23 de agosto de 2012 / 15:07 / en 5 años

EXCLUSIVA-España negocia su rescate con países de la eurozona

España está negociando con otros países de la eurozona las condiciones de una ayuda internacional que rebaje los costes de financiación del país, pero aún no ha tomado una decisión definitiva sobre si pedir un rescate, dijeron el jueves tres fuentes con conocimiento de la situación. En la imagen de archivo, el ministro español de Economía, Luis de Guindos, y el primer ministro de Luxemburgo y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker (derecha), a su llegada a un encuentro de ministros de finanzas de la Eurozona en el Consejo de la UE en Bruselas, el 9 de julio de 2012. REUTERS/Francois Lenoir

MADRID/PARÍS (Reuters) - España está negociando con otros países de la zona euro las condiciones de una ayuda internacional que rebaje los costes de financiación del país, pero aún no ha tomado una decisión definitiva sobre si pedir un rescate, dijeron el jueves tres fuentes de la eurozona con conocimiento de la situación.

La opción sobre la que se está trabajando afecta exclusivamente a una asistencia en el mercado de deuda pública, con una primera opción en debate que apunta a que el FEEF (el actual fondo de rescate europeo) compre bonos en las subastas del mercado primario y que el BCE actúe en el secundario para bajar las rentabilidades de la deuda, dijeron las fuentes.

No ha circulado una cifra concreta en el transcurso de estas negociaciones que se mantienen desde hace semanas a nivel de la eurozona, dijo una de las fuentes.

Otras fuentes destacadas de la eurozona fueron más prudentes. Una de ellas dijo que no había salido nada en claro sobre una ayuda para España, mientras una quinta dijo que no existían tales negociaciones.

La oficina del presidente español rehusó hacer comentarios al respecto. Una portavoz del Ministerio de Economía dijo que no se ha producido cambio alguno en la postura española y que España esperaría hasta la próxima reunión del consejo de gobierno del Banco Central Europeo el próximo 6 de septiembre y a tener nuevos detalles sobre cómo planea intervenir el BCE, antes de tomar cualquier medida.

Este mismo mes, Mariano Rajoy se acercó a una petición de un rescate del país, pero dijo que primero tenía que saber qué condiciones llevaría aparejadas y qué forma tomaría el rescate.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha dicho que el banco central podría intervenir para bajar los elevados costes de la deuda pero sólo si el país en cuestión pidiera primero una ayuda similar al fondo de rescate europeo.

España es el último punto caliente de una crisis de deuda de la eurozona que dura 2 años y medio, después de pedir a Europa en junio un salvavidas de hasta 100.000 millones de euros para su atribulado sector bancario y de que sus endeudadas autonomías pusieran nerviosos este año a los inversores internacionales.

El mes pasado, los costes de financiación del país alcanzaron su nivel más alto desde la introducción del euro hace 13 años.

La prima de riesgo que los inversores exigen para mantener bonos españoles a 10 años en lugar de títulos alemanes equivalentes subió el jueves hasta los 504 puntos básicos antes de caer a 500 con la información de Reuters sobre las negociaciones sobre un rescate de España. El dólar también perdió terreno frente al euro tras la noticia.

“Las negociaciones han comenzado y ya están en buena marcha. Ahora la opción preferida, la que se debate activamente, es que el FEEF (fondo de rescate europeo) compre bonos en el mercado primario y que el BCE compre bonos en el secundario”, dijo una de las fuentes a Reuters bajo condición de anonimato.

Esta fuente añadió que no se haría un ningún anuncio oficial antes del 12 de septiembre como muy pronto, pero que las cosas podrían ir muy deprisa a partir de esa fecha.

El tribunal constitucional alemán tiene que dictar sobre el Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE, o fondo de rescate permanente) el 12 de septiembre para que Alemania pueda ratificarlo. El mismo día se celebran elecciones en Holanda y los ministros de Finanzas europeos se reunirán informalmente en Chipre el 14 y el 15 de septiembre.

“El trabajo en curso es sobre esto. Es una discusión técnico sobre los términos y las condiciones”, dijo otra fuente próxima al presidente francés François Hollande.

Dos fuentes dijeron que cualquier anuncio se produciría algunas semanas después de mediados de septiembre. Una de ellas destacó que la agencia de calificación crediticia Moody’s revisará el rating soberano español por esas fechas, una revisión en la que España podría perder el grado de inversión.

La oficina del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn, dijo que no había negociaciones en curso y que no se esperaba una solicitud pronto.

INTERVENCIÓN DEL BCE

Las fuentes dijeron que las negociaciones se intensificarán en la reunión del Ecofin en Chipre.

Un alto funcionario de la zona euro dijo a Reuters en julio que España había concedido por primera vez en una reunión del ministro de Economía español, Luis de Guindos, con su homólogo germano Wolfgang Schaeuble, que podría necesitar un rescate de 300.000 millones de euros si los costes de financiación se mantenían insosteniblemente elevados.

Un rescate soberano como el que se concedió a Grecia, Irlanda y Portugal, sería mucho más costoso y tensaría al límite los recursos del bloque monetario.

Las tres fuentes dijeron que las negociaciones se están centrando actualmente en la condicionalidad de la ayuda, que estará incluida en un nuevo Memorándum de Entendimiento (MoU).

Aunque hay un consenso político general de que las condiciones deberían limitarse a lo ya incluido en las recomendaciones de Europa para España, dos de las fuentes dijeron que los países de la zona euro insistían en fijar un calendario y monitorización de las reformas más estricto.

“Debería haber informes cada tres meses y un control muy estricto del presupuesto y las reformas”, dijo la primera fuente.

“Básicamente, las condiciones ya están todas incluidas en las recomendaciones que hicimos el 31 de mayo. Nada más. Aunque estamos viéndolas una por una y haciéndolas más específicas”, añadió.

El Banco Central Europeo está participando en las negociaciones pero dejará que los países miembro lleven la batuta en las condiciones de la ayuda, dijo una de las fuentes.

La institución con sede en Fráncfort está estudiando fijar un objetivo en las compras dentro de un nuevo programa de compra de bonos pero sin hacer públicos los umbrales, dijeron a Reuters el jueves fuentes del banco central.

Un “objetivo implícito” fue una de las opciones examinadas pero no se decidiría nada antes de la reunión de política monetaria que el BCE tiene el 6 de septiembre, dijo una fuente.

LIQUIDEZ BANCARIA

Por otra parte, dos de las fuentes dijeron que los países del euro y la Comisión Europea habían echado un jarro de agua fría a puerta cerrada a las aspiraciones de España de tener una línea de liquidez de emergencia para sus bancos antes de que se desembolse el primer tramo de la ayuda de 100.000 millones en otoño.

Aunque el acuerdo sobre la banca abría la posibilidad de recibir desde agosto hasta 30.000 millones para comenzar a recapitalizar bancos nacionalizados como Bankia, CatalunyaCaixa y NovaCaixaGalicia, el propio ministro de Economía español dijo el pasado fin de semana en una entrevista con Efe que, por el momento, no se ha decidido utilizar estos fondos de emergencia.

“Nadie quiere desembolsar el dinero ahora mismo. En una reunión reciente, Alemania y Francia, así como otros estados miembro y la Comisión Europea han pedido a España que dé más explicaciones sobre por qué necesita este dinero y exactamente a qué lo destinaría”, dijo la primera fuente.

“Alemania y Holanda también quieren evitar cualquier desembolso antes del 12 de septiembre y es altamente improbable que suceda antes de entonces”.

Otra fuente dijo que Guindos no quería pedir los fondos de emergencia antes de la publicación de las nuevas pruebas de resistencia independientes, banco por banco, antes de finales de septiembre.

España y sus socios de la eurozona también están concluyendo la negociación del “banco malo” que han exigido a Madrid para limpiar el ladrillo de las entidades, la mayoría del cual es considerado tóxico tras el estallido de la burbuja inmobiliaria hace cuatro años.

Una delegación de técnicos de la Comisión Europea, el BCE y el Fondo Monetario Internacional se reunirá con el Ministerio de Economía y el Banco de España en Madrid este viernes, lo que significa que el plan no será adoptado antes del 31 de agosto, la próxima vez que se reunirá el consejo de ministros desde entonces.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below