6 de junio de 2012 / 16:13 / hace 6 años

La UE y Alemania exploran un rescate que España aún no ha pedido

MADRID/BERLÍN (Reuters) - Altos cargos de Alemania y de la Unión Europea exploran de forma urgente cómo rescatar a los bancos españoles, fuertemente endeudados, aunque Madrid todavía no ha pedido asistencia y resiste las condiciones políticas, dijeron el miércoles varias fuentes de la UE.

Altos cargos de Alemania y de la Unión Europea exploran de forma urgente cómo rescatar a los bancos españoles, fuertemente endeudados, aunque Madrid todavía no ha pedido asistencia y resiste las condiciones políticas, dijeron el miércoles varias fuentes de la UE. Imagen de una bandera española sobre la sede central del Banco de España en Madrid el 6 de junio. REUTERS/Paul Hanna

España, la cuarta mayor economía de la zona euro, dijo el martes que estaba perdiendo acceso a los mercados de crédito debido a los costos prohibitivos para la financiación, y apeló a sus socios europeos para tratar de reanimar sus bancos.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo tras un encuentro en la Comisión Europea el miércoles que no hay planes inmediatos de solicitar un rescate. España esperará los resultados de un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) y una auditoría independiente del sector bancario, ambos previstos para este mes, antes de tomar una decisión sobre cómo recapitalizar los bancos, dijo.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo que los mercados no están equivocados al estar preocupados sobre el futuro de la eurozona, pero que subestiman el compromiso político detrás de la moneda única, y saludó el acuerdo entre los dirigentes para aumentar el trabajo sobre una visión a largo plazo de cara a una unión económica y monetaria total.

“Algunos de los problemas en la eurozona no tienen nada que ver con la política monetaria”, dijo Draghi en una rueda de prensa. “No creo que sea adecuado que la política monetaria llene la falta de actividad de otras instituciones”.

El BCE fue en contra de las expectativas de algunos analistas que preveían un alivio monetario, y dejó sin cambios los tipos de interés en el 1 por ciento en su encuentro mensual del miércoles, una decisión que Draghi admitió no fue por unanimidad.

PLAN DE EMERGENCIA

La Comisión Europea propuso amplios poderes para los reguladores, para que tomen el control de los bancos con problemas, un primer paso hacia una unión bancaria en la eurozona, pero la medida tiene que ser convertida en ley por los gobiernos y el Parlamento Europeo y podría no entrar en vigor hasta 2015, lo que sería demasiado tarde para ayudar a España.

Fuentes familiarizadas con las discusiones en Berlín y Bruselas dijeron que se estaba trabajando intensivamente en un plan de contingencia para la asistencia de la UE a España. Los abogados estudian la letra pequeña de los tratados europeos para ver cómo podría hacer Madrid para obtener dinero de los fondos de rescate de la eurozona sin afrontar el estigma de un programa económico de ajuste total, dijeron.

Responsables alemanes dijeron que el objetivo es evitar la vergüenza de que España tenga que adoptar nuevas reformas económicas impuestas desde fuera y controladas por inspectores europeos y del Fondo Monetario Internacional, como ocurrió con Grecia, Portugal e Irlanda.

En público, un portavoz del Gobierno alemán repitió que debe ser España la que decida si buscará ayuda del fondo de rescate europeo FEEF. Draghi adoptó la misma posición.

Las acciones europeas y el euro recortaron sus alzas tras la decisión del BCE de no tocar las tasas a pesar del estancamiento económico de la zona euro, que evitó una recesión técnica por muy poco en el primer trimestre del año.

Fuentes en Berlín dijeron que el Ministerio alemán de Finanzas piensa que el fondo de rescate permanente de la eurozona, el Mecanismo de Estabilidad Europeo de 500.000 millones de euros, que entra en vigor el próximo mes, podría prestar directamente al fondo de rescate de España, el FROB. Los abogados de la UE no están convencidos de que esto sea legal.

Una ventaja sería que los países de la zona euro más pequeños, como Holanda o Finlandia, no podrían impedir un crédito ya que la aprobación de la junta del Mecanismo de Estabilidad Europeo no requiere unanimidad.

Una serie de reformas del sistema financiero español no han logrado convencer a los inversores de que las enormes pérdidas del estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008 se hayan abordado completamente, y las dudas sobre el coste de un rescate final profundizaron la crisis de deuda de la eurozona.

INQUIETUD EN EL G-7

Los responsables de Finanzas del Grupo de los Siete países más desarrollados, temerosos ante una posible fuga de depósitos desde los bancos españoles, mantuvieron el martes unas conversaciones urgentes sobre la situación europea, pero no llegaron a ninguna conclusión.

“La expectativa del mercado respecto a nuevas medidas de política a nivel global está creciendo”, dijo Ian Stannard, un director ejecutivo de Morgan Stanley.

Subrayando los peligros de la inacción para los 17 países de la moneda única, Moody’s Investors Service recortó las calificaciones de crédito de varios bancos alemanes y austríacos, citando el mayor riesgo de nuevas perturbaciones derivadas de la crisis de la deuda de la región. Alemania es la mayor economía de la zona euro.

España es el último miembro del área del euro en afrontar presiones para que acepte la asistencia internacional después de los rescates financieros de Grecia, Irlanda y Portugal en una crisis de la deuda que ya lleva dos años.

La prima que demandan los inversores para tener su deuda a 10 años, sobre los bonos alemanes equivalentes, llegó la semana pasada a un récord en la era del euro, por las preocupaciones de que eventualmente tenga que aceptar un rescate al estilo de Grecia.

En la primera presión pública de Alemania para que España pida un rescate, un líder parlamentario de los conservadores de la canciller Angela Merkel dijo: “España tiene que entrar bajo el paraguas del rescate, no debido al país (el presupuesto estatal), sino debido a sus bancos”.

Volker Kauder, cercano a Merkel, dijo a la televisión ARD que él no creía que Madrid pudiera recibir asistencia directa para sus bancos del fondo de rescate de la zona euro e insistió que la ayuda al estado implicaría las habituales condiciones.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below