8 de noviembre de 2012 / 15:08 / en 5 años

IAG ofrece 113 millones de euros por el 54% de Vueling

MADRID (Reuters) - El holding IAG anunció el jueves una oferta de 113 millones de euros para hacerse con el 54 por ciento que no controla de su participada de bajo coste Vueling para resolver los problemas de Iberia con las deficitarias rutas de corto y medio radio.

El holding IAG anunció el jueves una oferta de 113 millones de euros para hacerse con el 54 por ciento que no controla de su participada de bajo coste Vueling para resolver los problemas de Iberia con las deficitarias rutas de corto y medio radio. En esta imagen de archivo, un modelo de un avión Airbus A320 en una rueda de prensa en Madrid, el 23 de marzo de 2012. REUTERS/Sergio Pérez

El grupo fruto de la fusión entre Iberia y British Airways comunicó que ofrecerá en efectivo siete euros por acción a los dueños de los 16,19 millones de acciones que no controla en una operación que se pagará con financiación interna y que podría completarse en la primavera de 2013.

El precio supone una prima del 27,97 por ciento sobre la última cotización de las acciones antes del anuncio de la oferta y valora el 100 por ciento de Vueling en algo más de 209 millones de euros.

Tras una suspensión en espera del anuncio, las acciones de Vueling volvieron a cotizar con alza de un 25 por ciento a apenas 10 céntimos del precio de la opa, lo que hace pensar en la viabilidad que da el mercado a la oferta.

Según datos de la propia Vueling, inversores institucionales extranjeros son propietarios de un 23 por ciento del capital, un 13 por ciento es atesorado por institucionales españoles y sólo el 18 por ciento restante está en manos de minoritarios.

IAG, que toma la decisión sólo un día antes de presentar unos planes de recorte de plantilla que según los sindicatos podrían afectar hasta a 7.000 trabajadores, dijo en un comunicado que espera que la integración de Vueling aumentó el beneficio neto consolidado desde el primer año de integración.

Además, destaca el refuerzo de la diversificación geográfica tras la compra, el hecho de contar con una plataforma de low cost y posibles sinergias en aprovisionamiento y financiación aunque no significativas. Si la opa prospera, IAG tiene intención de promover una exclusión del valor de bolsa.

“La adquisición sería positiva para España”, dijo Willie Walsh, consejero delegado y primer ejecutivo de IAG - cuya capitalización bursátil supera en 24 veces la de Vueling-. “Retendremos la base barcelonesa de Vueling y crearemos nuevos empleos”.

Analistas destacaron las bonanzas de una operación que permitirá a la aerolínea hacer frente con el modelo de bajo coste a las deficitarias rutas en España que, por cuestiones operativas, no puede operar a rendimiento con su problemática filial Iberia Express.

“En principio creemos que la opción de Vueling puede ser muy favorable para rentabilizar las rutas de corto y medio radio pero, a su vez, esto implicaría desmantelar el negocio de Iberia, salvo el negocio de largo recorrido (rutas a LatAm, fundamentalmente)”, dijeron los analistas de Renta 4.

“VUELING EXPRESS”

Analistas destacaron que la operación despejaría los serios problemas de la filial de bajo coste Iberia Express que el grupo no consigue hacer despegar en medio de un duro conflicto legal con sus pilotos.

“(Con esta operación) IAG mejoraría sus opciones para lograr recortar de forma estructural el coste de la producción de vuelos de corto radio de Iberia en España, contando con un plan B como alternativa a la expansión de Iberia Express, objeto de un persistente pleito legal con los pilotos de Iberia”, dijo el broker suizo Credit Suisse en una nota a sus clientes antes de que se conocieran los términos de la oferta.

Iberia puso en marcha en primavera la marca de bajo coste Iberia Express para desviar los vuelos de corto y medio radio, pero sus planes de crecimiento tropezaron con un conflicto laboral con sus pilotos.

Iberia no solo sufrió una docena de jornadas de huelga en la primera mitad del año sino que también salió perdedora en un arbitraje judicial con los pilotos, al ver limitadas sus facultades para contratar en el mercado libre nuevos pilotos para su filial de bajo coste.

El laudo del árbitro fue anulado esta semana por un tribunal de instancia superior, pero esto no significa que Iberia recupere de forma inmediata su margen de maniobra en temas de gestión sino que se ve obligada a renegociar desde cero con sus pilotos la externalización de vuelos en Iberia Express.

De hecho, algunos analistas, advierten de que la operación contará con un rechazo frontal de los pilotos de la aerolínea.

“La idea debería chocar frontalmente con los intereses del sindicato de pilotos, con lo que prevemos que la puesta en marcha de este plan sería muy complejo”, opinaron los expertos de Renta 4.

Sin embargo, otros analistas destacaron precisamente la idoneidad de la operación desde el punto de vista laboral, ya que la nueva filial tendría una negociación laboral y salarial independiente de la matriz.

“(Iberia podría) continuar con el exitoso modelo de negocio de Vueling ... y tendría una segunda oportunidad para tratar de hacer rentables sus operaciones de corto y medio radio”, dijo Banesto Bolsa en una nota a sus clientes.

La propia IAG dice que “espera que la integración de Vueling en el grupo permita contar con una plataforma low cost” y deja claro que su intención es mantener Vueling “como sociedad operadora independiente, con un modelo de negocio distinto al del resto de las sociedades operadoras del grupo”.

UNA PEQUEÑA JOYA RENTABLE

Creada a mediados de 2004, la catalana Vueling ha demostrado su capacidad de gestión al seguir siendo rentable incluso en tiempos de crisis lo que justifica la prima ofrecida.

Con 150 rutas operadas a medio y corto radio en 44 ciudades entre España y Europa, la aerolínea anunció poco antes de que se supiera del interés de IAG por una OPA que en el tercer trimestre del año ganó algo más de 50 millones de euros mientras que Iberia perdió 263 millones entre enero y junio.

Vueling, con una posición de caja de 406,6 millones de euros, se ha visto favorecida por el cierre de Spanair, que presentó concurso de acreedores en enero y ha ocupado su lugar como segunda aerolínea española captando gran parte de sus pasajeros.

“La compañía no sólo no destruye caja sino que es capaz de generarla”, señalan analistas de Sabadell.

Vueling anunció el miércoles un alza del 12 por ciento en su resultado neto de explotación entre julio y septiembre hasta 68,2 millones de euros.

Bajo la presidencia del exministro de Industria y de Exteriores español, Josep Piqué, Vueling el pasado mes de agosto transportó 2,61 millones de pasajeros.

Según datos de Thomson One, seis de los diez analistas que cubren el valor recomiendan “fuerte compra”, dos “compra”, uno “mantener” y otro “infraponderar”.

El precio de la acción ha subido más de un 41 por ciento desde primeros de año, frente a un alza del 24 por ciento en IAG y a una caída de casi el 11 por ciento en el Ibex-35.

/Por Robert Hetz y Carlos Ruano/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below