25 de septiembre de 2013 / 18:43 / en 4 años

El Congreso de EEUU vuelca su atención en la pugna por el techo de deuda

WASHINGTON (Reuters) - El Congreso de Estados Unidos, que ya lucha para evitar una paralización del Gobierno la próxima semana por falta de fondos, volcó el miércoles su atención a la otra bala fiscal que debe evitar: un cese federal del pago de la deuda.

El Congreso de Estados Unidos, que ya lucha para evitar una paralización del Gobierno la próxima semana por falta de fondos, volcó el miércoles su atención a la otra bala fiscal que debe evitar: un cese federal del pago de la deuda. En la imagen, el senador de Estados Unidos Bob Corker (D) habla a periodistas en Washington, el 24 de septiembre de 2013. REUTERS/Gary Cameron

Los líderes republicanos en la Cámara de Representantes notificaron a sus miembros que una votación sobre el aumento del límite de endeudamiento del Gobierno podría tener el viernes.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jack Lew, instó a que el profundamente dividido Congreso actúe rápido sobre el aumento del límite legal de 16,7 billones de dólares para el endeudamiento del Gobierno.

Además, dijo que la capacidad de endeudamiento del país no irá más allá del 17 de octubre, cuando su departamento sólo contará con 30.000 millones de dólares en efectivo para pagar sus compromisos.

Entre esas advertencias, los legisladores afrontaban otra crisis potencial: los cierres de las agencias federales que podrían comenzar con el nuevo año fiscal el 1 de octubre, a menos que el Congreso consiga fondos de emergencia antes de que finalice septiembre.

El dinero sería usado para seguir pagando a las tropas estadounidenses, operar patrullas fronterizas, entregar almuerzos gratuitamente en las escuelas para niños pobres y otros cientos de actividades.

Tanto las medidas sobre el techo de deuda como de financiación del Gobierno se vieron complicadas por los intentos republicanos de usar proyectos legislativos para despojar de fondos a la emblemática ley sanitaria del presidente Barack Brama, conocida como “Embancare”.

Un desaliñado senador republicano Teda Cruz finalizó el miércoles una maratoniana intervención de 21 horas y 19 minutos en el Senado en la que argumentó a favor de retirar la financiación a “Embancare” como parte del proyecto de ley para proveer de dinero al Gobierno federal.

El senador por Texas con aspiraciones presidenciales comparó la ley de salud de Obama con el villano de las películas de terror “Viernes 13”.

“Obamacare es el mayor asesino de empleos en este país y cuando Jason se puso su máscara de hockey y blandió ese machete, hubo una carnicería sin igual”, comentó Cruz.

“GRAN PÉRDIDA DE TIEMPO”

La Casa Blanca y los demócratas en el Congreso defienden la Ley Obamacare, pues aseguran que dará a millones de estadounidenses un seguro de salud que de otro modo no se podrían costear, y al mismo tiempo podría reducir los costes de la sanidad.

El líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, un demócrata del estado de Nevada, calificó el esfuerzo de Cruz como “una gran pérdida de tiempo”, pues dijo que retrasó la aprobación de una legislación para mantener al Gobierno en funcionamiento.

Un asesor de un senador demócrata afirmó que la incapacidad de los republicanos por contener a Cruz finalmente aumentó las posibilidades de una paralización del Gobierno la próxima semana.

El Senado realizó el miércoles una votación sobre el procedimiento para debatir el proyecto de ley de financiación y se prevé que muchos republicanos se unan a los demócratas para que la legislación sea aprobada este fin de semana.

Sin embargo, no estaba claro qué haría la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, con el proyecto que salga del Senado, dominado por demócratas.

Michael Steel, portavoz del presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, dijo: “Vamos a lidiar con lo que sea que apruebe el Senado, cuando lo apruebe. No tiene sentido especular antes de eso”.

Un sondeo de New York Times/CBS News difundido el miércoles subrayó la poca tolerancia entre los estadounidenses a una paralización del Gobierno.

Según el sondeo, ocho de cada 10 personas dijeron que sería inaceptable que Obama o miembros del Congreso amenacen con paralizaciones durante las negociaciones del presupuesto para lograr sus objetivos.

Varios republicanos han notado que con los demócratas controlando el Senado y la Casa Blanca, no hay modo de que los republicanos puedan retirar los fondos a Obamacare.

/Por Thomas Ferraro y David Lawder/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below