23 de junio de 2012 / 11:33 / hace 5 años

Florecen en España los grupos que arremeten contra la banca

MADRID (Reuters) - Un grupo de flamenco irrumpe en una sucursal bancaria en Sevilla, satirizando a los banqueros con bailes, canciones y palmas. En Galicia, 50 hombres vestidos de presidiarios marchan ante un banco gritando consignas en contra de los costosos rescates estatales para los contribuyentes.

Un grupo de flamenco irrumpe en una sucursal bancaria en Sevilla, satirizando a los banqueros con bailes, canciones y palmas. En Galicia, 50 hombres vestidos de presidiarios marchan ante un banco gritando consignas en contra de los costosos rescates estatales para los contribuyentes. En la imagen, una protesta de 'yayoflautas' ante el consulado alemán en Barcelona el 22 de junio de 2012. REUTERS/Gustau Nacarino

En Barcelona y Madrid, una creciente organización de abuelos llevan a cabo “ocupaciones” de oficinas bancarias, cubiertos con chalecos reflectantes y portando pancartas en contra de los rescates.

La profunda crisis económica ha provocado protestas creativas entre los españoles frustrados con los recortes presupuestarios en colegios y hospitales, que se producen al mismo tiempo que los bancos que prestaron imprudentemente durante el auge de la construcción reciben una ayuda europea de 100.000 millones de euros.

Los vídeos en Youtube de las protestas flamencas están de moda y cada vez circulan más e-mails de bromas y parodias con los que se intentan paliar las sombrías expectativas que apuntan a que España podría ser el siguiente país en necesitar un rescate soberano.

La protesta más frecuente tiene por objetivo a Bankia, uno de los bancos más grandes del país, que ha tenido que ser nacionalizado en mayo en el rescate más caro de un banco en la historia de España, estimado en unos 23,5 millones de euros.

Mientras tanto, el Gobierno ha recortado 45.000 millones de euros de su presupuesto de este año, ha subido impuestos y ha reducido el gasto público en los apreciados sistemas de salud y de educación.

“Los trabajadores y el público tendremos que pagar este rescate ... Seguramente la banca no va a devolver este dinero. Esto realmente es un saqueo”, dijo Anxo Noceda, un dirigente sindical de Vigo que ayudó a organizar la protesta de “presos” en una sucursal de Bankia en la comunidad gallega.

Durante las protestas los “prisioneros” corearon “no es que falte dinero es que sobran ladrones”. Los bancos españoles, muchos de ellos gestionados por políticos, acabaron con una exposición de 300.000 millones de euros al saturado sector inmobiliario, y gran parte de él ha sucumbido.

Con la economía en su segunda recesión desde 2009 y uno de cada cuatro trabajadores del país en paro, las marchas y manifestaciones multitudinarias, principalmente pacíficas, se han convertido en una imagen habitual en las ciudades.

Bankia y sus ex directivos - incluidos políticos del Partido Popular - están ahora en el centro de una investigación judicial por supuesto fraude vinculado al lanzamiento a bolsa de la entidad el año pasado.

ABUELOS EN MARCHA

“Queremos añadir un poco de color a la política española”, dijo Ovidio Bustillo, un activista del denominado grupo de ‘yayoflautas’, un término utilizado para los mayores de 60 años derivado de la expresión ‘perroflautas’ con el que se denominó a muchos jóvenes indignados pintorescos del movimiento de protesta 15-M.

“La democracia en España necesita una limpieza a fondo”, dijo Bustillo. Los ‘yayoflautas’, que cuentan con unos 300 miembros en su sede de Cataluña y algunos más por todo el país, entre ellos veteranos disidentes de la dictadura de Franco, empezaron a ocupar bancos en octubre.

El viernes, este grupo, que tiene 14.000 seguidores en Twitter, ocupó oficinas del Deutsche Bank por todo el país y el consulado alemán en Barcelona para protestar por lo que consideran una imposición de Alemania de medidas de austeridad al sur de Europa.

“Hoy todos los yayoflautas hemos ocupado un trozo de suelo alemán. El de los Bankeros”, dijo el grupo en Twitter.

Los manifestantes, cuyo miembro más mayor tiene 84 años, se benefician de una cierta benevolencia de la policía cuando toman las calles.

“Siempre vamos rodeados de prensa y entonces no es lo mismo que la policía apalee a un chaval de 20 años, que a alguien con canas”, dijo María Dulce Alonso, una ‘yayoflauta’ de Madrid.

Celestino Sánchez, de 62 años, uno de los 17 fundadores del grupo, dijo que no tienen miedo de las autoridades. “¿Qué nos pueden hacer? Meter en la cárcel? Bueno, es que ya he estado. Muchos de nosotros ya hemos estado”, dijo, refiriéndose a las protestas de la época franquista.

POR BULERÍAS

“Has cambiaito amigo mío, ay, desde que tienes dinero. Que no se te puede aguantar. Son cosas de rico (...) Para poder defenderme hasta el loro he empeñaíto, hasta mi casa yo he vendido”, dice la bulería que canta un hombre de mediana edad con vaqueros y gafas de sol ante una audiencia perpleja de clientes y personal de una oficina de Bankia en Sevilla.

Un vídeo de la protesta (link.reuters.com/jex88s) muestra cómo un creciente número de bailarinas se suman al cantante. Vestidas de negro y largo se marcan un zapateado para conjurar sus frustraciones sobre el suelo de mármol de la sucursal.

“Tu te metes en líos, me echas a la calle porque no hay manteca”, continúa el cantante, refiriéndose al aumento de desahucios por no poder pagar la hipoteca.

La escenificación de la protesta fue obra del grupo de flamenco FLO6x8, cuyo eslogan es “el cuerpo contra el capital”.

Bankia puede ser el objetivo favorito de las protestas, pero desde luego no el único.

Otros vídeos muestran el montaje de Rumba Rave, un número de baile aparentemente espontáneo de más de dos docenas de personas en una oficina del Banco de Santander, o el de la “Niña Ninja”, que rompe el monedero dejando caer las monedas por el suelo de una oficina antes de lanzarse a bailar.

Mientras los españoles de clase media y menos acomodados ven descender su calidad de vida, el Gobierno ha tenido problemas para convencer con el argumento de que el rescate bancario es de carácter temporal y será devuelto.

España, la cuarta economía de la zona euro, ha visto cómo se disparan los costes de la deuda soberana ya que los inversores evitan lo que perciben como un riesgo creciente de falta de pago.

Con todos las noticias de todos los canales abriendo con los diferenciales de deuda y otros temas en el pasado términos confusos del sector financiero, otro vídeo viral se burla de la creciente obsesión nacional por el mercado de bonos.

El cortometraje (link.reuters.com/pex88s) muestra a tres amas de casa andaluzas debatiendo sobre las operaciones del mercado de derivados y monetario.

“Lo que hace falta es una flexibilización cuantitativa para mitigar la recesión”, dice una de las vecinas, que se suma al debate desde el tejado de su casa mientras tiende la colada.

Su amiga hace un gesto muy típico de burla con los hombros mientras agita una barra de pan en el aire. “Tu estás loca”, le espeta. “La inflación se está poniendo por las nubes. ¿Qué hago con mis ahorros? Me los como con papas?”.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below