21 de noviembre de 2012 / 18:18 / hace 5 años

Los acreedores griegos luchan por llegar a un acuerdo de deuda

BERLÍN/ATENAS (Reuters) - Los acreedores internacionales de Grecia no lograron un acuerdo, por segunda semana consecutiva, para liberar la ayuda de emergencia a Grecia, y volverán a intentarlo el próximo lunes, aunque Alemania señaló que existen diferencias significativas.

Los acreedores internacionales de Grecia no lograron un acuerdo, por segunda semana consecutiva, para liberar la ayuda de emergencia a Grecia, y volverán a intentarlo el próximo lunes, aunque Alemania señaló que existen diferencias significativas. En la imagen, de izquierda a derecha, el ministro francés de Finanzas, Pierre Moscovici; el ministro belga de Finanzas, Steven Vanackere; el presidente del BCE, Mario Draghi; el comisario europeo de asuntos monetarios y económicos, Olli Rehn; el ministro griego de Finanzas, Yannis Stournaras, y la ministra finlandesa de Finanzas, Jurra Urpilainen, en una reunión en Bruselas, el 20 de noviembre de 2012. REUTERS/Yves Herman

Tras casi 12 horas de discusiones que se extendieron hasta la noche, los ministros de Finanzas de la zona euro, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) no lograron un consenso, sin el cual no se puede desembolsar la ayuda de emergencia para Atenas.

Varios funcionarios europeos restaron importancia al retraso, diciendo que los desacuerdos son de naturaleza técnica y que el consenso se producirá en su próxima reunión el 26 de noviembre.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, dijo confiar en que pueda llenarse la brecha de financiación con una combinación de permitir que Grecia recompre su propia deuda con un descuento, entrar en los beneficios del BCE en compras de bonos griegos, y bajar los tipos de interés en los préstamos gubernamentales a Atenas, pero no por debajo de los costes a los prestamistas.

“Hacen falta medidas adicionales y hemos hablado intensamente de esto con el Fondo Monetario Internacional. Estamos de acuerdo en esencia que la brecha puede cerrarse y así se hará, que un programa de recompra de deuda griega en el mercado se llevará a cabo”, dijo a la prensa.

Schaëuble había dicho antes a los parlamentarios conservadores en una sesión a puerta cerrada que los acreedores están divididos sobre cómo definir la sostenibilidad de la deuda y cubrir el agujero en las finanzas griegas.

“Él ve la extensión de la meta de sostenibilidad de la deuda como uno de los principales puntos de contención. El otro radica en cómo cubrir la brecha financiera de Grecia de 14.000 millones de euros hasta 2014”, dijo un legislador que asistió a la reunión del miércoles entre la canciller Angela Merkel y los democristianos en el Parlamento.

Los Gobiernos europeos quieren dar dos años más a Grecia, hasta 2022, para reducir su deuda a un nivel sostenible del 120 por ciento del PIB, pero el FMI no está de acuerdo.

Los europeos, liderados por Alemania, se niegan a una quita en los préstamos. Ambas opciones facilitarían que Grecia cumpla los objetivos de su programa de rescate.

La propia Merkel dijo a legisladores que el déficit podría encararse reduciendo los tipos de interés sobre los préstamos a Grecia, e incrementando las garantías al fondo de rescate temporal de la zona euro, FEEF, en el que Alemania tomaría su parte, dijo uno de los presentes en el encuentro.

“Creo que hay posibilidades, no se puede saber con seguridad, pero hay posibilidades de lograr una solución el lunes”, dijo Merkel a la Bundestag durante un debate.

Cualquier opción que cueste más dinero a los contribuyentes alemanes llegará con un alto precio político, con las elecciones a menos de un año de distancia, y tendría que aprobarse en una Bundestag cada vez más combativa.

“Si tenemos la impresión de que nos están engañando, no iremos más al rescate cuando necesitéis nuestra ayuda”, advirtió en un discurso a la cámara el líder socialdemócrata Peer Steinbrück justo antes de que Merkel tomara el estrado.

Hasta ahora, la canciller ha podido contar con el apoyo de partidos como el SPD y los Verdes para aprobar polémicos rescates en la cámara baja.

Grecia necesita el próximo tramo de ayuda de 31.000 millones de dólares para seguir pagando su deuda y evitar la bancarrota. Su próximo importante pago es para mediados de diciembre.

Atenas dice que ha llevado adelante una serie de duras reformas exigidas por su programa de rescate, pero que necesita más tiempo para alcanzar las metas fiscales acordadas con sus prestamistas debido a que su economía sigue contrayéndose.

El ministro francés de Finanzas, Pierre Mosco, dijo que el acuerdo está cerca, reflejando comentarios previos del presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, que dijo que las conversaciones se habían atascado en tecnicismos.

“Estamos a un pelo del acuerdo. Tengo mucha confianza en que llegaremos ahí el lunes”, dijo Moscovici a radio Europe 1.

DESCONTENTO EN GRECIA

Grecia está cada vez más frustrada por las reiteradas postergaciones en la liberación de su próximo tramo del rescate e insiste en que ha hecho todo lo necesario.

“Grecia ha cumplido con lo que se le pidió. Nuestros socios, junto al FMI, también tienen que hacer lo que prometieron”, dijo en un comunicado el primer ministro Antonis Samaras.

“Cualquier dificultad técnica en hallar una solución no justifica negligencias o retrasos”, declaró.

Samaras se reunirá el jueves en Bruselas con Juncker y ha cancelado un viaje a Qatar para la semana próxima a fin de estar al tanto de las negociaciones sobre su deuda, dijo un portavoz de Gobierno.

El primer ministro está bajo una creciente presión de sus aliados de coalición y la oposición, tras aprobar unas medidas de austeridad muy impopulares que, según dijo, eran la única forma de conseguir más ayuda para evitar la bancarrota.

“La eurozona no puede utilizar a Grecia como coartada para justificar sus debilidades para abordar la crisis de forma efectiva y definitiva”, dijo Evangelos Venizelos, jefe del cogobernante partido PASOK. El líder opositor Alexis Tsipras, cuyo partido está subiendo en las encuestas, dijo que Samaras ha perdido toda credibilidad.

Los inversores se vieron decepcionados por las noticias. Las acciones bancarias griegas cayeron casi un 6 por ciento por la mañana. La mayoría del próximo tramo de ayuda a Griega se destinará a reforzar los renqueantes bancos del país.

/Por Andreas Rinke y Lefteris Papadimas/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below