28 de septiembre de 2013 / 8:30 / hace 4 años

El Senado de EEUU aprueba mantener el funcionamiento del Gobierno

WASHINGTON (Reuters) - El Gobierno de Estados Unidos se preparaba el viernes para la posibilidad de una paralización parcial de las operaciones el 1 de octubre, mientras el Congreso redoblaba las discusiones en torno a un proyecto de gastos de emergencia que los republicanos quieren usar para restarle fondos a la nueva ley de salud.

El Senado de EEUU aprobó el viernes un proyecto, que ha enviado a la Cámara de Representantes, para financiar al Gobierno desde el 1 de octubre hasta el 15 de noviembre y evitar la paralización de la administración pública. En la imagen, el senador estadounidense Ted Cruz (D) en un ascensor tras declaraciones en el Senado antes de unos votos cruciales sobre gasto, en el Capitolio de Washington, el 27 de septiembre de 2013. REUTERS/Jonathan Ernst

Aunque aún existe la posibilidad de evitar que el Gobierno se paralice por falta de fondos, el tiempo se agota.

Como se esperaba, el Senado aprobó el viernes una legislación de emergencia para mantener operando al Gobierno hasta el 15 de noviembre.

Aunque 25 republicanos cooperaron con los demócratas para cerrar un debate de una semana en el Senado, al final ningún republicano votó para aprobar la medida.

El líder de la mayoría del Senado, el demócrata Harry Reid, dijo que la aprobación “enviaría un mensaje a los republicanos radicales” de que deberían cambiar su posición de aprobar financiación para el Gobierno tratando de destruir la ley de salud conocida como “Obamacare”.

Una paralización del Gobierno por falta de fondos podría llevar a que hasta 800.000 empleados reciban licencias temporales.

Si las paralizaciones anteriores sirven de guía, las más visibles para el público serán los cierres de museos en Washington, que indignan a turistas y atraen cámaras de televisión.

Sin embargo, el Gobierno no se detiene por completo, pues continúan las actividades “esenciales”, como las operaciones relacionadas con la seguridad nacional.

Las agencias estaban en proceso de determinar qué empleados serían considerados como esenciales y cuáles no.

La votación de 79-19 para finalizar el debate en el Senado fue una derrota para el senador republicano respaldado por el “Tea Party” Ted Cruz, quien demandó que los fondos para el Gobierno deben ser negados hasta que la ley de sanidad del presidente Barack Obama sea congelada.

Menos de la mitad de sus correligionarios lo apoyaron.

Sin embargo, la aprobación del proyecto no termina con la crisis, ya que afronta un duro camino en la Cámara de Representantes, con muchos republicanos que buscan ligar una enmienda a la ley sanitaria y otra medida que los demócratas considerarían nefasta.

En un indicio de desesperación, algunos legisladores evaluaban la posibilidad de aprobar una ley para mantener funcionando al Gobierno por un muy corto periodo de tiempo para evitar un cierre de operaciones y otorgar mayor tiempo para trabajar en un acuerdo a largo plazo.

La republicana Shelley Moore Capito de Virginia Occidental dijo a Reuters que “algunos están hablando de una CR (resolución continua por sus siglas en inglés) de 10 días” para financiar al Gobierno hasta el 10 de octubre.

Eso colocaría al proyecto en unos tiempos similares a los del incremento del límite de deuda que el Congreso debe aprobar para evitar el riesgo de que el Gobierno caiga en un impago de deuda.

La líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, advirtió a los republicanos durante una conferencia de prensa en contra de unir ambas decisiones. “Son dos temas diferentes”, aseguró.

El presidente estadounidense, Barack Obama, pidió el viernes a los representantes republicanos a acabar con la “grandilocuencia política” y a aprobar una legislación que evite la paralización del Gobierno, sin recortes a la ley de salud y otras condiciones.

“Durante los próximos tres días, los representantes repúblicanos en la Cámara deben decidir si se unen al Senado y mantienen al Gobierno funcionando o lo cierran porque no pueden salirse con la suya en un asunto que no tiene nada que ver con el défict (presupuestario)”, dijo el presidente a periodistas en la Casa Blanca.

“Me doy cuenta de que mucho de lo que ocurre es sólo grandilocuencia política, pero esta grandilocuencia está teniendo efectos concretos en gente real”, dijo Obama.

/Por Richard Cowan y Rachelle Younglai/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below