12 de abril de 2013 / 8:58 / hace 4 años

La crisis convierte al periodista español en emprendedor

Los fuertes recortes que la crisis ha impuesto a la mayoría de los medios de comunicación en España han provocado una eclosión de nuevas iniciativas periodísticas menos ligadas a intereses políticos o financieros que, paradójicamente, pueden sufrir una resaca provocada por la saturación. En la imagen de archivo, diarios españoles en un kiosko en Madrid, el 24 de enero de 2013.Andrea Comas

MADRID (Reuters) - Los fuertes recortes que la crisis ha impuesto a la mayoría de los medios de comunicación en España han provocado una eclosión de nuevas iniciativas periodísticas menos ligadas a intereses políticos o financieros que, paradójicamente, pueden sufrir una resaca provocada por la saturación.

En los últimos cuatro años, los medios de información españoles han despedido a 9.500 personas, según cálculos de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FESP). Esta ola de despidos que, como en tantos otros, aún continúa, ha disparado las ansias emprendedoras hasta sumar más de 150 nuevos medios en los últimos dos años, según datos de la Asociación de la Prensa.

Algunas de las nuevas propuestas informativas tratan de buscar un enfoque que no existe en la inmensa mayoría de los "grandes medios" que, además de sufrir un severo adelgazamiento de firmas, están más sometidos que nunca a una disciplina editorial por la fuerte dependencia económica.

"Los medios de comunicación que hemos tenido siempre son monólogos que controlan la información y eso facilita la escasez de la misma", dijo durante unas jornadas informativas, Óscar Espiritusanto, fundador de periodismociudadano.com y profesor de periodismo en la Universidad Carlos III.

Con la credibilidad política en mínimos históricos y un creciente malestar en las calles que ha despertado el espíritu crítico, algunos consumidores pueden cambiar sus hábitos de lectura pasándose a las nuevas iniciativas.

El riesgo de fomentar la sobreinformación puede vislumbrarse ya en el horizonte. Estos nuevos proyectos, ya sea a través de una cabecera en formato digital o en papel, alimentan una oferta informativa que puede saturarse a largo plazo. La posibilidad de que el lector pueda sentirse abrumado y fidelice la compra de contenidos a determinada publicación, llevará sin remedio a la desaparición de muchas.

Uno de los puntos clave es la financiación, para la que existen varios modelos escogidos por estos nuevos proyectos. Muchos enarbolan la bandera de la independencia informativa para captar recursos económicos entre sus lectores/socios. Otros, pese a un entorno publicitario que desciende a velocidad de vértigo, han optado por lanzar pequeñas webs sin apenas coste que sobreviven gracias a la publicidad de dos o tres de las grandes "marcas" españolas.

La inversión publicitaria en España se puso a dieta a partir del año 2007. Desde entonces, ha descendido casi un 48 por ciento, según la consultora Zenith. Las previsiones para este año no son mejores, aunque "el ritmo de caída se atenúa, siendo del 7,8 por ciento frente al 18 por ciento de 2012", añadió.

DIFERENTES MODELOS DE FINANCIACIÓN

Apoyadas en las suscripciones y adoptando una escrupulosa inclusión publicitaria, algunas de estas cabeceras que se presentan como medios de información libres plantean modelos híbridos entre papel e Internet. Además, hacen real la llegada del pago por información en la web, ofreciendo contenidos exclusivos a sus socios.

Escapando de la financiación de grandes socios económicos, la gran mayoría de estos proyectos nace del capital propio de los periodistas-fundadores, creados a través de cooperativas o gracias a consejos formados por pequeños socios.

El crowdfounding y las asociaciones de amigos se han convertido en la fórmula más utilizada para obtener ingresos en estadios iniciales que ayuden al proyecto en su puesta en marcha.

El famélico panorama publicitario en España ha provocado que el pastel a repartir se reduzca y se planteen varias fórmulas para afrontar la situación.

"En relación con los ingresos publicitarios rechazamos cualquier forma de financiación opaca que pueda esconder condiciones editoriales", reza la página web de infoLibre, que lanzó su primer número en marzo.

"El objetivo es que los anuncios representen una pequeña parte de los ingresos totales. Tendrá condiciones preferentes lo que provenga del mundo de la economía social y de la actualidad cultural" dice Pere Rusiñol de Alternativas Económicas, un proyecto que nace hermanado con su homónimo francés, fundado en 1980.

En unas jornadas informativas, Jesús Maraña, director de infoLibre dijo que "el error ha sido históricamente la vanidad con la que hemos actuado", refiriéndose a los profesionales del periodismo en relación a una relación histórica de mensajeros únicos.

Además, señala el cambio de actitud que ha sufrido el lector, del que ahora se necesita compromiso en calidad de suscriptor, "si no, fracasaremos". Con la creación de una asociación de amigos, aspira a "obtener un millón de euros que ayude a sostener el proyecto y con el que se establezca un equilibrio financiero en 2015", dijo Maraña.

En la posición antónima se encuentran muchos nuevos medios digitales que han optado por no renunciar al tradicional ingreso por vender su espacio. Para las empresas anunciantes, la ventaja que ofrecen estos espacios es la posibilidad de negociar un precio más bajo por la inclusión de su publicidad, ya que sin ella estas webs no sobrevivirían.

La cantidad aportada por una gran empresa puede ser insignificante en su gasto total, pero suficiente para que estos medios subsistan holgadamente.

Julio Alonso, fundador y director general de Weblogs, dice que han procurado "que la base que anunciantes fuera suficientemente amplia como para que nadie tuviera cierto control".

El bajo coste que suponen estos proyectos favorece que apuesten por la inclusión de colaboradores con una remuneración menos precaria.

"Todos hacemos teletrabajo (en la redacción) para que los recursos ahorrados vayan a ellos (los colaboradores)", afirma Mar Abad, de Yorokobu.

ARTE Y CONTENIDO INNOVADOR EN PAPEL CUCHÉ

Hace pocos días, la directora del diario francés Le Monde se mostraba convencida de que el papel es un formato que no va a desaparecer. Los últimos escándalos fiscales y exclusivas en España han provocado un repunte de las ventas de ejemplares impresos, que experimentan desde hace años un descenso continuo.

Entre estos nuevos medios existen algunos que han combinado sus propuestas online con la costosa fórmula de la imprenta, reflejando con contenidos y diseño novedosos la transición del gastado rotativo de actualidad a revistas que prometen convertirse en culto de coleccionistas. El gusto por la maquetación y las imágenes de gran resolución, combinados con contenidos de análisis y grandes firmas, crean el nuevo concepto de impresión en papel.

La revista satírica Mongolia editada en formato periódico es otro ejemplo de éxito del modelo impreso junto a la publicación cultural en papel de lujo de JotDown que, tras editar una primera edición en papel conmemorando su primer aniversario online, optó por aumentar su periodicidad en formato físico a cada tres meses en vista de su éxito de ventas.

/Por Daniel Ruiz/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below