9 de junio de 2012 / 11:59 / en 6 años

El rescate a España podría llegar a 100.000 millones

BRUSELAS/BERLÍN (Reuters) - El rescate para los tambaleantes bancos españoles, una vez solicitado por España, podría ascender a hasta 100.000 millones de euros, según dijeron el sábado a Reuters dos fuentes de alto nivel de la UE.

El presidente del Eurogrupo de ministros de Finanzas de la eurozona instó el sábado a una rápida resolución de la crisis de deuda española antes de una reunión en la que dirigirá las conversaciones sobre un rescate a los tambaleantes bancos españoles. En la imagen, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ajusta sus gafas durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro holandés, Mark Rutte, en el Palacio de la Moncloa, Madrid, el 7 de junio de 2012. REUTERS/Susana Vera

España aún no ha hecho una petición formal de ayuda europea, pero esta podría llegar durante una conferencia telefónica entre ministros de Finanzas de la eurozona, según dijeron las fuentes, que habían participado en una llamada anterior para tratar los detalles técnicos de un rescate.

“La decisión sobre España sólo se puede tomar a las 16:00 horas por parte de los ministros. Madrid todavía no ha pedido ayuda oficialmente”, dijo uno de los funcionarios de la UE. “El comunicado mencionará 100.000 millones de euros como el límite máximo”.

Estaba previsto que los ministros de Finanzas de la zona euro debatiesen el asunto en una teleconferencia que prevista para las 16:00 hora de Bruselas (14:00 GMT). Antes, su presidente, Jean-Claude Juncker, pidió una “solución rápida”.

Varias fuentes europeas dijeron el viernes a Reuters que se espera que España pida ayuda este fin de semana al bloque de moneda única para recapitalizar sus bancos, convirtiéndose en el cuarto país que pide ayuda desde que comenzó la crisis de deuda europea.

Cuando se le preguntó al primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, si esperaba que España pidiera ayuda, dijo a la radio pública sueca: “Creo que es la impresión de todo el mundo. Incluso se habla de cantidades de hasta 80.000 millones de euros”.

No está claro si las cifras del rescate estarán definidas el sábado, pero el Fondo Monetario Internacional dio una clara guía de lo que cree que se necesita, diciendo que en un escenario de “estrés”, varios bancos españoles necesitarían capital adicional en un total de unos 40.000 millones de euros. El organismo aconsejó reunir significativamente más que eso.

Una de las fuentes que estuvo en la conversación del sábado dijo que España se había resistido a cualquier plan para sus bancos que implique al Fondo Monetario Internacional

Los líderes de la eurozona están deseando reforzar la posición de España antes de las elecciones griegas del 17 de junio, que podrían llevar a Grecia más cerca de una salida de la eurozona y desatar una ola de contagio.

El ministro español de Industria, José Manuel Soria, repitió el sábado el argumento del Gobierno de que no debe actuar hasta ver otra auditoría sobre el sistema bancario, encargada a los asesores independientes Oliver Wyman y Roland Berger y que se esperaba para el 21 de junio.

“Si ahora el Gobierno decide pedir un rescate, cualquiera que sea la fórmula que utilice, tenemos que decir dos cosas: primero que no pueden pagar justos por pecadores, y la segunda, que el dinero público tiene que volver a las arcas públicas”, dijo el líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, tras hablar con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el sábado por la mañana.

El Gobierno ya ha gastado 15.000 millones de euros en rescatar pequeñas cajas de ahorres que prestaron sin precauciones a promotores inmobiliarios.

Rescatar el mayor de los bancos españoles en problemas, Bankia, costará 23.500 millones de euros, y muchos de sus accionistas han visto evaporarse sus inversiones.

“No estoy demasiado entusiasmado por un rescate bancario porque es completamente injusto. Los bancos deberían funcionar como cualquier otro negocio. Si tienen beneficios pueden quedárselos, si pierden dinero tienen que asumir las pérdidas”, dijo Javier, un madrileño que no quiso dar su nombre o edad.

En una entrevista que se publicará el domingo en el diario alemán Welt am Sonntag, Weidmann dijo: “Si España se ve superada por las necesidades financieras, debería emplear los instrumentos que hemos creado para eso”.

En extractos de la entrevista publicados el sábado, Weidmann añadió: “No podemos aceptar que el objetivo sea ‘evitar el rescate a toda costa’. Es el camino equivocado esperar que los bancos centrales actúen para evitar hacer frente a requerimientos (impuestos desde el exterior)”.

FONDOS DEL FEEF

La carrera para resolver los problemas de los bancos llega después de que la agencia Fitch rebajara la nota de la deuda soberana española en tres escalones a BBB el jueves, subrayando la exposición del sector bancario español al ladrillo y al contagio de la crisis de deuda griega.

La agencia dijo que el coste para el Estado español de recapitalizar los bancos golpeados por el estallido de la burbuja inmobiliaria, la recesión y el desempleo masivo podría ser de entre 60.000 y 100.000 millones de euros, o entre el 6 y el 9 por ciento del PIB español. La cifra más alta se referiría a un escenario de estrés equivalente al ‘crash’ bancario irlandés.

Italia aún podría verse arrastrada. Su ministro de Industria, Corrado Passera, dijo que la situación económica en Italia ha mejorado desde finales de 2011, pero que sigue siendo crítica.

“Europa fue más decepcionante de lo que esperábamos, fue menos capaz de abordar un problema relativamente menor como Grecia”, dijo en una conferencia.

Si se realizara una petición de ayuda, se espera que España solicitara asistencia del FEEF, un mecanismo con 440.000 millones de euros de capacidad.

Es probable que el proceso implique bonos del FEEF inyectados en bancos españoles sin reunir nuevo capital, según dijo el viernes una fuente de la eurozona. Los bonos podrían utilizarse como garantía, permitiendo a los bancos tener acceso a liquidez del BCE.

Aunque España podría sumarse a Grecia, Irlanda y Portugal al recibir un rescate financiero europeo, las autoridades dicen que la ayuda se centraría sólo en su sector bancario, sin sacar al Estado español de los mercados de crédito.

Eso sería crucial para evitar sobrecargar los fondos de rescate de la eurozona, que tendrían problemas para cubrir los costes de la deuda española durante los próximos tres años, además de la posible asistencia adicional para Portugal e Irlanda.

Las eventuales condiciones políticas a la ayuda no serían excesivas, estarían relacionadas con los bancos y probablemente no se sumarían a las medidas de austeridad y reformas económicas estructurales que el Gobierno de Rajoy ya ha puesto en marcha, dijeron las fuentes de la UE y Alemania.

Un “rescate suave” podría ayudar a salvaguardar el orgullo español. España es la duodécima economía más grande del mundo y la cuarta de la zona euro. Responsables de la UE y Alemania han señalado al “orgullo” español como un obstáculo a la hora de pedir un rescate convencional.

La Comisión Europea y Alemania, el mayor contribuyente de la UE, aceptaron la semana pasada que España debería tener un año más para reducir su déficit presupuestario por debajo del límite exigido por la UE del 3 por ciento del producto interior bruto debido a la profunda recesión en que se encuentra.

Información adicional de Justyna Pawlak en Bruselas y Julien Toyer en Madrid, Niklas Pollard en Estocolmo, Antonella Ciancio en Italia y Martin Santa en Bratislava; Escrito por Mike Peacock y Fiona Ortiz; Traducido por Cristina Fuentes-Cantillana en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below