October 30, 2013 / 1:23 PM / 5 years ago

ENTREVISTA-Barroso: El problema de deuda de EEUU proyecta una sombra global

BRUSELAS (Reuters) - Las persistentes dudas sobre la capacidad de Estados Unidos a la hora de resolver sus problemas de deuda están poniendo en riesgo su credibilidad en todo el mundo, advirtió el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso.

Las persistentes dudas sobre la capacidad de Estados Unidos a la hora de resolver sus problemas de deuda están poniendo en riesgo su credibilidad en todo el mundo, advirtió el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso. En la imagen, Barroso durante un debate en Estrasburgo el 23 de octubre de 2013. REUTERS/Vincent Kessler

La Casa Blanca tomó una breve bocanada de oxígeno este mes cuando los republicanos cedieron tras un bloqueo parcial de la administración federal que duró 16 días. Pero el arreglo temporal sólo ha trasladado los problemas al inicio de 2014, y aún no hay una solución integral a la vista.

Barroso, que dirige el Ejecutivo de la Unión Europea y ha estado en la primera línea de los esfuerzos para resolver la crisis de deuda de Europa en los últimos tres años, dijo que la incertidumbre hacía que los inversores evitasen el riesgo, lo que puede tener unas dañinas consecuencias para la economía.

“Lo que está en juego es fundamental, no sólo para los estadounidenses, sino para la credibilidad de Estados Unidos en el mundo”, dijo a Reuters en una entrevista.

“Espero que la democracia estadounidense trabaje y logre algo que creo que es clave no sólo para Estados Unidos sino para el resto del mundo, debido al tamaño y el impacto de la economía estadounidense en el mundo”, dijo.

En lo peor de la crisis europea de deuda, cuando parecía que Grecia se vería forzada a salir del euro y los mercados globales estaban al límite, los responsables estadounidenses buscaron repetidamente que la UE asegurase que tenía la situación bajo control.

El exsecretario del Tesoro Timothy Geithner voló a Europa para reunirse con los ministros de Finanzas de la UE, mientras que el presidente Obama se encontró con un grupo de líderes, entre ellos Barroso o la canciller alemana Angela Merkel, al margen de una reunión del G20 para tratar de entender la profundidad de los desafíos de la zona.

Dos años después, la UE ha logrado estabilizar la situación, pero sólo después de que cinco países de la zona euro recibieran paquetes de rescate, se estableciese un fondo de rescate de 500.000 millones de euros y se acordasen unas normas fiscales más estrictas para los 17 países que comparten el euro.

Ahora es en Estados Unidos donde partes del Partido Republicano piden que el Congreso no ceda a las peticiones de la Casa Blanca y el Tesoro para elevar el techo de endeudamiento, lo que causa consternación en Europa.

“Uno de los problemas que expuso (nuestra) crisis y una lección que deberíamos aprender es el asunto de la confianza. Tenemos un serio problema de confianza”, dijo Barroso.

“Los inversores de todo el mundo han evitado el riesgo y eso no es bueno para un escenario en el que queremos restaurar el crecimiento sostenible en todo el mundo”, dijo.

“Todo lo que proyecta una sombra sobre la confianza de los inversores no es bueno, ni para el país afectado, en este caso Estados Unidos, ni para la economía global”, dijo.

EL ESPIONAJE MINA LA CONFIANZA

La incertidumbre que existe entre las dos mayores economías del mundo se produce mientras afloran graves cuestiones tras un escándalo de espionaje de Estados Unidos, en el que la Agencia de Seguridad Nacional ha recibido acusaciones de vigilancia elecrónica en España, Francia, Italia y Alemania, entre ellas al propio teléfono personal de Merkel.

Los líderes europeos han expresado una indignación colectiva por estas actividades, y en una llamada con Merkel la semana pasada, Obama le aseguró que ya no se realizaba tal espionaje.

Alemania y Francia están ahora en conversaciones con Estados Unidos por una nueva relación de espionaje, que incluye la posibilidad de un acuerdo de “no espionaje”. Obama estudia ahora una prohibición de espionaje estadounidense sobre los aliados.

Barroso describió el espionaje en Europa como “una gran sorpresa” y dijo que se necesitaban pasos concretos para reconstruir la confianza entre los socios de ambas orillas del Atlántico.

“Es un asunto de máxima sensibilidad. Creemos que se debería atajar de un modo que dé seguridad y pueda construir confianza entre Estados Unidos y Europa”, dijo.

“No hay ninguna relación más importante para Europa que la que hay con Estados Unidos y también creo que no hay una relación más importante para Estados Unidos que con Europa”, dijo.

/Por Luke Baker y Stephen Adler/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below