1 de octubre de 2013 / 5:20 / en 4 años

Bruselas y el FMI piden estrechar la vigilancia sobre la banca

MADRID (Reuters) - El Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) valoraron el lunes positivamente el avance de la reestructuración bancaria en España, pero recomendaron mantener una política activa de vigilancia para detectar prematuramente eventuales riesgos.

El Fondo Monetario Internacional valoró el lunes positivamente el avance de la reestructuración bancaria en España, pero recomendó mantener una política activa de vigilancia para detectar prematuramente eventuales riesgos. En la imagen, una bandera española frente a un remate del edificio del Banco de España en Madrid, el 9 de mayo de 2013. REUTERS/Paul Hanna

“Es esencial continuar monitorizando de forma proactiva la salud del sector financiero, con el objetivo de identificar riesgos en una fase temprana y afrontarlos con una (actuación) supervisora rápida cuando sea necesario”, dijo el FMI en el cuarto informe sobre el sector bancario español cuya publicación coincidió con la de las conclusiones de la misma misión encabezada por el BCE y Bruselas.

En este sentido, el FMI consideró asimismo que la implementación rigurosa del ejercicio de reclasificación de créditos refinanciados sería clave para asegurar un nivel adecuado de provisiones para afrontar eventuales pérdidas en sus carteras crediticias.

Además, la Comisión Europea y el BCE consideraron una herramienta útil tanto la iniciativa para armonizar entre las entidades la forma de contabilizar los créditos refinanciados como el ejercicio de previsión sobre el sector que el Banco de España lleva a cabo actualmente.

Este ejercicio consiste en la intensificación de las tareas supervisoras por parte del Banco de España, que utiliza parte de los parámetros empleados por el consultor Oliver Wyman con proyecciones propias de estimaciones de evolución económica para medir la capacidad de resistencia de la banca española.

En algunos ámbitos, esto ha dado lugar a que este ejercicio se considerara una nueva ‘prueba de resistencia’ por parte del Banco de España -- negado de forma reiterada desde la entidad de Cibeles --, antes de que se produzca la próxima revisión de calidad de activos (AQRs por sus siglas en inglés) en Europa, seguida de una prueba de resistencia a la banca europea en 2014.

MEJORA EN EL ACCESO A LA FINANCIACIÓN

Las dos instituciones europeas dijeron que a raíz del descenso de las rentabilidades de la deuda soberana, “las condiciones financieras y la estructura de financiación del sector bancario han seguido mejorándose”.

Tras concluir la cuarta visita de sus inspectores a la banca española, las dos instituciones europeas manifestaron que la situación de solvencia de la banca española seguía siendo cómoda gracias a la recapitalización de parte del sector, la transferencia de activos tóxicos a la Sareb, el banco malo español, y la vuelta a los beneficios del sector en 2013.

Según las conclusiones preliminares publicadas este lunes, los inspectores de las tres instituciones dijeron que aún habrá que dar mayor énfasis a la implementación de las recomendaciones de buen gobierno sobre todo en las cajas de ahorros sin suavizar las exigencias impuestas a España en esta materia.

“Una prioridad a corto plazo a este respecto es adoptar las reformas en las cajas de ahorros (...) en los plazos marcados y sin suavizar el calado de las mismas”, manifestó el FMI en el informe preliminar.

En la actualidad el Parlamento también está debatiendo una ley para separar el negocio bancario de las cajas de sus fundaciones y reducir la influencia de cargos políticos en la estrategia de estas entidades.

Recientemente, el propio vicepresidente del BCE, Vitor Constancio, había manifestado de visita en Madrid que el sector financiero español ya había completado con el grueso de las condiciones que tenía que cumplir a cambio de la recepción de una ayuda de 41.300 millones de euros

El FMI, que participa como observador en el programa de asistencia financiera de hasta 100.000 millones otorgado por los socios europeos al Gobierno español para limpiar el balance de activos dañados de la banca, consideró que había que dar prioridad a medidas para incrementar el capital nominal del sector.

A este respecto, el organismo con sede en Washington dio la bienvenida a las propuestas del Banco de España para limitar al 25 por ciento de los beneficios de 2013 el pago en efectivo en concepto de dividendos y también a las medidas para reforzar capital con la conversión de parte de los activos fiscales diferidos (DTAs) en créditos fiscales con el objetivo de reactivar el crédito y apoyar a la recuperación económica.

Los inspectores de estas instituciones advirtieron también de la escasez del crédito para la economía real en España y señalaron que aún persistía el proceso de ajuste en el sector inmobiliario y añadieron que la economía española estaba tocando fondo si bien consideraron absolutamente prioritario cumplir con los objetivos de déficit.

Está previsto que la próxima revisión tenga lugar en diciembre de 2013.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below