15 de octubre de 2012 / 11:38 / en 5 años

La Unión Europea acuerda nuevas sanciones contra Irán

LUXEMBURGO (Reuters) - Los gobiernos de la Unión Europea acordaron el lunes un nuevo paquete de sanciones contra los sectores bancario, industrial y de transporte marítimo de Irán, con el objetivo de elevar la presión financiera sobre Teherán y llevarla a sostener negociaciones serias sobre su controvertido programa nuclear.

os gobiernos de la Unión Europea acordaron el lunes un nuevo paquete de sanciones contra los sectores bancario, industrial y de transporte marítimo de Irán, a fin de elevar la presión financiera sobre Teherán para que suspenda su polémico programa nuclear ante el fracaso de los esfuerzos diplomáticos. En la imagen de archivo, banderas de la UE en la sede de la Comisión en Bruselas, el 12 de octubre de 2012. REUTERS/Yves Herman

La decisión de los ministros de Asuntos Exteriores de la UE refleja la creciente inquietud por las ambiciones nucleares de Irán, en medio de las amenazas de Israel de atacar las instalaciones atómicas de la república islámica si la combinación de sanciones y esfuerzos diplomáticos no arrojan una solución pacífica a la disputa.

La jefa de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, dijo que esperaba que el aumento de la presión sobre Teherán la persuada para que acepte concesiones a fin de retomar “muy pronto” las negociaciones sobre su programa nuclear.

“Creo, absolutamente, que hay espacio para negociaciones”, dijo Ashton, que representa a Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania en las conversaciones multilaterales con Irán. “Espero que podamos mostrar avances muy pronto”, aseveró.

Las nuevas sanciones son hasta el momento una de las medidas más severas tomadas por Europa contra Irán y marcan un cambio significativo de política en el bloque de 27 miembros, que hasta ahora se había centrado en aplicar restricciones económicas a personas específicas y compañías iraníes.

La UE ha estado rezagada respecto a Estados Unidos en la imposición de prohibiciones sobre la industria iraní porque le preocupaba afectar a la población común a través de las medidas contra el Gobierno de Teherán.

Irán asegura que su programa nuclear tiene fines pacíficos y en tres rondas de discusiones consecutivas realizadas desde abril se negó a moderar sus actividades de enriquecimiento de uranio a menos que primero se eliminen las principales sanciones económicas en su contra.

TEMOR A CONFLICTO

Pero los gobiernos de Europa y de Estados Unidos, que dudan sobre la disposición de Irán a sostener negociaciones serias, han decidido apretar más las tuercas en torno a las finanzas del país islámico por los crecientes temores de un nuevo conflicto en Oriente Próximo.

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, fue más pesimista que Ashton ante la posibilidad de que las medidas punitivas adicionales contra Irán - cuya Revolución Islámica ha desafiado desde hace tiempo a Occidente - la lleven a hacer concesiones.

“Irán todavía intenta ganar tiempo”, declaró a periodistas. “No vemos que exista una disposición suficiente para negociaciones sustanciales sobre el programa nuclear”, indicó.

El régimen de sanciones cada vez más amplio ya está haciendo un daño significativo a la economía iraní, especialmente a través de un embargo petrolero impuesto este año por la Unión Europea y a nuevas medidas punitivas de Estados Unidos contra el sector financiero de Irán.

Previamente este mes surgieron disturbios en Teherán en protesta por el colapso de la moneda local, el rial, que ha perdido dos tercios de su valor contra el dólar en los últimos 15 meses, mientras la inflación se ubica en un 25 por ciento.

Entre las nuevas sanciones se incluye un veto a las transacciones financieras con Irán, aunque se aplican excepciones a actividades que involucran ayuda humanitaria, compras de medicinas y alimentos, además de cláusulas sobre el comercio legítimo, sostuvo un diplomático de la UE.

En un alejamiento de la actual política de la UE, la prohibición ordenará a los operadores europeos pedir a sus gobiernos una autorización antes de financiar cualquier transacción de bienes permitidos.

Previamente, la UE solía vetar la comercialización de productos específicos y permitía que el resto de las transacciones de realizaran libremente.

/Por Justyna Pawlak y Sebastian Moffett/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below