2 de julio de 2012 / 12:58 / hace 5 años

La oficina del Auditor del Estado francés pide recortes

El nuevo Gobierno socialista francés debe recortar empleos públicos y aplicar duras medidas de austeridad el año que viene para cumplir el crucial objetivo de déficit acordado con Europa, según dijo el lunes la oficina del auditor del Estado en un análisis en profundidad de las finanzas públicas. Imagen del presidente de la Corte de Auditores (Cour des Comptes), Didier Migaud, al llegar al Hotel Matignon en París para hablar sobre el informe de las cuentas públicas del país el 2 de julio.Piotr Snuss

PARÍS (Reuters) - El nuevo Gobierno socialista francés debe recortar empleos públicos y aplicar duras medidas de austeridad el año que viene para cumplir el crucial objetivo de déficit acordado con Europa, según dijo el lunes la oficina del auditor del Estado en un análisis en profundidad de las finanzas públicas.

Algunos economistas han advertido desde hace meses de que el renqueante crecimiento económico estaba abriendo un agujero en los ingresos del Estado, pero el presidente, François Hollande, apenas tocó el asunto hasta que ganó las elecciones presidenciales y parlamentarias de mayo y junio.

Hollande, que prometió en campaña evitar medidas de austeridad al estilo griego, se arriesga a enfurecer al público, sus aliados de izquierdas y los sindicatos al buscar un ahorro que el auditor estima en unos 33.000 millones de euros el año que viene.

Eso supone el 3,3 por ciento del gasto del Gobierno.

"2013 es un año crucial. La ecuación presupuestaria va a ser muy dura, mucho más dura que lo previsto debido al empeoramiento del escenario económico", dijo Didier Migaud, responsable del Tribunal de Auditores, en una rueda de prensa. "Requerirá recortes sin precedentes del gasto público, así como subidas de impuestos".

"Si el Gobierno quiere tener algo de espacio de maniobra sobre su política salarial, tiene que reducir el número total de empleados", señaló el informe.

El organismo semi judicial responsable de supervisar las cuentas públicas dijo que Francia necesita encontrar este año entre 6.000 y 10.000 millones de euros en ahorros presupuestarios adicionales y 33.000 millones el año que viene, o se arriesga a poner nerviosos a los mercados financieros.

El Gobierno tiene prevista una serie de subidas de impuestos sobre los ricos y las empresas para ajustarse al presupuesto de 2012, pero es probable que el año pasado se realicen impopulares recortes de empleos públicos.

Eso será difícil de explicar para un electorado que ya teme por una oleada de despidos en ciernes en el sector privado en los próximos meses, y está alarmado por la perspectiva de una reducción de su generoso sistema de prestaciones públicas.

Los persistentes problemas económicos fueron un motivo clave en la victoria de Hollande sobre el conservador Nicolas Sarkozy el mes pasado. El miedo a más miseria ya ha reducido siete puntos, al 51 por ciento, el índice de aprobación del nuevo presidente, según un sondeo.

Migaud es un ex político socialista nombrado por Sarkozy, lo que da a las recomendaciones de su oficina una autoridad neutral.

El Auditor dijo que no ha descubierto esqueletos en el armario que pudiera haber dejado el Gobierno saliente de Sarkozy, pero entre 1.200 y 2.000 millones de euros en gastos que probablemente no se financien este año en áreas como defensa, agricultura y vivienda, señalando que esto es normal.

El organismo señaló que el principal obstáculo para la promesa de Hollande de cumplir los objetivos de déficit de la UE, del 4,5 por ciento de su PIB este año, y el 3,0 por ciento en 2013, es una falta de ingresos respecto a las previsiones debido a unas expectativas demasiado optimistas sobre el crecimiento económico.

El año de crisis para las finanzas públicas podría ser 2013, según la auditoría, cuando el Gobierno tendrá que dar su paso más grande en reducción del déficit ante un débil crecimiento, una persistente crisis de la eurozona y un creciente descontento público por el amplio desempleo.

"Respetar el objetivo de finanzas públicas de 2013 es especialmente importante para la credibilidad de Francia con la eurozona gravemente afectada por una crisis de deuda", dijo el informe.

Incluso si París cumple su objetivo de este año, se espera que la deuda pública alcance este año el 90 por ciento del PIB, un nivel que los economistas consideran tiene efectos negativos sobre el crecimiento.

"Si la dinámica de deuda pública no se desacelera, la prima de riesgo solicitada por los inversores subirá los costes de la financiación y limitará aún más el margen de maniobra", señaló el informe.

RECORTES DE GASTOS ESENCIALES

El ministro francés de Finanzas, Pierre Moscovici, dijo en una entrevista publicada el lunes en un periódico que el Gobierno revisará las previsiones oficiales de crecimiento, y empleará la auditoría para preparar el presupuesto de 2013, previsto para el próximo otoño.

Pese al éxito de Francia en la reducción de déficit de 2011 al 5,2 por ciento del PIB, frente al 7,1 por ciento registrado en 2010, sus finanzas siguen peor que la media de la eurozona del 3,8 por ciento. Mientras Alemania empezaba a reducir su deuda, la de Francia seguía creciendo, haciendo que su economía perdiera competitividad, según el informe de auditoría.

A corto plazo, los auditores aceptaron que hacen falta subidas tributarias para evitar recortes del gasto público que asfixiaran la recuperación. Recomendaron reducciones de exenciones fiscales y un aumento a corto plazo en el IVA y el pago por la seguridad social.

/Por Daniel Flynn y Jean-Baptiste Vey/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below