May 10, 2013 / 2:13 PM / 7 years ago

ESCENARIOS-La banca española, ante nuevas reglas de refinanciación

MADRID (Reuters) - Pese al rescate europeo y a las duras normas impuestas en los últimos años para sanear de ladrillo sus balances, los bancos españoles encaran un nuevo reto multimillonario tras una “redefinición” del perfil de riesgo de las refinanciaciones de crédito que puede acarrear importantes dotaciones.

Pese al rescate europeo y a las duras normas impuestas en los últimos años para sanear de ladrillo sus balances, los bancos españoles encaran un nuevo reto multimillonario tras una "redefinición" del perfil de riesgo de las refinanciaciones de crédito que puede acarrear importantes dotaciones. En la imagen, una mujer usa un cajero automático en una sucursal bancaria de Madrid, el 1 de agosto de 2012. REUTERS/Susana Vera

El conjunto del sector varias veces redimensionado afronta con diferentes perfiles unas exigencias de cobertura adicional imprevistas que pueden afectar a beneficios, dividendos, planes de recapitalización o, incluso, supervivencia en solitario.

Excluyendo las refinanciaciones ligadas a la promoción y los traspasos al banco malo, alrededor de un 45 por ciento de las refinanciaciones declaradas por los bancos (52.352 millones de euros) no cuenta con provisiones genéricas al ser consideradas “normales” o exentas de riesgos, según datos recopilados por Reuters.

Bajo la hipótesis de que el conjunto de los bancos “redefiniese” el 50 por ciento de las refinanciaciones sin cobertura como subestándar, las necesidades de provisiones ascenderían a 3.920 millones de euros mientras que en un hipotético ejercicio de asumir el 100 por ciento de las operaciones como subestándar, el colchón requerido se elevaría a 7.860 millones de euros, según cálculos de Reuters.

Pese al efecto a corto plazo y a las diversas alternativas para afrontar las nuevas provisiones, los analistas coinciden en que el ejercicio de saneamiento colocaría a la banca española en una excelente posición competitiva.

A continuación reproducimos sucintamente los posibles efectos derivados de la cobertura de la refinanciación o reestructuración de créditos que busca despejar el temor a un emergente pozo de insolvencia más allá de la actividad del ladrillo.

MERMA EN BENEFICIOS

Bajo la regla general de que cualquier refinanciación tendrá carácter de subestándar salvo en el caso de que se cumplan determinados criterios, la mayor parte de los analistas calcula que entre la mitad y tres cuartos de los créditos normales se reclasificarán como subestándar con provisiones medias en torno al 15 por ciento.

En los siete bancos cotizados (Santander, BBVA, Caixabank, Popular, Sabadell, Bankia, Bankinter) la cobertura adicional sería de 2.970 millones en el escenario de reclasificación del 50 por ciento, lo que supone un 25,6 por ciento de la previsión de beneficios (11.589 millones) que para este grupo de bancos prevén los analistas según previsiones recopiladas en Thomson Reuters Eikon.

En base a datos de la patronal, el conjunto del sector financiero presentó pérdidas de 1.653 millones de euros en 2012 tras destinar a provisiones más de 40.000 millones de euros.

RECORTAR DIVIDENDOS

La tendencia al recorte o incluso la suspensión -Banco Popular ya lo ha hecho como parte de su plan de recapitalización- de los dividendos y la retribución en acciones (que usa títulos en lugar de efectivo y refuerza capital al poder destinar a reservas el importe que antes se pagaba en efectivo) puede ser una de las alternativas para financiar parte de las provisiones sin deteriorar el resultado.

VENTA DE ACTIVOS Y PARTICIPADAS

El saneamiento también puede acelerar los procesos de ventas de activos y desinversión en las participaciones industriales de las entidades, particularmente grandes entre las antiguas cajas y algunas de las nacionalizadas, que pueden aliviar la carga de los colchones y, a la vez, deshacer posiciones ajenas al negocio bancario. Incluso, podrían producirse mayores aportaciones de activos al “banco malo” para aligerar los balances.

MÁS FUSIONES

En el caso de las entidades más pequeñas o más acuciadas por la falta de capital, la recalificación de las refinanciaciones puede obligarlas a buscar nuevos procesos de concentración. Algunas de las antiguas cajas que todavía estudian proyectos de fusión, sin embargo, pueden ver modificadas sustancialmente sus proyecciones e incluso abandonar los proyectos o exigir ayuda estatal para cumplir con las nuevas reglas.

DINERO PÚBLICO

En el caso de la banca pública los planes de negocio pueden verse seriamente comprometidos y no es del todo descartable un acceso adicional al préstamo público. Se trata de una decisión crítica para entidades que previsiblemente tendrían que ser vendidas como Catalunya Bank o NovaGalicia Banco.

EFECTO POSITIVO A LARGO PLAZO

Los analistas ven un efecto negativo a corto plazo en las cotizaciones, aunque, a medida que las medidas y el impacto en cada banco se vayan aclarando y se realicen las dotaciones, el a más largo plazo se espera una respuesta positiva tanto en las cotizaciones como en una mayor confianza de los inversores y por lo tanto abaratamiento del coste de financiación mayorista.

/Por Carlos Ruano/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below