22 de mayo de 2013 / 13:13 / hace 4 años

El vacío legal irlandés explica los bajos impuestos de Apple

La habilidad de Apple para proteger miles de millones de dólares de beneficios de los impuestos se ha cimentado en un vacío inusual de las normas fiscales irlandesas que ayudan al país a competir con otros países para atraer inversión y empleos. Apple Operations International, filial de Apple Inc, en Hollyhill, Cork, al sur de Irlanda, el 21 de mayo de 2013.Michael MacSweeney

LONDRES (Reuters) - La habilidad de Apple para proteger miles de millones de dólares de beneficios de los impuestos se ha cimentado en un vacío inusual de las normas fiscales irlandesas que ayudan al país a competir con otros países para atraer inversión y empleos.

Una investigación del Senado de Estados Unidos mostró el martes que Apple, fabricante del iPhone, el iPad y los ordenadores Mac, canalizó ganancias a través de filiales constituidas en Irlanda que no "declararon residencia fiscal en ningún lugar del mundo".

Apple dijo el martes que los acuerdos databan de hace 30 años y que habían sido negociados con el Gobierno de Irlanda, que se ha ganado las críticas de socios europeos como Francia y Alemania por ayudar a las multinacionales a evitar pagar impuestos sobre el negocio generado con ventas a sus ciudadanos en sus mercados nacionales.

Los informes anuales de Apple muestran que, en los últimos tres años, Apple pagó impuestos equivalentes a un 2 por ciento de sus 74.000 millones de dólares de beneficios en el extranjero.

Apple canaliza en la actualidad la mayoría de sus ventas en el extranjero a través de tres compañías que están constituidas en Irlanda, pero para fines fiscales no tienen residencia en ninguna jurisdicción. Normas estadounidenses que permiten a las firmas constituidas en el extranjero no pagar los impuestos en Estados Unidos completan la fórmula.

El responsable fiscal de Apple, Phillip Bullock, dijo al subcomité permanente del Senado de Estados Unidos sobre Investigaciones el martes que una de estas tres filiales, Apple Operations International (AOI), no había remitido una declaración tributaria en ningún lugar en los últimos cinco años.

Las tres se constituyeron en Irlanda en 1980 y se volvieron a crear como sociedad de responsabilidad ilimitada en 2006, lo que significa que bajo la legislación irlandesa no tienen que publicar cuentas anuales, así que el informe del subcomité fue la primera vez que la actual estructura se ha conocido públicamente.

Peter Vale, socio fiscal de la casa de contabilidad Grant Thornton en Dublín, dijo que es inusual que las firmas que están constituidas en Irlanda no fueran residentes fiscales en ese país, pero que es legal.

Apple tiene en cuenta las diferencias en determinar la residencia fiscal en Irlanda y Estados Unidos para obtener ventajas fiscales.

Vale dijo que si un grupo tiene al menos una filial comercial irlandesa - como tiene Apple, en la forma de sociedades que emplean a 4.000 personas - puede establecer una corporación que no sea considerada residente fiscal en Irlanda ya que el "control de gestión central" de la unidad está fuera del país.

El subcomité dijo que AOI y Apple Sales International (ASI) celebraban reuniones del consejo de administración en Estados Unidos y que la mayoría de los miembros del consejo de administración tienen allí su residencia. Eso significa que las unidades no se consideran bajo gestión irlandesa, según los contables.

Apple dijo al subcomité que AOI no tiene empleados ni dirección física. Sus activos son gestionados por empleados de una filial, Braeburn Capital, localizada en Nevada, mientras que los fondos se guardan en cuentas bancarias en Nueva York. Los registros de contabilidad elementales se conservan en servicios compartidos de Apple en Austin, Texas.

Pese a ello, AOI no tenía residencia fiscal en Estados Unidos, porque, dijo Lyn Oates, profesora de contabilidad y fiscalidad en la Escuela de Negocios de Exeter en Reino Unido, Estados Unidos determina la residencia fiscal teniendo en cuenta el lugar de incorporación únicamente.

BENEFICIOS PERDIDOS

Reino Unido también solía permitir a las firmas constituidas en su territorio no tener la residencia fiscal, pero cambió su sistema a lo largo de 20 años para frenar la elusión fiscal, dijo Penelope Tuck, profesora asociada de política y finanzas públicas en la Universidad de Warwick.

Irlanda no modificó sus normas, probablemente porque no existía la misma preocupación sobre la pérdida de ingresos fiscales, dijo Eamonn Walsh, profesor de contabilidad en la Facultad de Económicas de la Universidad de Dublín.

La pequeña población de Irlanda - 4,6 millones de personas - conlleva que las multinacionales generan relativamente poco por la forma de sus ventas o beneficios allí.

"Desde un punto de vista político, las personas están más preocupadas por la idea de que hay puestos bien pagados que benefician a la economía local", dijo Walsh.

Apple inicialmente usó Irlanda como puerta de entrada a Europa, abriendo una fábrica allí, dijo el ex consejero delegado John Sculley y otros ex directivos a Reuters.

Cook dijo al subcomité que Apple se vio atraído a Irlanda en 1980, cuando el país ofrecía incentivos a firmas tecnológicas en un intento de construir una base industrial.

En el transcurso de los años, las estructuras de Apple han evolucionado y el apoyo del Gobierno irlandés se ha mantenido.

Un análisis de Reuters de los informes anuales de Apple muestra que las tasas fiscales de Apple en el extranjero comenzaron a tocar fondo a finales de los 90, después de que Estados Unidos comenzara a permitir a las firmas evitar impuestos por sus ganancias en el extranjero.

De 1993 a 1995, tres años antes de que surgiera el CTB, Apple tuvo una tasa fiscal en el extranjero del 16 por ciento. Esa cifra cayó después y en los últimos tres años ha sido del 2 por ciento.

Un ex responsable oficial de la Autoridad de Desarrollo de Irlanda, que tuvo la tarea de atraer a compañías extranjeras al país, dijo que después de la introducción del CTB en Estados Unidos, las firmas comenzaron a exigir mejores acuerdos fiscales en Irlanda.

Aunque el subcomité del Senado se refirió a la negociación de las tasas de Apple inferiores al 2 por ciento, Irlanda, en lugar de bajar el impuesto a sociedades, facilita habitualmente que los impuestos pagados sean bajos permitiendo a las compañías declarar beneficios tributables bajos, a menudo mediante deducciones en los pagos a filiales exentas de impuestos, habitualmente en el extranjero.

Irlanda dijo que los bajos impuestos no eran su responsabilidad y culpó a la legislación fiscal de otros países.

Los acuerdos exactos de Apple en Irlanda han cambiado en el transcurso de los años.

Hasta 2004 o después, las tres firmas de Apple tributaron en Irlanda, aunque los beneficios declarados eran mucho menores entonces.

En 2004, ASI declaró un beneficio de 325 millones de dólares y pagó impuestos en Irlanda de 21 millones, según sus cuentas.

En 2011, según el informe del subcomité, ASI ganó 22.000 millones de dólares y pagó sólo 10 millones en "impuestos mundiales".

Las filiales de distribución de Apple en Francia, Alemania y Reino Unido compran productos a través de sus sociedades irlandesas. Los precios se fijan a niveles que aseguran que estas unidades en países más grandes no registren mucho beneficio.

Esto significa que la compañía evita impuestos sobre las ventas en mercados más grandes.

Otras jurisdicciones también ofrecen ventajas fiscales como Irlanda.

El minorista online Amazon.com paga impuestos bajos por los ingresos en el extranjero al canalizar las ventas en Europa a través de una firma con sede en Luxemburgo que hace que sus pagos no gravados estén valorados en centenares de millones de euros cada año a través de una filial exenta de impuestos también constituida en Luxemburgo.

Google paga pocos impuestos canalizando las ventas en el extranjero a través de su sociedad irlandesa, que transfiere la mayoría de sus beneficios a una filial en Bermudas.

Los marcos usados por las tres compañías funcionan permitiendo que las sociedades que venden a clientes en Europa y otros lugares hagan pagos deducibles de impuestos a filiales que no tributan, o tributan poco, por el uso de propiedad intelectual como marcas y procesos empresariales.

Las empresas dicen que cumplen las normas fiscales de todos los países en los que operan.

/Por Tom Bergin/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below