21 de noviembre de 2013 / 16:38 / hace 4 años

Santander y Popular se suman a la venta de la gestión del ladrillo

MADRID (Reuters) - Banco Santander y Banco Popular se sumaron el jueves a la iniciativa adoptada por otras entidades financieras españolas para vender sus plataformas de gestión de activos inmobiliarios a inversores extranjeros que le permitirán obtener unos ingresos con los que reforzar sus balances.

Al mismo tiempo, los inversores que cierran acuerdos de compra de gestión de activos albergan la esperanza de que la adquisición de estas plataformas les permita convencer a la banca para impulsar la venta de activos o préstamos dañados.

Santander confirmó el jueves el principio de acuerdo con Apollo Management Group para vender la plataforma que se encarga de recuperar créditos por inmuebles con impago en España y de la gestión y de la gestión inmobiliaria de Banco Santander en España.

Santander, que mantendrá en su balance tanto los activos inmobiliarios como la cartera de créditos, dijo que la gestión que realiza Altamira pasa a ser propiedad de Apollo.

La entidad no facilitó detalles de una operación que todavía no está cerrada y que, según fuentes consultadas por Reuters, podría permitir al banco ingresar unos 700 millones de euros.

Santander tiene bajo gestión un volumen de créditos y adjudicados netos en España por valor de unos 9.900 millones de euros, según datos del banco a 30 de septiembre.

La banca española está empezando a ser muy proactiva en el traspaso de sus gestoras inmobiliarias a fondos de inversión extranjeros y subcontrata sus servicios para que les ayuden a gestionar la venta de estos activos en un intento de conseguir algo de capital sin ceder la propiedad de los inmuebles adjudicados.

Además, la banca suele anotarse plusvalías por la ventas de la gestión de este tipo de carteras gracias a las fuertes provisiones o coberturas realizadas para este tipo de negocios.

El traspaso de estas unidades de negocio se ha acelerado ante la caída de los precios inmobiliarios que, según algunos, permiten vislumbrar que el mercado inmobiliario estaría más cerca de tocar suelo.

Desde el pinchazo de la burbuja del ladrillo entre finales de 2007 y principios de 2008, los precios de las viviendas en España acumulan caídas cercanas al 40 por ciento.

La venta de la gestión del ladrillo permite a las entidades centrarse en su negocio bancario al tiempo que le libera de la pesada digestión del ladrillo, que a la postre fue la responsable de que España acabara utilizando unos 41.300 millones de euros de una línea de crédito europea de 100.000 millones de euros para sanear el balance de sus entidades.

A cambio de esta ayuda, el Gobierno español también tuvo que crear un banco malo o Sareb para agrupar los activos inmobiliarios de los bancos nacionalizados.

Hasta mediados de octubre, Sareb ha vendido activos inmobiliarios por unos 1.700 millones de euros superando el objetivo de 1.500 millones de euros que se había fijado.

POPULAR RECIBE TRES OFERTAS POR ALISEDA

Por su parte, tres fuentes conocedores de la transacción dijeron el jueves a Reuters que Popular ya ha recibido varias ofertas preliminares por parte de varios fondos y sociedades de capital riesgo extranjeras para la venta de la gestión de sus activos inmobiliarios agrupadas en Aliseda por entre 450 millones y 600 millones de euros.

Entre los potenciales interesados en hacerse en exclusiva con la plataforma, el cobro de comisiones y la gestión de cartera de activos figuran al menos las sociedades Centerbridge, Cerberus, Lone Star, y Kennedy Wilson que puja conjuntamente con Varde Partners, explicaron estas fuentes.

Banco Popular, Cerberus y Lone Star no quisieron hacer comentarios, mientras que Centerbridge y Kennedy Wilson no estuvieron disponibles para comentar.

Aunque no existe un calendario oficial para la presentación de ofertas vinculantes, una de las fuentes señaló que la operación se cerraría antes de finales de 2013.

A marzo, el volumen de activos inmobiliarias de Aliseda rondaba los 14.000 millones de euros.

A principios de septiembre, la nacionalizada Bankia vendió al grupo estadounidense Cerberus su negocio de gestión y comercialización de activos inmobiliarios y préstamos promotor por un precio de entre 40 y 90 millones por un período de diez años.

La Caixa también cerró la venta de un 51 por ciento de una participación mayoritaria de su gestora inmobiliaria Servihabitat al fondo estadounidense Texas Pacific Group (TPG) a que le permitió aflorar una plusvalía bruta de 255 millones de euros en su filial cotizada Caixabank.

Además, Sabadell también está en proceso de venta de la gestor inmobiliaria Solvia.

/Por Sarah White y Jesús Aguado/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below