12 de mayo de 2012 / 11:53 / en 6 años

Los bancos se preparan para la hipótesis de que vuelva el dracma

LONDRES (Reuters) - Los bancos se están preparando poco a poco para comenzar a comerciar con una nueva moneda griega.

Los bancos se están preparando poco a poco para comenzar a comerciar con una nueva moneda griega. Algunos bancos nunca borraron al dracma de sus sistemas después de que Grecia adoptó el euro hace más de una década y estarían listos para cambiarse en caso de que los problemas de deuda obliguen el país a volver a sus monedas y billetes nacionales. En la imagen, un dracma expuesto en Atenas, el 9 de mayo de 2012. REUTERS/Yorgos Karahalis

Algunos bancos nunca borraron al dracma de sus sistemas después de que Grecia adoptó el euro hace más de una década y estarían listos para cambiarse en caso de que los problemas de deuda obliguen el país a volver a sus monedas y billetes nacionales.

Esta planificación subterránea se ha hecho desde que la crisis de deuda en Europa explotó en Grecia en 2009, dijo Hartmut Grossman de ICS Risk Advisors que trabaja con bancos de Wall Street.

“Muchas de las firmas, particularmente en Europa y también aquí, han estado pensando en eso durante mucho tiempo”, dijo Grossman, que agregó que la última crisis política helena los había empujado “a ponerle un poco más de cabeza”.

“Pero realmente han habido planes de contingencia en todas las instituciones financieras ante esa posibilidad (...) Que Grecia deje la zona euro no es un una idea nueva”, agregó.

La Unión Europea dice que quiere que Grecia se quede en la zona euro y las encuestas muestran que los griegos también lo desean. Pero también votaron el domingo pasado por los partidos que se oponen a un rescate de la UE y el Fondo Monetario Internacional, lo que puso en duda el futuro de Grecia en el bloque.

Una salida griega del euro creará problemas legales y prácticos para los bancos que hacen parecer pequeño el trabajo técnico que implica operar con una nueva moneda.

ESCENARIOS

Grecia casi con certeza impondrá controles cambiarios si sale del euro, dijeron banqueros, pero comerciar en una nueva moneda todavía sería posible.

“Las mesas de dinero pueden estar listas relativamente rápido. Depende de cómo exactamente ocurra la salida del euro”, dijo Lewis O‘Donald, jefe de riesgo del banco de inversión japonés Nomura en Londres.

Las monedas que no se pueden comerciar libremente, como el yuan chino, se reflejan ampliamente en los mercados de moneda extranjera en el exterior mediante el uso de instrumentos derivados, tales como los “non- deliverable forwards” -futuros sin opción de cambio- o NDF.

El problema podría ser mayor para los bancos de la zona euro que necesitan efectivo para individuos o empresas que hacen negocios en Grecia. Ellos anfrontan el problema de cuál tipo de cambio usar, dependiendo de las leyes que Atenas pudiese aplicar para comerciar su moneda.

Si Grecia forzara un tipo de cambio de, por ejemplo, un euro por un nuevo dracma, esto podría significar enormes pérdidas para los bancos extranjeros, dado que tal tasa no se sostendría en los mercados.

Los controles sobre los movimientos de capital podrían ser una pesadilla para los bancos con préstamos en Grecia, que podrían hacer ilegal el repago de deuda en euros.

Incluso si no fuera ilegal, las empresas podrían ser incapaces de pagarle a los acreedores extranjeros, debido a que su dinero tendría que ser convertido de la noche a la mañana en dracmas, una moneda que rápidamente perdería su valor debido al pésimo estado de la economía helena.

Esto haría difícil para cualquier banco tener su dinero de vuelta, cualquiera fuera el contrato suscrito.

Los bancos han estudiado varias opciones para protegerse como mejor puedan, entre ellas cambiarse a la ley estadounidense para las nuevas operaciones con derivados o préstamos. Hasta ahora, pocos han tomado esas medidas ante las dudas sobre su efectividad y además porque temen sumar más preocupaciones al mercado.

“Los bancos están muy reacios a gritar ‘fuego’. Ellos saben lo que ocurre y el pánico que podría ocasionar”, dijo un abogado que asesora a firmas financieras en Londres.

En vez de eso, muchas entidades están simplemente chequeando la ley actual que aplica a sus contratos, cubriéndose contra eventuales suspensiones de pago y acudiendo a todos los argumentos legales que puedan acontecer con una salida griega del euro.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below