10 de abril de 2012 / 15:39 / en 6 años

ANÁLISIS-La periferia de la eurozona, en peligro por el petróleo

BRUSELAS (Reuters) - Los precios del petróleo en niveles récord para el euro amenazan con dañar la economía de la eurozona más de lo esperado, con un mayor impacto sobre los países menos capaces de afrontar el golpe.

Los precios del petróleo en niveles récord para el euro amenazan con dañar la economía de la eurozona más de lo esperado, con un mayor impacto sobre los países menos capaces de afrontar el golpe. En la imagen del 9 de abril se puede ver el exceso de petróleo quemándose en la chimenea de la refinería de Al Dura, en Bagdad. REUTERS/Mohammed Ameen

Las estimaciones habituales del efecto de los precios del petróleo sobre la economía de la eurozona son que un alza del 10 por ciento reduce el crecimiento anual un 0,2 por ciento en los tres años siguientes, aunque no hay acuerdo sobre si el impacto es mayor al comienzo o al final.

Sin embargo, estas proyecciones no consideran la tasa de cambio del euro contra el dólar y podrían subestimar el impacto en momentos de austeridad generalizada. Tampoco reflejan las diferencias potenciales entre los distintos países de la eurozona.

En dólares, los precios del petróleo siguen un 13 por ciento por debajo del máximo del crudo Brent de 147,50 dólares por barril en julio de 2008. Sin embargo, en euros, los precios del petróleo superaron máximos históricos el mes pasado.

En lo que va del año, el precio del petróleo en euros ha subido hasta 17 por ciento. El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta que el PIB de la zona del euro disminuirá 0,5 por ciento durante 2012.

El banco italiano UniCredit estimó que un alza de 10 por ciento en el precio del crudo denominado en euros deprime el crecimiento de la zona del euro un 0,3 por ciento en un sólo año, no el 0,2 por ciento en tres años. Marco Valli, uno de los economistas de Unicredit, dijo que el impacto sobre la zona del euro incluso podría ser mayor debido al nivel elevado de los precios.

“De 50 a 55 euros y de 150 a 165 euros, son ambos (aumentos de) un 10 por ciento, pero son bastante diferentes”, dijo Valli.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) dijo la semana pasada que la Unión Europea fue la más golpeada de las regiones industrializadas y pagaría 500.000 millones de dólares (unos 382.000 millones de euros) por el petróleo este año, un alza de 30.000 millones de dólares frente a 2011.

-- Gráfico sobre precios del crudo en varias monedas: link.reuters.com/wub57s

Los precios elevados del petróleo, mientras tanto, afectan a diferentes países en distinta forma.

Carsten Brzeski, economista de ING, dijo que mientras que los precios elevados del petróleo eran una noticia importante en Alemania, aun no habían afectado la confianza del consumidor en el país, aunque esa preocupación era mucho mayor en los países periféricos.

“Los consumidores en el sur ya están apretados al haber perdido riqueza en bienes inmobiliarios y acciones. Si a eso se le suma un precio del petróleo elevado, debería volver a ser uno de los factores que contribuyeran a la divergencia, en lugar de a la convergencia en la eurozona”, agregó.

Thomson Reuters Datastream muestra una relación muy negativa entre el precio del petróleo en euros y la tasa anual de crecimiento en los países de la periferia del euro en los últimos 20 años. En términos simplificados, las tasas de crecimiento tienden a caer durante varios meses después de una subida de los precios del crudo.

Para Grecia, Irlanda, Portugal y España, el coeficiente de correlación oscila entre -0,7 y -0,8, con un retraso de entre cuatro y ocho trimestres. Son cifras muy próximas al valor negativo absoluto de -1, en el que estadísticamente el crecimiento siempre caería cuando subieran los precios del crudo.

Para Italia y Francia la relación es menor, con un coeficiente del -0,5. En Alemania apenas hay correlación.

En teoría, los países más fríos del norte de Europa deberían tener facturas energéticas más altas que los del sur. Sin embargo, los intentos de ahorrar energía, más pronunciados en el norte de Europa, ofrecen un contrapeso a las subidas de precios, mientras que los europeos del sur tienen poco para protegerse de los precios de la energía.

Los hogares españoles e irlandeses pagaron la luz más cara de toda la Unión Europea el año pasado. Esto, a su vez, acaba reflejándose en la inflación.

/Por Philip Blenkinsop/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below