14 de noviembre de 2013 / 10:14 / hace 4 años

Las fábricas textiles de Bangladesh subirán sueldos, pero siguen las protestas

DACA (Reuters) - Los propietarios de fábricas textiles de Bangladesh dijeron el jueves que habían acordado proponer un aumento de un 77 por ciento en el salario mínimo, aunque la policía tuvo que usar gas lacrimógeno y balas de goma para reprimir nuevas protestas de los trabajadores que lanzaban piedras y pedían una subida mayor.

Los propietarios de fábricas textiles de Bangladesh dijeron el jueves que habían acordado proponer un aumento de un 77 por ciento en el salario mínimo, aunque la policía tuvo que usar gas lacrimógeno y balas de goma para reprimir nuevas protestas de los trabajadores que lanzaban piedras y pedían una subida mayor. En la imagen, trabajadores durante una protesta en demanda de subidas salariales en Gazipur, el 13 de noviembre de 2013. REUTERS/Stringer

El consejo oficial de salarios de Bangladesh había propuesto incrementar a 68 dólares (50,5 euros) al mes el sueldo mínimo después de que una serie de accidentes mortales este año pusieran los pobres salarios y condiciones en el foco internacional.

Los dueños de las fábricas textiles acordaron la propuesta en una reunión con la primera ministra, Sheij Hasina, el miércoles por la noche.

“Hemos estado de acuerdo con los nuevos salarios después de que la primera ministra nos asegurara que estudiaría nuestros problemas”, dijo Mohamad Atiqul Islam, presidente de la Asociación de Manufacturas y Exportadores Textiles de Bangladesh.

Dijo que el nuevo salario, que será aprobado oficialmente por el consejo de salarios, sería efectivo desde el próximo mes.

“En mayor interés de nuestro sector textil, hemos estado de acuerdo. Pero muchas fábricas pequeñas no pueden permitirse el aumento”.

Los trabajadores que demandan 100 dólares al mes salieron a las calles, bloquearon las carreteras principales y atacaron fábricas en el cinturón industrial de Ashulia, en las afueras de la capital, Daca.

La policía usó cañones de agua, disparó balas de goma y utilizó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que lanzaban piedras, según testigos. Más de 50 personas, incluidos policías, resultaron heridos.

“Continuaremos protestando hasta que nuestra demanda se haga efectiva”, dijo un manifestante.

Las protestas violentas por el aumento salarial han obligado al cierre de más de 100 fábricas esta semana. Unas 200 se cerraron el jueves.

Las protestas coinciden con unas manifestaciones violentas contra el Gobierno y huelgas lideradas por el principal partido de la oposición que demandan que las elecciones del año que viene se celebren bajo un gobierno imparcial.

Esto es una amenaza a la industria de la exportación textil de Bangladesh con un valor de 22.000 millones de dólares, que es la parte vital económica de este pobre país de 160 millones de habitantes, que emplea a unos 4 millones de personas, la mayoría mujeres.

La industria textil, que abastece a muchas marcas occidentales como Wal-Mart, JC Penney y H&M, ha salido a la luz después de accidentes como el derrumbe en abril de un edificio que albergaba varias fábricas en el que murieron más de 1.130 personas.

Los bajos salarios y acuerdos comerciales con países occidentales han ayudado a hacer de Bangladesh el segundo mayor exportador de ropa del mundo, después de China. El 60 por ciento de estos productos se envían a Europa y el 23 por ciento a Estados Unidos.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below