26 de junio de 2012 / 13:48 / hace 5 años

Las potencias de la eurozona se reunirán tras petición de Chipre

PARÍS/BRUSELAS (Reuters) - Los jefes de Finanzas de las cuatro mayores economías de la zona euro sostendrán conversaciones de último minuto en París el martes en la tarde, para intentar acercar posturas respecto al futuro de la zona monetaria después de que Chipre se convirtiera en el quinto país en solicitar un rescate.

Los jefes de Finanzas de las cuatro mayores economías de la zona euro sostendrán conversaciones de último minuto en París el martes en la tarde, para intentar acercar posturas respecto al futuro de la zona monetaria después de que Chipre se convirtiera en el quinto país en solicitar un rescate. En la imagen, una bandera de la Unión Europea ondea frente al Partenón en la Acrópolis, en Atenas, el 17 de junio de 2012. REUTERS/John Kolesidis

Ministros de Alemania, Francia, Italia y España tratarán cómo gestionar la crisis a corto plazo, además de propuestas para una integración fiscal y bancaria más estrecha a largo plazo para preparar el terreno con vistas a una cumbre de la Unión Europea que empieza el jueves.

Los mercados financieros están en vilo y la presión internacional para ver acciones decisivas ha subido, pero no se espera que la cumbre, la vigésima desde que comenzaron los problemas de deuda del bloque a principios de 2010, ofrezca una solución permanente a la crisis.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, destacó lo mucho que hay en juego.

“No es sólo la integración económica, también es la confianza general en la zona euro, y de hecho, nuestro compromiso con el proyecto europeo”, dijo en un discurso en Bruselas. “Por esto necesitamos ser audaces y definir el camino hacia adelante”, agregó.

Un informe preparado por los cuatro máximos funcionarios de la UE sugiere que la zona euro podría crear un Tesoro para la moneda única y emitir eurobonos comunes a medio plazo, como etapa final de una unión fiscal.

Sin embargo, la canciller alemana Angela Merkel, que lidera la mayor economía de Europa y mayor contribuyente a los fondos de rescate, volvió a descartar el lunes cualquier mutualización de la deuda o compromiso bancario, calificándolos como “económicamente errados y contraproducentes”.

La sesión de ministros de Finanzas fue convocada de improviso, en un aparente intento por reparar el daño causado por una disputa pública entre Merkel y los líderes de los tres otros estados cuando se reunieron en Roma el viernes pasado, e incluso el personal de prensa de un ministro de Finanzas no se enteró de la invitación hasta la mañana del martes.

Se espera que los cuatro jefes de Finanzas intenten resolver esas diferencias antes de que Merkel y el presidente francés, François Hollande, sostengan una reunión previa a la cumbre el miércoles.

Chipre, la tercera economía más pequeña del bloque monetario de 17 países con apenas un millón de residentes, aumentó el drama de una tensa semana al solicitar préstamos de rescate el lunes.

LA MITAD DE SU ECONOMÍA

Dos fuentes de la zona euro dijeron que la isla en el este del Mediterráneo, con un enorme sector financiero fuertemente expuesto a la vecina Grecia, podría necesitar hasta 10.000 millones de euros en fondos de emergencia, más de la mitad de su producción anual de 17.300 millones de euros.

Aunque la suma se encuentra fácilmente dentro del rango del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), establece un precedente embarazoso y podría llevar a la exigencia de garantías o a que los tenedores privados de deuda asuman una pérdida, como ocurrió en Grecia.

Chipre necesita cubrir una escasez de 1.800 millones de euros en su segundo mayor prestamista para el 30 de junio. La posible ayuda podría ser más extensa para cubrir requerimientos fiscales, dijo a Reuters el ministro de Finanzas Vassos Shiarly.

Se cree que Nicosia solicitó ayuda de la UE después de agotar los intentos por asegurar préstamos de China o Rusia, un aliado cercano, en un aparente esfuerzo por evitar las duras condiciones de supervisión de un programa de la UE y el Fondo Monetario Internacional.

Los rendimientos de la deuda italiana y española volvieron a subir el martes ante el escepticismo previo a la cumbre de la UE. España debió pagar los rendimientos más altos desde noviembre por vender 3.080 millones de euros en deuda a corto plazo, ante la caída de la demanda de sus alicaídos bancos.

El euro se debilitó levemente contra el dólar.

/Por Catherine Bremer y Luke Baker/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below