8 de julio de 2013 / 8:39 / hace 4 años

La UE decide sobre el dinero para la "incierta" Grecia y avisa a Portugal

Las perspectivas del programa de rescate griego siguen inciertas y aún hay diferencias que deben resolverse entre el gobierno heleno y los prestamistas internacionales, dijeron la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional el lunes. Imagen del director de la Comisión Europea, Matthias Mors (centro) y del jefe de la misión pra Grecia del Banco Central Europeo (BCE), Klaus Masuch (dcha.), al llegar al Ministerio de Reformas Administrativas en Atenas el 3 de julio. REUTERS/Yorgos Karahalis

BRUSELAS (Reuters) - La eurozona debe decidir el lunes cómo mantener a flote a Grecia, pero está dividida sobre si debe retrasar los pagos de ayuda a Atenas para forzarla a aplicar reformas impopulares, desde el despido de empleados públicos a la venta de activos estatales.

Una división en la coalición gobernante de Grecia con respecto a cómo reducir el sector público del país ha planteado dudas sobre la capacidad de Atenas para cumplir con las exigencias de su programa de rescate financiero.

Acreedores internacionales afirmaron el lunes que “el panorama permanece incierto” en el país.

Los ministros de Finanzas de la eurozona, ansiosos por evitar un rebrote de la crisis de deuda en el bloque y conscientes de las elecciones alemanas en septiembre, se reunirían a las 1300 GMT y también querrán oír sobre Portugal tras la agitación política de la semana pasada.

“Este es un momento delicado y no podemos bajar la guardia”, comentó un alto cargo de la zona euro implicado en los preparativos de las conversaciones. “Nadie quiere un retorno a la crisis”.

Grecia, que gastó más de lo que tenía durante más de una década, ha evitado la suspensión de pagos gracias a préstamos de emergencia desde mayo de 2010.

Atenas espera obtener la autorización para liberar 8.100 millones de euros como parte de su paquete de rescate de 240.000 millones de euros, que necesita en parte para pagar 2.200 millones de euros de bonos que vencen en agosto.

En negociaciones de una semana en Atenas que terminaron el domingo, el Gobierno griego afirmó que estaba cerca de convencer a la troika compuesta por los prestamistas internacionales - Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea y Banco Central Europeo - de que puede cumplir con las metas en las reformas de su economía.

El próximo tramo de ayuda a Grecia podría ser pagado en cuotas, que podrían ser condicionales si Atenas cumple con determinados puntos en reformas griegas, como recortar empleos estatales y privatizaciones.

Olli Rehn, el comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea, confirmó el viernes que esa era una opción. El fin de semana, tuvo un tono cautamente optimista, pero la troika dijo en un comunicado el lunes que “la implementación de políticas es floja en algunas áreas”, en referencia al ritmo lento del recorte de empleos.

Los ministros de la eurozona, acompañados por el presiente del BCE, Mario Draghi, también darán un mensaje firme a Portugal respecto a que la inestabilidad política de la semana pasada no debe descarrilar su plan para volver al mercado de deuda en 2014.

A los responsables les preocupa que más agitación pueda afectar los esfuerzos de Lisboa por salir de un programa de rescate de 78.000 millones de euros en momentos en que el rendimiento de los bonos del país alcanzaron un 8 por ciento la semana pasada, un nivel que se considera que hace inaccesibles nuevos préstamos.

/Por Robin Emmott y Martin Santa/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below