14 de mayo de 2013 / 9:03 / hace 5 años

Cae la confianza en la UE, sobre todo en Francia, según un sondeo

BRUSELAS (Reuters) - La crisis de deuda de Europa ha destrozado la fe de sus ciudadanos en la Unión Europea y aumentado la desconfianza entre los países más importantes, si bien el respaldo al euro sigue siendo sólido, de acuerdo con un estudio muy seguido que se divulgó el lunes.

La crisis de deuda de Europa ha destrozado la fe de sus ciudadanos en la Unión Europea y aumentado la desconfianza entre los países más importantes, si bien el respaldo al euro sigue siendo sólido, de acuerdo con un estudio muy seguido que se divulgó el lunes. En la imagen del 11 de mayo se puede ver a un participante en una manifestación contra el ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, en la ciudad de Brescia, en el norte del país. REUTERS/Alessandro Garofalo

En un sondeo a 7.600 personas realizado en ocho estados miembros de la UE, Pew Research Center encontró un rápido descenso en la confianza en el proyecto europeo y crecientes desacuerdos sobre sus partes claves en Alemania, Francia, Reino Unido y otras naciones importantes, una peligrosa combinación que podría astillar la unidad europea.

“La prolongada crisis económica ha creado fuerzas centrífugas que están separando a la opinión pública europea, separando a los franceses de los alemanes y a los alemanes de todo el resto”, dijeron los autores del sondeo.

“El esfuerzo durante el último medio siglo para crear una Europa más unida constituye ahora la principal víctima de la crisis del euro. El proyecto europeo tiene mala reputación en gran parte de Europa”, agregaron.

Los resultados del sondeo se dan a conocer en momentos en que muchos de los políticos europeos comienzan a creer que lo peor de la crisis ha llegado a su fin, con el lento retorno de la confianza a los mercados financieros, aunque el crecimiento y las perspectivas de empleo siguen siendo acuciantes.

El encabezado principal del sondeo, realizado entre el 2 y 27 de marzo, fue el hecho de que la “preferencia” por la UE ha caído 15 puntos porcentuales durante el último año, desde un 60 por ciento en 2012 a un 45 por ciento actualmente.

Al mismo tiempo, las naciones europeas del sur, España, Italia y Grecia cada vez se sienten más distanciadas, y Francia está yendo por el mismo camino, lo que genera una enorme brecha con Alemania.

“Ningún país europeo se está descorazonando y desilusionando más rápido que Francia”, concluyeron los autores, resaltando la creciente disminución de la confianza de los ciudadanos franceses en la economía, en la gestión del presidente François Hollande y en el compromiso general del país para con la UE.

La opinión pública francesa se muestra enfrentada con Alemania y se alinea más cerca de Italia, Grecia y España, mostró el sondeo, un elemento que preocupa a los inversores.

“Los franceses tienen menos fe en la Unión Europea como institución que los italianos o los españoles”, dijo el sondeo.

“Y los franceses, como sus compatriotas del sur de Europa, han perdido confianza en su líder electo”.

VISIÓN POSITIVA DE ALEMANIA

A pesar de que Alemania, y sobre todo la canciller Angela Merkel, son retratados con frecuencia de manera negativa en los países que han sido rescatados, los encuestados se mostraron positivos hacia Berlín, considerando que es el estado más fiable.

Además, Merkel sigue siendo la jefe de Gobierno más popular de Europa, con un 74 por ciento de los encuestados que dicen que está haciendo un buen trabajo, aunque son seis puntos menos que hace un año. Los dirigentes menos populares son los de Italia, Grecia y República Checa.

Pero el hecho más significativo es que aunque los encuestados en muchos países del sur de Europa creen que la situación económica está empeorando, en Alemania lo ven al revés.

Tres cuartas partes de los alemanes calificaron de buenas las condiciones económicas, frente al 63 por ciento de 2007, mientras que en España solo el 4 por ciento dijo que las condiciones eran buenas, frente al 65 por ciento de hace cuatro años. En Reino Unido, el hundimiento es similar.

Esto podría sugerir una desconexión entre la austeridad presupuestaria, las políticas de recortes de gastos y de aumento de impuestos que apoyan firmemente la Comisión Europea y los gobiernos alemán y británico, entre otros, y que se han aplicado en gran parte de Europa.

“En general, la encuesta de 2013 pone de manifiesto más sombríamente que nunca las diferencias entre las opiniones de los alemanes y las de otros europeos”, dijo Pew.

Quizá la única señal positiva sea el euro, la moneda única que entró en circulación en 2002 y que utilizan 17 de los 27 socios europeos. Más del 60 por ciento de los europeos quiere mantener la moneda única, y de hecho el apoyo crece en Italia y España.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below