9 de julio de 2013 / 14:43 / hace 4 años

El Banco de España espera suavizar el impacto fiscal para la banca

MADRID (Reuters) - El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, se mostró el martes optimista respecto a la posibilidad de que se suavice para la banca española el impacto de la nueva regulación internacional sobre los activos fiscales diferidos en sus recursos de capital.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, se mostró el martes optimista respecto a la posibilidad de que se suavice para la banca española el impacto de la nueva regulación internacional sobre los activos fiscales diferidos en sus recursos de capital. En la imagen de archivo, Linde antes de una comparecencia en el Congreso, el 4 de octubre de 2012. REUTERS/Sergio Pérez

“Sobre DTAs (activos fiscales diferidos) es una cuestión que se está discutiendo entre el Ministerio de Economía, Hacienda, el Banco de España y las entidades. Yo tengo esperanzas”, dijo preguntado sobre si se iba a resolver favorablemente para las entidades esta cuestión.

“Es un tema muy técnico y complejo pero no tiene por qué tener una influencia en la deuda pública”, dijo en un aparte de un encuentro sobre la reforma del sistema financiero organizado por la consultora KPMG y el diario Expansión.

La banca española está negociando con las autoridades nacionales para que no le resten de su base de capital de máxima calidad unos impuestos fiscales diferidos de entre 40.000 millones y 50.000 millones de euros, según fuentes conocedoras.

Los activos fiscales son una especie de colchón que tiene la banca con el Ministerio de Hacienda de modo que puedan pagar menos impuestos en el futuro cuando generen los suficientes beneficios para compensar sobre todo las pérdidas sufridas en el saneamiento de sus carteras.

El gran problema es que las nuevas normas de Basilea que se avecinan consideran que los impuestos fiscales diferidos -- donde también se incluyen las provisiones genéricas -- restan o deducen el capital de primera calidad, lo que colocaría a la banca española en una situación comprometida.

La crisis financiera internacional surgida en 2007 obligó a los supervisores internacionales a exigir al sector unos ratios de solvencia más elevados para poder ser capaces de afrontar o prevenir crisis económico-financieras futuras.

El problema es que cada sector financiero tiene unas características en cuestiones regulatorias que no son necesariamente homogéneas a nivel internacional.

El vicepresidente de Caixabank, Juan María Nin, denunció que los diferentes supervisores hacían mediciones de capital diferentes y exigió una mayor uniformidad.

“Dependiendo de los tiempos y de quien sea el regulador, está claro que hay diferentes ratios de capital y mucho peor, diferentes mediciones de capital”, manifestó, reconociendo en todo caso que las nuevas exigencias de solvencia tendrían un impacto en la concesión y reactivación del crédito, considerado clave para impulsar el crecimiento económico.

Las provisiones genéricas, que a la postre tampoco fueron suficientes para superar la crisis del ladrillo español, son colchones anticíclicos propios del sector bancario español y cuentan con capacidad para absorber pérdidas.

El propio gobernador manifestó que era necesario seguir avanzando en la coordinación de la supervisión para no caer en una renacionalización de la actividad financiera.

Por otra parte, Linde se mostró el martes satisfecho con las conclusiones de las autoridades europeas que reconocieron recientemente que no era necesario que España pidiera ahora más fondos del crédito europeo a la banca.

El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, destacó en estas jornadas el gran esfuerzo realizado por la banca española para avanzar en el saneamiento del sector financiero español que ha recibido una inyección de capital público y privado de unos 108.000 millones de euros durante la actual crisis financiera además de haber realizado provisiones por importe de 190.000 millones de euros, casi un 30 por ciento del PIB de 2012.

Cano reconoció, no obstante, que faltaba por rematar la reestructuración del sector financiero y que era muy importante ser capaces de “aislar a las entidades con problemas (nacionalizadas) de las entidades sanas”.

La reforma y limpieza del sector financiero está pendiente de unas nuevas exigencias de provisiones por importe de unos 10.000 millones de euros para afrontar de forma correcta la reclasificación de los créditos refinanciados y también de la venta de las nacionalizadas NCG Banco y Catalunya Banc (CX).

PUNTO DE INFLEXIÓN DE ECONOMÍA

Respecto a la situación de la economía española, tanto Linde como el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, reiteraron el martes que la economía podría estar aproximándose a su punto de inflexión en el tercer trimestre de 2013 y abandonar las tasas de crecimiento negativas.

“Nos estamos acercando a un punto en que dejaremos la zona de crecimiento negativo de recesión (...) la idea es que vamos a pasar claramente en los próximos meses de crecimiento negativo a positivo. En el tercer trimestre podemos estar muy cerca de no decrecer, del cero, de no tener crecimiento negativo”, afirmó.

Recientemente, el ministro español de Economía, Luis de Guindos, ya señaló que el PIB español del segundo trimestre mostraría una variación cercana a cero, tras caer un 0,5 por ciento intertrimestral de enero a marzo.

El consejero delegado de BBVA también destacó que, de continuar la tendencia de recuperación de la economía en el segundo trimestre de este año, “en la segunda mitad de 2013 habría crecimientos positivos del PIB y en 2014 un crecimiento del 1 por ciento”.

/Por Jesús Aguado/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below