8 de febrero de 2013 / 15:43 / en 5 años

Los líderes de la UE acuerdan un presupuesto de austeridad a largo plazo

BRUSELAS (Reuters) - Los líderes de la Unión Europea alcanzaron el viernes un acuerdo sobre el primer recorte en el presupuesto del bloque 24 horas después de iniciar las conversaciones, en un intento por aplacar el descontento de millones de personas por la recesión y las reducciones presupuestarias de los gobiernos de sus países.

Los dirigentes de la Unión Europea alcanzaron un acuerdo sobre los planes presupuestarios del bloque a largo plazo tras más de 24 horas de negociación, dijo el presidente del Consejo Europeo. En la imagen, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, regresa a la cumbre tras un breve descanso para discutir el presupuesto a largo plazo de la Unión Europea, en Bruselas, el 8 de febrero de 2013. REUTERS/Eric Vidal

El esperado acuerdo cumplió las demandas de países del norte de Europa como Reino Unido y Holanda que buscaban que el bloque adoptara fuertes medidas de austeridad y mantuvo al mismo tiempo el gasto en subsidios agrícolas e infraestructura para satisfacer las peticiones de Francia y Polonia.

Esta será la primera reducción neta al presupuesto a largo plazo de la UE en la historia del bloque y representa una disminución de alrededor del 3 por ciento, y recortes en áreas como infraestructuras, burocracia e investigación científica.

Negociaciones de última hora sobre cómo dividir los 960.000 millones de euros (1,3 billones de dólares) que serán gastados entre 2014 y 2020 prolongaron el proceso, antes de que Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo y jefe de la cumbre, anunciara que un acuerdo definitivo había sido alcanzado entre los líderes.

“Logrado el acuerdo”, dijo Van Rompuy en un mensaje en Twitter. “Vale la pena esperar”, agregó el mensaje.

En una rueda de prensa poco después, intentado estar despejado tras casi 36 horas sin dormir, Van Rompuy dijo que el acuerdo era un presupuesto de moderación que reflejaba los tiempos difíciles.

“Sencillamente no podíamos ignorar las extremadamente difíciles realidades económicas en todas Europa, por lo que tenía que ser un presupuesto magro” dijo. “Por primera vez en la historia, hay un recorte real comparado con el último marco financiero multianual”.

Después de negociar durante la noche, los líderes se fueron a descansar, lo que permitió a la canciller alemana Angela Merkel plantear una serie de interrogantes, entre ellas si se debe reducir la carga de Holanda y la forma de satisfacer a pequeños países como Rumania y Bulgaria.

Conscientes de la inquietud de sus votantes, los estados del norte de Europa insistieron en que mientras contraen el gasto doméstico y lidian con las secuelas de la crisis financiera mundial, la Unión Europea tiene que hacer lo mismo.

Alrededor de 12.000 millones de euros fueron recortados de la anterior propuesta de presupuesto, hecha en una cumbre en noviembre.

Si bien es amplio en cifras, en términos anuales el presupuesto del bloque asciende a sólo el 1 por ciento del total de la producción económica de la Unión Europea.

Los recortes acordados el viernes recaen principalmente en el gasto para el transporte transfronterizo y proyectos de energía y telecomunicaciones, que se redujeron en más de 11.000 millones de euros.

Salarios y beneficios para los funcionarios de la UE - el principal objetivo de Reino Unido - se redujeron en unos 1.000 millones de euros.

El gasto en agricultura se salvó de más recortes, y se produjo un aumento de alrededor 1.500 millones de euros en desarrollo rural en los próximos siete años, para satisfacción de Francia, Italia y España.

ESTRECHO MARGEN

Incluso con un acuerdo, en torno a un 40 por ciento del gasto todavía estará dedicado a la agricultura, algo que frustra a muchos estados del norte de Europa, que quieren un presupuesto más dinámico.

Al mismo tiempo, los funcionarios dijeron que se había apartado dinero para medidas que estimulen el crecimiento, la investigación y los fondos estructurales, para que fluya hacia los países más afectados por la crisis económica, como Grecia, Irlanda, Portugal y España.

También hubo partidas para las inversiones verdes y 6.000 millones de euros para un fondo que combata el desempleo juvenil a través de prácticas en los países más castigados.

El acuerdo debe ahora ser aprobado por el Parlamento Europeo, donde los legisladores líderes ya han expresado su oposición. Es probable que asegurar la aprobación parlamentaria lleve varios meses y está lejos de estar garantizada.

“El Parlamento europeo no aceptará este déficit presupuestario si se adopta de este modo. Eso es seguro”, dijo Martin Schulz, el presidente del parlamento.

Van Rompuy instó al Parlamento a ser responsables y reflexionar cuidadosamente antes de tomar la decisión de rechazar el plan de gastos.

/Por Mark John y Peter Griffiths/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below