobre.

El informe del domingo también mostró que una persona media produce 7 kgs de desperdicios electrónicos cada año. Los estadounidenses estaban entre los que más producían, 29,8 kgs cada uno.

Por otra parte, expertos con sede en Estados Unidos que intentan rastrear el paradero de los residuos dijeron que aproximadamente dos tercios de los productos electrónicos de EEUU desechados se recogen para volver a usarse o para el reciclaje y que sólo el 8,5 por ciento de las unidades recopiladas son exportadas.

Los productos electrónicos de mayor tamaño, especialmente los televisores y los monitores informáticos, fueron exportados a países como México, Venezuela, Paraguay y China, dijo. Los más pequeños a menudo iban a Asia.

Jeremy Gregory, del Instituto Massachusetts de Tecnología y coautor del informe, dijo a Reuters que era difícil rastrear ese flujo porque los desechos a menudo son descritos someramente como “metales mezclados” en los documentos de importación.

StEP instó a los países a adoptar una descripción más clara al respeto.

Para acceder a los mapas de StEP, pinchar en: here

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below