5 de julio de 2013 / 11:29 / en 4 años

Los sindicatos españoles preparan demandas al expirar cientos de convenios

Los sindicatos españoles responderán en los tribunales y con movilizaciones al posible empeoramiento de las condiciones laborales de hasta 1,88 millones de trabajadores por el vencimiento el próximo lunes de más de 1.300 convenios colectivos. Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT) están preparando demandas colectivas en las empresas que opten por no aplicar a partir del 8 de julio los convenios caducados, que regulan aspectos laborales claves como los salarios, jornada o vacaciones. En la imagen, los líderes de CCOO, Ignacio Fernández Toxo (C), y UGT, Cándido Méndez (I), participan en una marcha por el empleo en Sevilla el 13 de junio de 2013.Marcelo del Pozo

MADRID (Reuters) - Los sindicatos españoles responderán en los tribunales y con movilizaciones al posible empeoramiento de las condiciones laborales de hasta 1,88 millones de trabajadores por el vencimiento el próximo lunes de más de 1.300 convenios colectivos.

Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT) están preparando demandas colectivas en las empresas que opten por no aplicar a partir del 8 de julio los convenios caducados, que regulan aspectos laborales claves como los salarios, jornada o vacaciones.

"Que sepan que se van a colapsar los Juzgados de lo Social (...) Los derechos de los trabajadores no pueden ser anulados o cancelados tras la caída de la ultraactividad", dijo esta semana el secretario de acción sindical de CCOO, Ramón Górriz, que habló de incertidumbre e inseguridad laboral de cientos de miles de trabajadores.

La reforma laboral aprobada en 2012 limitó a un año la prórroga automática de los convenios ya caducados que hubieran sido denunciados ante la autoridad laboral -lo que supone el fin de la llamada "ultraactividad"-, y ese plazo se cumple el lunes.

Los sindicatos llevan meses advirtiendo de que este cambio introducido en la reforma aumentará la litigiosidad y la conflictividad laboral, aunque desde la patronal empresarial se minimiza la urgencia de la situación, sin dar cifras el número de convenios y trabajadores afectados.

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, Juan Rosell, dijo el jueves que no temía una oleada de conflictos y aseguró que la cercanía del plazo de vencimiento había acelerado la negociación de muchos convenios.

Aunque los sindicatos reconocen un "sprint" final con numerosas renovaciones o prórrogas de acuerdos colectivos, también afirman que hay muchos empresarios "ventajistas" que esperan la llegada del lunes para abaratar su costes laborales.

La norma prevé que las condiciones laborales de los trabajadores que se queden sin convenio se determinarán por un pacto superior -sectorial o provincial- y que, de no haberlo, se regirán por el Estatuto de los Trabajadores, lo que en la práctica podría llevar a bajar sueldos hasta el salario mínimo interprofesional.

DOCTRINA JUDICIAL DISPAR

Sin embargo, los sindicatos aseguran que ese "sueño de verano" de muchos empresarios no será tan fácil de aplicar, y aunque reconocen que la doctrina judicial al respecto es dispar, alegan que las condiciones de los convenios pueden pasar a contractualizarse de forma individual a partir del mismo lunes.

"(Los empresarios) tendrán que comunicarlo expresamente a los trabajadores (el cambio de condiciones), porque si no estarían cometiendo una ilegalidad hacia las condiciones de trabajo pactadas", dijo el secretario sindical de UGT, Toni Ferrer.

Ferrer advirtió además que una eventual reducción de las nóminas tendría consecuencias ante Hacienda y la Seguridad Social a efectos de retenciones de IRPF y cotizaciones, lo que también plantearía problemas fiscales en las empresas.

Otro de los argumentos que esgrimirán los sindicatos para defender las condiciones de los trabajadores es que a pesar de que la ley prevé el fin de la ultraactividad, muchos convenios prevén en su articulado su prórroga hasta contar con un nuevo acuerdo, lo que impediría su pérdida de vigencia sin más.

Además, Górriz subrayó que la Organización Internacional del Trabajo "deja muy claro la permanencia del deber de negociar de buena fe" una vez caducado el convenio.

"Vamos a seguir manteniendo la negociación, vamos a plantear a los trabajadores con este problema que acudan a los servicios jurídicos de los sindicatos (...) y mantener la presión hasta que haya negociación colectiva", declaró.

Después de que a finales de mayo patronal y sindicatos acordaran dar un impulso a la negociación colectiva y favorecer mecanismos de mediación en caso de desacuerdo, se aceleraron las renovaciones o prórrogas de convenios, pero sigue habiendo "atascos" sobre todo en País Vasco y Cataluña, según Górriz y Ferrer.

Algunos de los sectores donde está habiendo más problemas para negociar son el de transporte por carretera y del metal, y la gran mayoría de las empresas pendientes de renovar convenio son de pequeño tamaño, mientras que en el sector público, la gran parte de los pactos sin cerrar corresponde a ayuntamientos.

/Por Blanca Rodríguez/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below