6 de noviembre de 2013 / 15:37 / en 4 años

EXCLUSIVA-Telefónica respaldará el saneamiento en Telecom Italia

MADRID/LONDRES/MILÁN (Reuters) - Telefónica se mostrará dispuesta a pactar los pasos que Telecom Italia tenga que tomar para sanear sus finanzas en un momento en que el grupo español aumenta su control sobre su socio italiano y aspira a vender su división brasileña TIM en 2014, dijeron varias fuentes familiarizadas con la estrategia.

Telefónica se mostrará dispuesta a pactar los pasos que Telecom Italia tenga que tomar para sanear sus finanzas en un momento en que el grupo español aumenta su control sobre su socio italiano y aspira a vender su división brasileña TIM en 2014, dijeron varias fuentes familiarizadas con la estrategia. Imagen de una cabina de Telecom Italia delante de la Basílica de San Pedro del Vaticano en Roma el pasado mes de septiembre. REUTERS/Alessandro Bianchi

El consejo de Telecom Italia, controlado por Telco, un vehículo de inversión que pronto podrá caer en manos de Telefónica, se reunirá el jueves para revisar la estrategia del grupo a fin de recortar costes y deuda y despedirse de un crecimiento demasiado lento.

Entre los temas que se tratarán en la reunión figurará un aumento de capital de hasta 2.000 millones de euros, la venta de torres de telecomunicaciones en Italia o su operadora en Argentina, así como un eventual recorte del dividendo, dijeron las fuentes, aunque agregaron que todavía no se ha tomado una decisión al respecto.

Telefónica y Telecom Italia no quisieron hacer comentarios sobre este asunto.

Si Telefónica - que entró en el capital de Telecom Italia hace seis años - logra luz verde para la venta de TIM Brasil, podrá cantar victoria en una aventura que le ha ocasionado fuertes pérdidas y grandes dolores de cabeza en los últimos años. Pero, para lograrlo, no le quedaría otro remedio que inyectar más dinero en Telecom Italia para ganar tiempo y preparar la segregación de TIM.

“Una inyección de 1.500 a 2.000 millones de euros mediante la emisión de un bono convertible o un aumento de capital está en la agenda. La venta de Argentina es otra posibilidad”, dijo una fuente que no quiso ser citada pero que había tratado el asunto con Telefónica.

Otras ocho personas más compartían esta visión.

“La jugada final será repartir TIM y venderla por trozos, pero esto no ocurrirá antes de la segunda parte del próximo año”, dijo la misma fuente.

Las fuentes dijeron que el defensor de la competencia brasileño se ha ido convenciendo gradualmente que sería posible repartir TIM entre dos o tres operadores, aunque una decisión sobre esta materia aún requeriría meses.

Telefónica quiere también completar la compra del operador alemán E-plus y la venta de su negocio en Irlanda y República Checa antes de embarcarse en una nueva operación corporativa, según analistas.

Además, otros operadores presentes en Brasil como América Móvil y OI - al igual que la unidad local de Telefónica, potenciales compradores de los activos de TIM - requerirían entre seis y nueve meses para hacer sus deberes y abordar una inversión de esta magnitud, dijeron las fuentes.

Ante esta situación, Telefónica tiene que encontrar una solución provisional para el grupo italiano, cuya misión principal es recortar su deuda de cerca de 29.000 millones de euros.

GANAR TIEMPO

Telefónica tendrá que hacer un ejercicio de equilibrio entre aumentar su exposición a Telecom Italia y controlar de esta forma el proceso de venta de TIM sin que esto le condene a asumir el control total de su socio italiano y consolidar su ingente deuda.

Expertos en Madrid, Milán y Londres coincidieron en que las autoridades italianas están preocupadas por un eventual abandono de Telecom Italia una vez que la española haya completado la venta de TIM.

Para asegurarse el apoyo del Gobierno italiano, el grupo español tendrá que demostrar su compromiso y suscribir su parte correspondiente del aumento de capital, así como aceptar nuevas inversiones en sus redes de telefonía fija, dijeron analistas.

“Telecom Italia no quiere vender (TIM) aunque el objetivo de Telefónica es forzar esta desinversión. Es posible que esto no ocurra antes de 2015 ya que las elecciones generales en Brasil en octubre de 2014 podrían ser un obstáculo político”, dijeron a Reuters los analistas de Nomura, Frederic Boulan y James Britton.

PRESIONES EN MUCHOS FRENTES

El presidente de Telefónica, César Alierta, visitó el mes pasado al primer ministro italiano, Enrico Letta, para hablar de la inversión y el empleo en Telecom Italia, pero no dio señales de que estuviese dispuesto a inyectar más fondos en el grupo italiano.

Es posible que al final no le quede otro remedio porque hay un elevado riesgo para un recorte de la calificación crediticia de Telecom Italia, un revés que los italianos no pueden permitirse ante su elevado volumen de vencimientos de deuda de 2014.

Standard and Poor’s y Fitch han dado a Telecom Italia un rating que se sitúa solo un escalón por encima de la calificación de “bono basura” y, en ambos casos dijeron que la perspectiva es negativa.

Moody’s dio un paso adicional el mes pasado y quitó a Telecom Italia la nota de “inversión relativamente segura” (“investment grade” en inglés).

“Para reconsiderar nuestra decisión, el aumento de capital debería ascender a entre 4.000 y 5.000 millones de euros ... Un aumento de capital de entre 1.000 y 2.000 millones de euros no sería suficiente para tomar una decisión positiva”, dijo Carlos Winzer, analista de Moody’s a Reuters.

/Por Julien Toyer y Sophie Sassard y Danilo Masoni/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below