26 de abril de 2012 / 19:39 / hace 6 años

Merkel y Hollande liman asperezas sobre el crecimiento

BERLÍN (Reuters) - A poco más de una semana de que los electores franceses elijan a su presidente, se vislumbra un potencial pacto entre François Hollande y Angela Merkel para impulsar el crecimiento en Europa si el socialista llega al poder en Francia.

A poco más de una semana de que los electores franceses elijan a su presidente, se vislumbra un potencial pacto entre François Hollande y Angela Merkel para impulsar el crecimiento en Europa si el socialista llega al poder en Francia. En la imagen del 29 de marzo, Merkel hace un gesto al llegar a una rueda de prensa con el presidente de Mongolia, Tsakhiagiin Elbegdorj (que no aparece en la foto) tras un encuentro en la Cancillería en Berlín. REUTERS/Fabrizio Bensch

Hasta hace poco, el dramático dilema que se prolongaba desde hace meses en Europa entre el crecimiento y la austeridad tenía a Merkel en el papel de una implacable reina de la consolidación fiscal, y a Hollande como un irresponsable gastador que llevaría a Francia nuevamente a los tiempos oscuros de su antiguo mentor François Mitterrand, desafiando a los mercados financieros.

Pero se ha vuelto cada vez más claro, desde que Hollande superó al presidente Nicolas Sarkozy en la primera vuelta de las elecciones francesas el pasado domingo, que las diferencias entre el socialista y la canciller alemana pueden ser más una cuestión de estilo que de sustancia.

En Berlín, es evidente un cambio de retórica sutil. Merkel y su comitiva ya no hablan de la necesidad de ahorrar cada vez más y de llevar a cabo recortes para salir de la crisis que viven las economías del sur de Europa, como Grecia y España.

“No somos la consolidación talibán”, dijo el viceministro de Finanzas alemán, Thomas Steffen, en una conferencia el miércoles en la capital alemana.

Hollande, por su parte, ha enviado señales tranquilizadoras a Merkel de que no va a intentar reabrir el llamado “pacto fiscal” sobre disciplina presupuestaria, que la alemana consiguió en una cumbre de dirigentes europeos a finales del año pasado, ni que buscará cambios en el mandato del Banco Central Europeo (BCE), como había amenazado.

En una conferencia de prensa el miércoles, Hollande estableció cuatro elementos de un plan de crecimiento que propondrá a los líderes europeos si saliera elegido presidente de Francia. Entre ellos está la emisión europea común de “bonos de proyectos” para financiar infraestructuras, un papel más sólido de financiación para el Banco Europeo de Inversiones, un impuesto de transacciones financieras y un uso más eficiente de fondos estructurales de la UE.

De estos cuatro, sólo los “bonos de proyectos” no son bien vistos por Merkel, dijo a Reuters esta semana un destacado alto cargo alemán, e incluso éstos no parecen ser un “límite” para ella.

“No existe una oposición ideológica a los ‘bonos de proyectos’, pero tenemos dudas sobre su utilidad”, dijo el funcionario, que pidió anonimato.

UN PASO PARA ALCANZAR AL OTRO

Si Hollande derrota a Sarkozy en la segunda vuelta el 6 de mayo, prometió que visitará a Merkel en Berlín en su primer viaje al extranjero. Esa visita podría aportar las líneas generales para completar el acuerdo de “pacto fiscal” impulsado por Alemania con un tratado por separado para el crecimiento, que contendría los cuatro puntos de Hollande junto con el énfasis alemán en la importancia de realizar reformas económicas estructurales como motor del crecimiento, insinúan asesores en ambos países.

Incluso el presidente del BCE, Mario Draghi, está haciendo un llamamiento a favor de un “pacto de crecimiento” además del “pacto fiscal”, que impone multas cuasi-automáticas a los países de la zona euro que no cumplan con los objetivos de reducción del déficit de la Unión Europea.

El alemán Jörg Asmussen, miembro del consejo del banco central europeo, esbozó en una entrevista el miércoles cómo los gobiernos europeos podrían canalizar fondos de la UE para promover el empleo.

Los toques finales se podrían negociar entre los líderes europeos en una cumbre que se realizará el 28 y 29 junio en Bruselas, con el objetivo de que los dos pactos entren en vigor para finales de este año.

“Inmediatamente después de ser elegido, François Hollande se reunirá con Angela Merkel”, dijo el jueves al diario francés Les Echos Jean-Marc Ayrault, un asesor de alto rango del candidato socialista, que es señalado como un posible primer ministro en caso de que Hollande gane.

“El proyecto de relanzar el crecimiento en Europa será el resultado de una discusión entre Francia y Alemania, pero no sólo de ellos. Otros socios van a querer participar (...) Francia y Alemania deben dar un paso para alcanzar otro”, agregó.

/Por Noah Barkin/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below