6 de junio de 2013 / 12:27 / en 5 años

No sólo en Bangladesh, los fabricantes textiles son presionados en Camboya

PHNOM PENH (Reuters) - Mientras crecen las inversiones en la industria textil de Camboya, también lo hace el malestar laboral, presionando a los proveedores de las mayores marcas mundiales para que aumenten los salarios y mejoren las condiciones laborales a menudo atroces en uno de los últimos bastiones de las empresas de bajo coste.

Mientras crecen las inversiones en la industria textil de Camboya, también lo hace el malestar laboral, presionando a los proveedores de las mayores marcas mundiales para que aumenten los salarios y mejoren las condiciones laborales a menudo atroces en uno de los últimos bastiones de las empresas de bajo coste. En la imagen, trabajadores del sector textil en Kampong Speu el 3 de junio de 2013. REUTERS/Samrang Pring

Cientos de trabajadores enfurecidos protestaron esta semana en una planta textil de Camboya que suministra a la compañía deportiva estadounidense Nike, enfrentándose con la policía por sus demandas de aumento de sueldo.

La violencia llega justo semanas después de que unos 1.100 trabajadores murieran al derrumbarse un edificio que albergaba empresas textiles en Bangladesh, otra nación asiática pobre donde la producción textil en masa supone la mayor aportación a las exportaciones.

Camboya está considerada una de las mejores localizaciones del mundo para la fabricación textil de bajo coste, y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) revisa los salarios y las condiciones laborales de muchas fábricas.

Pero las huelgas y protestas a menudo violentas han crecido mientras los sindicatos envalentonados por la escasez de trabajadores cualificados presionan en sus quejas de que las empresas no han elevado los salarios suficientemente ni mejorado la seguridad.

Las huelgas de los más de 300.000 trabajadores del sector textil casi se cuadruplicaron el año pasado hasta alcanzar 134, según la Asociación de Fabricantes Textiles de Camboya (GMAC), el principal organismo de esta industria. Las 48 huelgas en lo que va de año ya suman más que el total de 2010 ó 2011.

“La existencia de trabajadores cualificados es un problema”, dijo Kaing Monika, director de desarrollo empresarial de la GMAC.

“La mayoría de empresas existentes funcionan a capacidad máxima”.

Nike fue la última gran marca en enfrentarse a las protestas de sus proveedores basados en Camboya en los últimos meses, sumándose a H&M de Hennes and Mauritz, Wal-Mart Stores, Gap, y Puma entre otras.

Las marcas internacionales compran prendas de vestir de fabricantes locales y no tienen control directo sobre salarios o condiciones laborales. Pero las principales compañías han firmado el plan de la OIT dirigido a asegurar que los proveedores cumplen los requisitos legales sobre salarios y condiciones laborales.

La industria textil se ha convertido con diferencia en el mayor generador de ingresos en las exportaciones, sumando hasta un 10 por ciento en 2012, hasta 4.440 millones de dólares.

AÑO ELECTORAL

Hasta este año, el salario mínimo en el sector textil era de 61 dólares al mes, frente a 38 dólares en Bangladesh y más de 150 dólares en China. El Gobierno lo subió en marzo hasta los 80 dólares, incluyendo un subsidio para la atención sanitaria, pero los huelguistas de la fábrica de Nike y otros trabajadores se quejan de que los aumentos salariales no se equipararon con los costes.

“La vida es dura, tenemos muchos gastos con un salario bajo. A veces, simplemente le pedimos dinero prestado a otros trabajadores”, dijo Mao Pov, de 28 años, uno de los huelguistas en la planta que suministra a Nike y a Wilson Sporting Goods.

La inflación en Camboya fue del 3 por ciento en 2012, baja para las naciones asiáticas en desarrollo, aunque muchos trabajadores se quejan de que el precio de los productos básicos ha crecido más rápido.

La sueca H&M, el segundo minorista de moda mundial, dijo que las elecciones generales previstas para julio habían causado alguna inestabilidad entre los trabajadores de las plantas gestionadas por sus proveedores camboyanos.

“Siendo este un año electoral, la situación en el país fue generalmente más desordenada que lo normal a principios de la primavera”, dijo la portavoz Andrea Roos. Después de que se subieron los salarios mínimos, “la situación en el mercado laboral en Camboya ha sido más estable”, dijo.

Los trabajadores de la planta vinculada con Nike fueron primero a la huelga el 21 de mayo, incluso aunque la fábrica había subido su salario mínimo. El sindicato dice que la sanidad y otros beneficios que anteriormente iban separados del salario se sumaron al nuevo sueldo, y piden otro aumento de 14 dólares.

Una portavoz de Nike dijo a Reuters la semana pasada que la compensación en la planta camboyana era responsabilidad de la fábrica, pero que Nike estaba en contacto con la fábrica y seguiría supervisando la situación.

La industria textil de esta nación asiática a menudo ha sido considerada modelo de producción justa debido a un programa de la OIT que ha supervisado fábricas allí durante más de una década.

Pero líderes sindicales y activistas dicen que el programa ha enmascarado un deterioro en los derechos de los trabajadores mientras los propietarios de las fábricas han sacado ventaja de la falta de poderes del programa de la OIT y respondido a la presión de los compradores con precios más bajos que nunca.

“Si las marcas no presionan a las fábricas para mejorar, no van a mejorar porque todo el mundo está ahí para conseguir tanto dinero en la industria como puedan”, dijo David Welsh, director de Solidarity Center en Phnom Penh, que defiende los derechos de los trabajadores.

/Por Prak Chan Thul/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below