19 de agosto de 2012 / 11:49 / hace 5 años

Una fusión en Austria, clave en el mercado europeo de telecos

PARÍS (Reuters) - Es una pequeña adquisición en un pequeño país con grandes implicaciones para el futuro del sector de telecomunicaciones europeo.

Es una pequeña adquisición en un pequeño país con grandes implicaciones para el futuro del sector de telecomunicaciones europeo. En la imagen, de 12 de febrero de 2007, una tienda de Hutchison que pretende comprar Orange Austria. REUTERS/Prashanth Vishwanathan

La hongkonesa Hutchison Whampoa, propietaria de la tercera operadora de móviles más grande de Austria, quiere hacerse con el control de la cuarta, Orange Austria, intentando expandir su cuota de mercado y mejorar la rentabilidad en uno de los mercados de telecomunicaciones más competitivos de Europa.

En su camino se encuentran los reguladores antimonopolio de la Unión Europea, que están investigando la propuesta de fusión de 1.300 millones de euros para asegurarse de que los consumidores no salgan perjudicados si el número de operadoras en Austria se reduce de cuatro a tres.

La decisión, prevista para el 27 de noviembre, afecta a un país con sólo 8,2 millones de habitantes.

Sin embargo, los ejecutivos e inversores de telecomunicaciones que desean fusiones similares en mercados mucho más grandes estarán atentos al fallo para saber cómo podría ser aplicado en países como España, Italia o Alemania, que también tienen cuatro operadoras móviles, pero poblaciones diez veces mayores que Austria.

Con los precios de la telefonía móvil cayendo en muchos mercados por la competitividad y los cambios reguladores, las fusiones están siendo vistas cada vez más como cruciales para restaurar la competitividad de los grupos de telecomunicaciones europeos.

Al contrario que homólogos estadounidenses como AT&T y Verizon, los operadores europeos no han conseguido convertir en beneficios el creciente apetito de los consumidores por los teléfonos avanzados y las tabletas, y la necesidad de grandes inversiones en una banda ancha más rápida y redes móviles, también las presiona.

“Todo el mundo en el sector está de acuerdo con la necesidad de las fusiones, pero los directivos han estado aterrorizados con el hecho de que las autoridades no lo permitan”, dijo Michael Grenfell, un abogado especializado en legislación antimonopolio del bufete de Norton Rose.

“La resolución del caso de Austria nos dirá si se permiten las fusiones para pasar de un mercado con cuatro actores a uno de tres y, posiblemente, cuándo serán permitidas”.

Podría haber una fusión en el horizonte de España donde la operadora móvil más pequeña, Yoigo, ha sido puesta en venta por su propietaria Teliasonera y competidores de mayor envergadura como Vodafone y France Telecom están estudiando realizar ofertas.

En Alemania, Telefónica y KPN entablaron conversaciones para una fusión a comienzos de verano, pero no consiguieron llegar a un acuerdo, mientras que en Italia las combinaciones podrían ser entre Vodafone, Wind y Hutchison.

REGULADORES EUROPEOS

En Europa, las fusiones que tienen implicaciones muy importantes o que rebasan fronteras son revisadas por la Comisión Europea en lugar de por los organismos de control. En algunos casos, Bruselas ha bloqueado acuerdos cerrados, como la fusión entre NYSE Euronext y Deutsche Börse a principios de este año, pero normalmente acaban consiguiendo concesiones de las empresas, incluyendo desinversiones para proteger la competencia.

Expertos en legislación europea no quieren tratar de adivinar lo que hará la Comisión, pero creen que Hutchison va a ganar su aprobación con condiciones.

“Me sorprendería que se bloqueara el acuerdo. No se puede excluir, pero creo que las partes presentarán un caso firme”, dijo Francesco Liberatore, abogado de Jones Day.

Los reguladores que supervisan las fusiones en telecomunicaciones suelen tener en cuenta el número de operadoras en cada país, su cuota de mercado, política de precios y los propietarios de las frecuencias móviles. Además estudian los hábitos de los consumidores, aspectos como la frecuencia con la que se marchan a otras operadoras y cuáles son los motivos para estos cambios, que podrían implicar que dos operadoras estén ofreciendo ofertas similares en términos de servicio y precio.

Apuntalar esto es la “cuestión filosófica” de cuántas operadoras móviles son necesarias para preservar la competencia en un mercado, dijo Libertore.

Los reguladores de la UE tienden a ser cautelosos con los cambios de cuatro a tres operadoras por el miedo a que un oligopolio pueda echar raíces y desaparezca la necesidad de bajar los precios, según los abogados.

Aceptaron la consolidación de cinco a cuatro operadoras en Reino Unido en 2010 y de cuatro a tres en Holanda en 2007, pero fuera de la UE, los reguladores antimonopolio de Suiza bloquearon la propuesta de France Telecom para adquirir Sunrise en 2010 porque habría creado un duopolio.

/Por Leila Abboud/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below