31 de julio de 2013 / 17:06 / hace 4 años

La economía de EEUU cobra impulso y se prevé un mayor crecimiento

WASHINGTON (Reuters) - El crecimiento económico de Estados Unidos se aceleró inesperadamente en el segundo trimestre, poniendo las bases para una mayor firmeza en el resto del año que podría llevar a la Reserva Federal a recortar sus programas de estímulo monetario.

El crecimiento económico de Estados Unidos se aceleró inesperadamente en el segundo trimestre, poniendo las bases para una mayor firmeza en el resto del año que podría llevar a la Reserva Federal a recortar sus programas de estímulo monetario. Imagen de un águila de piedra en la fachada de la sede de la Reserva Federal de EEUU en Washington el 31 de julio. REUTERS/Jonathan Ernst

El Producto Interior Bruto de Estados Unidos creció un 1,7 por ciento a tasa anual, dijo el miércoles el Departamento de Comercio, por encima la cifra revisada a la baja de una expansión de un 1,1 por ciento en el primer trimestre.

Economistas consultados por Reuters pronosticaban que la economía habría crecido a un ritmo de un 1,0 por ciento tras un avance informado originalmente de un 1,8 por ciento en los primeros tres meses del año.

Otro informe mostró que los empresarios privados mantuvieron un mayor ritmo de contrataciones en julio, lo que contribuyó a una mejoría en el panorama económico.

El Informe Nacional de Empleo del procesador de nóminas ADP mostró que los empresarios privados crearon 200.000 puestos de trabajo en julio, más de la lectura de 180.000 prevista por los economistas.

“Tenemos una sorpresa alcista en el PIB que dice mucho sobre la recuperación del empleo que estamos logrando. La recuperación en la economía está comenzando a enraizarse”, comentó Andre Bakhos, director de análisis de mercados de Lek Securities en Nueva York.

Los precios de los bonos estadounidenses cayeron tras los datos, mientras que el dólar avanzó frente el yen y al euro. Las acciones en Wall Street también subieron.

Un repunte en el gasto de las empresas, un crecimiento de las exportaciones y una fuerte moderación en el ritmo de declives en los desembolsos del Gobierno impulsaron el crecimiento económico en el período entre abril y junio, compensando una desaceleración en el gasto del consumidor y una tasa estable de acumulación de inventarios.

Aún así, el informe supone el tercer trimestre consecutivo en que el PIB crece por debajo del 2 por ciento, un ritmo que normalmente sería demasiado suave como para reducir el desempleo.

No obstante, el crecimiento podría cobrar un mayor impulso en la segunda mitad del año a medida que se alivia el lastre fiscal provocado por la austeridad en Washington.

La Reserva Federal, que afronta una decisión sobre el futuro de su programa de compras de bonos de 85.000 millones de dólares (64.000 millones de euros) al mes, encontrarán comodidad en el repunte de la producción del último trimestre. El miércoles finaliza su reunión de política monetaria de dos días.

El presidente de la Fed, Ben Bernanke, dijo el mes pasado que el banco central probablemente comenzaría a reducir las compras de bonos más tarde este año y que podría ponerles fin a mediados de 2014 si la economía avanza como se espera.

“La visión de la Fed es que los vientos en contra fiscales se disiparán en los próximos meses. Si se descuenta el lastre fiscal, el crecimiento sería mayor y creo que eso es lo que busca la Fed”, dijo Thomas Costerg, economista de Standard Chartered en Nueva York.

REVISIONES ALENTADORAS

Amplias revisiones a datos anteriores debido a algunos cambios aplicados por el Gobierno sobre la forma en que se calcula el PIB se sumaron al mejor tono del informe y muestran un mejor panorama para la economía.

El crecimiento económico fue relativamente más sólido entre 2009 y 2012 respecto a lo informado previamente. De hecho, la economía creció un 2,8 por ciento el año pasado, 0,6 puntos porcentuales más que lo estimado por el Gobierno previamente.

El gasto del consumidor, responsable de más de dos tercios de la actividad económica, se desaceleró a una tasa de expansión de un 1,8 por ciento tras subir a una tasa de un 2,3 por ciento en el primer trimestre.

Hubo buenas noticias desde el sector inmobiliario, con un crecimiento de dos dígitos para los gastos en la construcción residencial. El sector, que generó la recesión de 2007-2009, se está expandiendo con fuerza.

Sin embargo, un alza de las tasas hipotecarias debido a crecientes expectativas de que la Fed reduzca sus compras de bonos ha enfriado el apetito de algunos potenciales compradores.

La Asociación de Banqueros Hipotecarios (MBA, por sus siglas en inglés), dijo el miércoles que su índice de actividad de solicitudes de hipotecas cayó la semana pasada por séptima semana consecutiva.

/Por Lucia Mutikani/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below