23 de mayo de 2012 / 12:42 / en 6 años

La eurozona pide un plan de contingencia para la salida griega

BRUSELAS (Reuters) - Responsables de la zona euro pidieron a los países miembros de la unión monetaria que preparen planes de contingencia ante la eventualidad de que Grecia decida abandonar la moneda única, un escenario que el banco central de Alemania dijo que sería “manejable”.

Un comité de trabajo de la zona euro ha acordado que cada país de la zona euro debe preparar un plan individual de contingencia ante la eventualidad de una salida de Grecia de la moneda única, dijeron dos fuentes oficiales. En la imagen, un hombre reflejado en una tienda que ofrece dinero a cambio de oro en el puerto del Pireo, cerca de Atenas, el 23 de mayo de 2012. REUTERS/Yorgos Karahalis

Tres autoridades dijeron a Reuters que estas instrucciones fueron acordadas el lunes en una videoconferencia del Grupo de Trabajo del Eurogrupo (GTE), expertos que trabajan para los ministros de Finanzas.

Además de la confirmación de los tres responsables, Reuters ha podido ver una memoria elaborada por un Estado miembro que detalla algunos de los elementos que deberían considerar los países de la eurozona.

“El GTE acordó que cada país de la zona euro debe preparar un plan de contingencia, individualmente, para las consecuencias potenciales de una salida de Grecia del euro”, dijo un responsable de grupo cercano a la discusión en la videoconferencia.

La noticia se conoce en un momento muy delicado, horas antes de que los líderes de la Unión Europea se reúnan en una cumbre informal a última hora del miércoles para tratar de reactivar sus debilitadas economías.

Aunque los líderes se centrarán en la perspectiva de que Grecia abandone la zona monetaria, que las autoridades dicen querer evitar, han quedado al descubierto los desacuerdos respecto a un plan para emitir eurobonos y otras medidas para aliviar los dos años de crisis de deuda.

El ministerio de Finanzas griego negó “categóricamente” las informaciones que hablaban de la elaboración de planes de contingencia.

“Dichas informaciones no solamente son falsas, sino que obstaculizan los esfuerzos de la República Helénica para enfrentar sus desafíos en esta coyuntura crítica”, dijo el ministerio en un comunicado.

Sin embargo, preguntado por periodistas antes de la cumbre de la Unión Europea, el ministro belga de Economía, Steven Vanackere, dijo: “Todos los planes de contingencia (para Grecia) vuelven a lo mismo, la responsabilidad del gobierno es prever incluso lo que espera evitar”.

“Debemos insistir en los esfuerzos para evitar un escenario de salida pero eso no significa que no estemos preparados para eventualidades. Creo que muchos países tienen sus planes de contingencia para las cosas que quieren evitar a toda costa, como los ataques terroristas, y decir que no tenemos uno sería irresponsable”, añadió.

¿DESPEDIDA DE 50.000 MILLONES?

El documento visto por Reuters detalla los costes potenciales que tendría la salida de Grecia de la unión monetaria para cada uno de los Estados miembro, y dice que si llega a producirse deberá buscarse un “divorcio amistoso”.

El texto añade que si Grecia decide abandonar el euro, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional podrían darle 50.000 millones de euros para facilitar su camino.

El documento señala que Atenas tendrá que afrontar elevados costes si decide abandonar la moneda única, mientras que otros países de la eurozona tendrían costes más reducidos. Aunque añade que se ha subestimado el riesgo de que los efectos en cadena alcancen a otros Estados miembro bajo el escrutinio del mercado.

“Los mercados desconfiarán definitivamente del euro”, agregó.

En su informe mensual, el Bundesbank dijo que la situación en Grecia es “extremadamente preocupante” y que pone en peligro futuras ayudas financieras al amenazar con no aplicar las reformas acordadas en sus dos rescates.

Por primera vez en más de dos años de reuniones para combatir la deuda, los líderes de Francia y Alemania no se reunieron de antemano para acordar su posición, marcando un importante cambio en el eje franco-alemán que tradicionalmente había dirigido la generación de políticas europeas. En su lugar, el presidente François Hollande, se reunió en París con su homólogo español Mariano Rajoy antes de que ambos viajaran a Bruselas para la cumbre.

La victoria electoral de Hollande ha cambiado de manera significativa los términos del debate en Europa y su llamamiento a dar mayor énfasis al crecimiento ha sido bien recibido por otros dirigentes. Pero esto lo ha enfrentado con Merkel, que apoya la expansión pero cuyo objetivo principal es la austeridad presupuestaria y las reformas estructurales.

En su primera cumbre de la UE, Hollande ha optado por tomar una postura firme sobre la emisión de eurobonos - la idea de la mutualización de la deuda de la zona euro - a pesar de la fuerte oposición alemana a una propuesta que ha sido objeto de acalorados debates durante más de dos años.

El francés tendrá el apoyo del primer ministro italiano, Mario Monti, y del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, entre otros dirigentes.

Sin embargo, Merkel no ha mostrado señales de abandonar sus objeciones a la propuesta, que según dijo sólo podrá ser discutida una vez que haya una unión fiscal más estrecha en Europa. Holanda, Finlandia y algunos estados más pequeños de la zona euro la respaldan.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below