8 de julio de 2012 / 10:16 / en 5 años

Los países donantes ofrecen 16.000 millones a Afganistán

La conferencia internacional de donantes de Tokio se comprometió el domingo a entregar a Afganistán 16.000 millones de dólares (casi 13.036 millones de euros) en ayuda al desarrollo durante los próximos cuatro años, en un intento de evitar que vuelva a hundirse en el caos cuando se vayan las tropas internacionales, pero los donantes pidieron reformas con las que luchar contra una corrupción muy extendida. Imagen del presidente afgano, Hamid Karzai (dcha.), hablado con el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle (2º por la dcha.) y el ministro alemán para la Cooperación y el Desarrollo, Dirk Niebel (3º por la dcha.), mientras el ministro japonés de Exteriores, Koichiro Gemba, habla con la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, antes de la sesión de fotos en la Conferencia sobre la Reconstrucción de Afganistán celebrada el 8 de julio en Tokio. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

TOKIO (Reuters) - La conferencia internacional de donantes de Tokio se comprometió el domingo a entregar a Afganistán 16.000 millones de dólares (casi 13.036 millones de euros) en ayuda al desarrollo durante los próximos cuatro años, en un intento de evitar que vuelva a hundirse en el caos cuando se vayan las tropas internacionales, pero los donantes pidieron reformas con las que luchar contra una corrupción muy extendida.

El cansancio de los países donantes y el desánimo por la guerra está pesando sobre la disposición de la comunidad internacional para apoyar a Afganistán y hay una preocupación sobre cómo quedará la seguridad después de que se retiren la mayor parte de las tropas de la misión de la OTAN en 2014 si no se garantiza un apoyo financiero.

“La seguridad de Afganistán no se puede medir solo por la ausencia de guerra”, dijo la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, en la capital japonesa.

“Tiene que ser medida con si la gente tiene trabajos y posibilidades económicas, si cree que su gobierno está cubriendo sus necesidades, si la reconciliación política se pone en marcha y tiene éxito”.

El Banco Central de Afganistán ha calculado que necesitará al menos 6.000 millones de dólares anuales en nuevas inversiones de los donantes internacionales para impulsar el crecimiento económico durante la próxima década.

Clinton también enfatizó la importancia de que el país asiático - uno de los más corruptos del mundo - adopte medidas enérgicas para luchar contra la corrupción e impulsar las reformas.

El presidente afgano, Hamid Karzai, admite que su gobierno tiene que hacer más para luchar contra la corrupción, pero sus detractores dicen que no está haciendo lo suficiente, y algunos incluso culpan directamente a las autoridades de que las enormes sumas destinadas a cooperación no lleguen a la gente que lo necesita.

“Hemos acordado que necesitamos un tipo diferente de asociación económica a largo plazo, una construida sobre el progreso afgano en cumplir sus objetivos, en luchar contra la corrupción, en llevar a cabo las reformas, y en proporcionar un buen gobierno”, manifestó Clinton.

CON CONDICIONES

Responsables estadounidenses no quisieron dar cifras de cuál será su aportación exacta, y dijeron que el Gobierno pedirá al Congreso que mantenga los niveles de asistencia estables hasta 2017.

Japón comprometió 3.000 millones en ayuda hasta 2016, de los que el ministro de Asuntos Exteriores, Koichiro Gemba, dijo que 2.200 millones corresponderían a facilidades para proyectos de desarrollo en áreas como inversiones en carreteras e infraestructuras.

La UE ha dicho que mantendrá su compromiso de 1.200 millones anuales, pero ha advertido que si no se hacen progresos en ámbitos como el estado de derecho y los derechos de las mujeres podría tener dificultades para mantenerla.

La cantidad comprometida en Tokio se suma a los 4.100 millones destinados por la OTAN y sus socios para las fuerzas de seguridad afganas.

En la capital japonesa se habían reunido representantes de unos 80 países y organizaciones internacionales de ayuda, como el Banco Mundial y el Banco Asiático para el Desarrollo.

-- Gráfico en inglés: link.reuters.com/kyv29s

Los donantes internacionales ya aportaron 35.000 millones en ayuda para Afganistán entre 2001 y 2010, pero los resultados han sido mixtos, ya que sigue siendo uno de los cinco países más pobres del mundo.

Aunque se han hecho importantes avances en educación infantil y mejora del acceso a la salud, tres cuartas partes de los 30 millones de afganos son analfabetos y el ingreso medio per cápita es de 350 dólares anuales, según el Banco Mundial.

El Gobierno ha identificado varias áreas para el desarrollo económico, como la agricultura y la minería, que responsables occidentales ven como un posible motor para el futuro crecimiento. Se cree que podría haber hasta un billón de dólares en riqueza mineral sin explotar.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below