11 de abril de 2012 / 12:27 / hace 6 años

Rajoy pide prudencia a los socios europeos sobre España

MADRID (Reuters) - El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, puso sobre el tapete el miércoles las tensiones entre el Ejecutivo y otros responsables europeos con respecto a recientes declaraciones escépticas o críticas con el papel de España en un contexto que ha llevado a un encarecimiento de la financiación del país y otros socios.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, puso sobre el tapete el miércoles las tensiones entre el Ejecutivo y otros responsables europeos con respecto a recientes declaraciones escépticas o críticas sobre el papel de España en un contexto que ha llevado a un encarecimiento de la financiación del país y otros socios. En la imagen, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en el turno de preguntas en el Congreso de los Diputados, en Madrid, el 11 de abril de 2012. REUTERS/Susana Vera

Varias fuentes gubernamentales también dijeron a Reuters que Madrid esperaba más apoyo de Europa a su ambicioso programa reformista, especialmente por parte del Banco Central Europeo.

Después de ver en los últimos días como la prima de riesgo se disparaba hasta el entorno de los 418 puntos básicos a los que cerró el miércoles, Rajoy pidió a los líderes europeos que no echasen más leña al fuego de las dificultades económicas que atraviesa el país.

“Quiero decir lo siguiente en relación con algunas declaraciones que se han producido en la UE (...) Nosotros, el Gobierno de España y los españoles no vamos contra nadie, no hablamos de otros países”, dijo Rajoy a miembros de su partido en una comparecencia en el Congreso. “Nosotros a todos los países de la UE y de la zona euro le deseamos lo mejor(...) lo que es bueno para España, es bueno para la zona euro”.

Rajoy aludía así a recientes declaraciones de diversos líderes europeos que no han dudado en comparar a España con Grecia o hablado de los riesgos de contagio de la situación de España en un momento en el que el país decreta duras reformas.

“Todos tenemos problemas y nosotros trabajamos para solucionar los nuestros (...) esperamos que los demás hagan lo mismo, que asuman sus responsabilidades y que sean prudentes en sus afirmaciones y que trabajen para mejorar su país y la zona euro, porque todos tenemos una gran responsabilidad y porque todos queremos una Europa fuerte en un euro fuerte”.

En los poco más de 100 días al frente del país, el Gobierno del Partido Popular ha aplicado una subida de impuestos, una dura reforma laboral y del sector bancario y recortes presupuestarios históricos para cumplir con las duras metas fiscales que obligarán a reducir el déficit público al 5,3 por ciento del PIB este año desde el 8,5 por ciento de 2011. Las fuentes gubernamentales dijeron que España quiere más apoyo de sus socios por lo que ya ha hecho.

“España ha hecho su parte del trabajo. Ahora Europa tiene que hacerlo también”, dijo una fuente del Gabinete de Rajoy.

La fuente se refería a la posibilidad de construir instituciones europeas más fuertes y cortafuegos para proteger a España de las turbulencias de los mercados. Madrid ha descartado repetidamente pedir cualquier tipo de ayuda financiera a Europa.

Otra fuente cercana al Gobierno español también afirmó que el Gobierno de centroderecha necesita más apoyo de sus socios europeos. La fuente dijo que debe permitirse al BCE actuar como prestamista de último recurso para los 17 países miembros de la zona euro, algo que está prohibido inicialmente por los tratados de la UE.

RUMBO FIJO

En su intervención ante los diputados de su partido, Rajoy rechazó también acusaciones de “improvisación”, recordó nuevamente la “herencia socialista” tras la fuerte desviación sobre lo previsto en el balance fiscal en 2011 y reafirmó su política reformista y los compromisos de consolidación.

“Estamos en la senda reformista, el Gobierno tiene las ideas muy claras, sabe perfectamente lo que hay que hacer y actúa con arreglo a un plan. Tenemos un rumbo fijo y cuatro años por delante”, señaló.

Al mismo tiempo, restó importancia a los movimientos de los mercados que han llevado a la prima de riesgo a superar los 430 puntos básicos.

“No hay que hacer caso al ruido, no hay que distraerse con cosas menores ni prestarle atención a lo que, por su poca importancia, dura 24 horas (...) lo importante es aquello que sirve para generar crecimiento y empleo”, dijo.

El presidente del Ejecutivo reiteró que en las próximas semanas se aprobarán nuevas medidas para mejorar los ingresos y la competitividad, entre ellas la lucha contra el fraude fiscal y laboral, reformas en educación y sanidad y una aceleración de la reforma bancaria.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below