13 de agosto de 2012 / 18:12 / en 5 años

Después del impulso olímpico, Reino Unido afronta la austeridad

LONDRES (Reuters) - Y después de la fiesta, llegó la resaca: las Olimpiadas doradas de Londres podrían ser un recuerdo lejano muy pronto a medida que el país regresa a la realidad de sus problemas económicos y afronta años de apretarse el cinturón.

Y después de la fiesta, llegó la resaca: las Olimpiadas doradas de Londres podrían ser un recuerdo lejano muy pronto a medida que el país regresa a la realidad de sus problemas económicos y afronta años de apretarse el cinturón. En la imagen, un grupo de personas trabaja en la limpieza del estadio olímpico de Londres después de la ceremonia de clausura de los Juegos, el 13 de agosto de 2012. REUTERS/Paul Hackett

Los Juegos de 2012 han animado a los británicos, pero ahora el Gobierno tiene pocas alternativas a emprender una campaña de austeridad para lo que queda de década - aunque algunos académicos y economistas creen que incluso podrían hacer falta medidas más radicales.

“Sinceramente, los Juegos Olímpicos están ayudando a disimular el hecho de que estamos al borde de la depresión”, dijo Simon Lee, un importante ponente de política en la Universidad de Hull. “Si la economía entra en caída libre, entonces los políticos desesperados por salir reelegidos descubrirán que pueden hacer cosas mucho más radicales en nombre del interés nacional”.

Pocos economistas comparten la opinión de Lee de que Reino Unido sufrirá una depresión al estilo de la de los años 30. Sin embargo, la economía del país tardará años en curarse de las heridas de la crisis financiera mundial, la situación tumultuosa de la eurozona y el intento de recortar un enorme déficit presupuestario.

“A diferencia de los deportistas olímpicos que nos han entusiasmado estos días, nuestra economía aún no ha alcanzado un estado de forma total”, dijo la semana pasada el gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn Kin.

“La recuperación y el reequilibrio de nuestra economía será un proceso largo y lento”, agregó, advirtiendo que Reino Unido podría tardar al menos dos años más en volver a los niveles de producción que tenía antes del inicio de la crisis financiera hace cuatro años.

La mala situación económica del país en los años 70, con la inflación descontrolada y numerosas huelgas, llevaron a la conservadora Margaret Thatcher al poder y a una década de cambios dolorosos.

Ahora se están saliendo a flote otras ideas radicales, aunque algunas de ellas muy distintas a las reformas de Thatcher, para recuperar al país. Algunos creen que habrá que romper algunos tabúes para arreglar los problemas más enraizados.

Para el Banco de Inglaterra - que ya ha inyectado enormes cantidades de dinero en el sistema financiero mediante la compra de bonos del Estado procedentes de bancos comerciales - esto podría suponer adquirir préstamos e hipotecas de los prestamistas con dinero nuevo.

Para el Gobierno, podría suponer darle la vuelta a la ideología de libre mercado de Thatcher con la nacionalización total de Royal Bank of Scotland.

¿MENSAJE FATAL?

El primer ministro, David Cameron, ya ha advertido de que la austeridad, que en principio iba a durar cinco años, podría prolongarse hasta 2020.

El ministro de Finanzas, George Osborne has lanzado una batería de medidas para que fluya el crédito e impulsar inversiones en infraestructuras sin recurrir directamente al dinero de los contribuyentes. Sin embargo, la opinión pública duda cada vez más de que la coalición de conservadores y liberales demócratas pueda sacar al país del atolladero.

A pesar del impulso olímpico, el estado de ánimo económico entre los 62 millones de habitantes en Reino Unido esta en su peor momento de los últimos cuatro años. Encontrar una solución sigue siendo una prioridad para los británicos, dijo Gideon Skinner de la encuestadora Ipsos MORI.

La economía se ha contraído durante los últimos nueve meses y ahora produce un 4,5 por ciento menos que antes de la crisis. La deuda pública estará muy por encima de los mil millones de libras y está previsto que aumente por encima del 90 por ciento del PIB, incluso con las políticas de austeridad.

Muchos británicos han sufrido el peor retroceso en su nivel de vida desde los años oscuros años 70.

“Todo es una lucha. La hipoteca es desorbitada, las facturas de electricidad están llegando al techo y en general nada está bien”, dijo Francesca Woolloff, una administrativa en una empresa de seguros de 25 años, mientras fuma un cigarrillo en el exterior de su oficina en la City londinense.

Una caída de un 20 por ciento en el valor de la libra desde 2007, un incremento del IVA y la subida del coste de las materias primas y del petróleo han hecho subir los precios al consumidor, comiéndose unos magros salarios y perjudicando a la mayoría más pobre.

Incluso los asalariados de clase media perderán un 7 por ciento de su poder adquisitivo para finales de este año en comparación con los niveles de precrisis, estimó el Instituto para Estudios Fiscales.

La crisis ha golpeado especialmente a los jóvenes y el paro juvenil se ha disparado por encima del 20 por ciento. Las familias jóvenes están reduciendo el gasto para satisfacer las demandas de los bancos para depósitos mayores cuando contratan una hipoteca para comprar una casa, una aspiración arraigada en la psique nacional.

Los británicos también deben ahorrar más para su jubilación, a medida que los planes de pensiones sufren los efectos de los tipos de interés históricamente bajos.

Todo esto hace poco probable el regreso a un consumismo previo a la crisis basado en la tarjeta de crédito.

Abandonar la austeridad es poco probable, ya que la reparación de las finanzas públicas es el compromiso que mantiene unida a la coalición y el ministro Osborne ha apostado su reputación a la defensa de la calificación crediticia de Reino Unido.@ReutersEspana))

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below