24 de agosto de 2012 / 13:22 / hace 5 años

Merkel no ofrece tiempo extra a Grecia para su rescate

BERLÍN (Reuters) - La canciller alemana Angela Merkel volvió a asegurar el viernes al primer ministro de Grecia que quiere que su país siga en la eurozona, pero no dio señales de ceder a la petición de Atenas de más tiempo para cumplir con las duras condiciones del rescate financiero.

Angela Merkel dijo el viernes, tras una reunión con el primer ministro griego Antonis Samaras que Alemania no prejuzgará los esfuerzos de reforma del país heleno y que esperará al informe de la troika, previsto para el mes próximo. En la imagen, Merkel y Samaras conversan en Berlín el 24 de agosto de 2012. REUTERS/Bundesregierung /Guido Bergmann

Antonis Samaras, que dejó claro que estaba pidiendo a Alemania y Francia más “aire” para implementar las reformas en lugar de solicitar más dinero, prometió obtener resultados y reducir “el déficit fiscal y el déficit de confianza” de Grecia.

“No estamos pidiendo más dinero. Estamos pidiendo unas bocanadas de aire”, dijo Samaras en una rueda de prensa conjunta con Merkel.

Pero lo máximo que consiguió de la canciller alemana fue una promesa de que “no haremos juicios prematuros sino que esperaremos pruebas fiables”, en referencia al informe de la “troika” que forman los prestamistas internacionales de Grecia y que se conocerá en otoño.

Samaras posiblemente encuentre una respuesta similar del presidente francés, François Hollande, cuando ambos se reúnan el sábado en París. Hollande y Merkel coordinaron sus posiciones sobre Grecia en una cena el jueves en Berlín.

Tratando de emular la sociedad bautizada “Merkozy” con el antecesor de Hollande, Nicolas Sarkozy, la conservadora Merkel y el presidente socialista francés mostraron un frente unido, insistiendo en que Grecia debe cumplir con sus metas antes de cualquier nueva discusión sobre las condiciones.

Merkel mantuvo el viernes su discurso respecto a esperar el informe de la “troika” que forman la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque sí señaló que tanto ella como Hollande no tienen dudas de que quieren que Grecia permanezca en la eurozona.7

“Grecia es parte de la eurozona y yo quiero que Grecia siga siendo parte de la eurozona”, dijo Merkel.

Las acciones europeas y el euro se debilitaron tras la cauta respuesta de Merkel a Samaras y al enfriarse las esperanzas de que el BCE actúe para apuntalar los bonos de países en problemas de la zona euro.

SIN RENEGOCIACIÓN DE TÉRMINOS

En una fría bienvenida a Samaras en Berlín, el líder parlamentario de la coalición oficialista Volker Kauder dijoque “ni el plazo ni el contenido pueden ser renegociados” y, por si acaso, añadió que la salida griega de la eurozona “no sería un problema para el euro”.

Un periódico alemán publicó que el ministro de Finanzas estaba estudiando el impacto de una salida griega, mientras que otro diario, el Bild, pidió al líder griego que haga una promesa personal de no engañar a los contribuyentes alemanes.

“Firme aquí, Herr Samaras!” título el periódico, que como gran parte de los medios alemanes ha adoptado una línea dura respecto a Grecia.

El primer ministro griego se quejó por este tipo de cobertura periodística diciendo, durante la rueda de prensa, que esta “cacofonía” sobre la salida del país de la eurozona hacía imposible lanzar las privatizaciones necesarias para restablecer el equilibrio fiscal en Grecia.

“¿Alguna compañía invertiría euros en algo si piensa que a cambio obtendrá dracmas? Por supuesto que no”, dijo Samaras.

Merkel contó que lee la prensa griega todos los días para ver cómo son recibidas las medidas de austeridad que impulsa, pero agregó que no podía hacer nada sobre la cobertura de los medios alemanes.

La reunión de Merkel y Samaras llega tras un breve periodo de optimismo en el mercado, motivado por las especulaciones de que Europa -y particularmente el BCE- finalmente tomarían acciones decisivas para resolver la crisis de deuda soberana.

Ahora que varias fuentes dicen que España podría estar muy cerca de un rescate financiero completo, tras solicitar 100.000 millones de euros para su sector bancario, Europa y el FMI desean resaltar la importancia de las estrictas condiciones necesarias para otorgar ayuda.

Algunos de los conservadores de la coalición de gobierno alemán han señalado esta semana que podrían pensar en aliviar la tasa de interés o los plazos de los préstamos de emergencia a Grecia si la misión de la “troika” encuentra que los griegos están respetando las líneas principales del acuerdo.

Pero el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, endureció su postura respecto a Grecia esta semana y su portavoz dijo deliberadamente que una pequeña cláusula en el rescate griego que aparentemente permite más tiempo para cumplir con los objetivos reformistas ante un escenario de una peor recesión “no es legalmente vinculante”.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below