13 de marzo de 2012 / 10:09 / hace 5 años

Caixabank y Banca Cívica crearían la primera entidad española

Caixabank y Banca Cívica reconocieron el martes que están manteniendo conversaciones de fusión entre ellas y también con otras entidades, aunque las conversaciones se encuentran en fase de estudio y por tanto no se ha cerrado acuerdo alguno. En la imagen, el presidente de Caixabank, Isidre Faine, en rueda de prensa en Barcelona el 20 de febrero de 2012.Albert Gea

MADRID (Reuters) - Caixabank y Banca Cívica reconocieron el martes negociaciones para una fusión que crearía la primera entidad española con casi 360.000 millones de euros en activos.

Aunque ambas entidades manifestaron que las negociaciones entre ellas y también con otras entidades se encontraban en fase de estudio, fuentes próximas a la negociación manifestaron a Reuters que el proceso estaba en una fase "especialmente avanzada".

"En relación con determinadas informaciones aparecidas en los medios de comunicación, Caixabank comunica que (...) está analizando diferentes operaciones de integración, entre las que se encuentra, en proceso de 'due diligence', la de Banca Cívica", manifestó la caja catalana en un comunicado que fue replicado por otro emitido por Banca Cívica a requerimiento del regulador.

En el mercado se considera que Caixabank, con activos de 285.000 millones, y cuatro veces más grande que Banca Cívica, con activos de 72.000 millones, absorbería en la práctica a Cívica.

En la actualidad, Santander y BBVA son las primeras entidades españolas, con activos de unos 338.000 millones de euros.

Ambas entidades dijeron que no se había llegado todavía a ningún acuerdo en cuanto a la valoración de las compañías.

Sin embargo, una fuente del sector bancario dijo a Reuters que el hecho de que las entidades reconocieran que "se encuentran en fase de estudio, es un paso más allá que el típico comentario de que todo el mundo está hablando con todo el mundo y al final supone manifestar un interés real".

Además, en el mercado se considera que la operación entre estas dos entidades se podría ver facilitada por tratarse de dos entidades cotizadas.

"Una operación entre dos cotizadas es mucho más fácil para establecer las valoraciones a través de las operaciones de canje", manifestó la fuente.

Otra fuente del sector financiero recordó que Banca Cívica también contemplaba la posibilidad de buscar una fusión con una entidad de tamaño similar como Ibercaja que, de cerrar la operación con Caja 3, tendría activos por unos 65.000 millones, para poder mantener una mayor autonomía.

"Existe otra alternativa a Caixabank y esta se llama Ibercaja. Esta vía no está descartada, si bien es cierto que el proceso con la entidad catalana está especialmente avanzado y puede llegar a buen puerto", agregó.

Una portavoz de Ibercaja no quiso hacer comentarios respecto a las eventuales negociaciones con Cívica.

Una fuente cercana a Cívica reconoció a finales de febrero a Reuters que la entidad había mantenido contactos con NovaCaixaGalicia, Ibercaja, Popular y Liberbank.

Las acciones de Cívica, que ya registraron un importante avance el lunes, ganaban el martes a las 16.26 hora local un 2,76 por ciento en bolsa a 2,385 euros, mientras Caixabank sumaba un 1,99 por ciento a 3,324 euros.

A los precios actuales, Caixabank tenía un valor bursátil de algo más de 12.760 millones de euros, mientras que Cívica contaba con una capitalización de unos 1.180 millones de euros.

REESTRUCTURACIÓN DEL SECTOR

Las nueves operaciones corporativas en el sector financiero español se enmarcan en el actual proceso de saneamiento contra activos inmobiliarios de 52.000 millones de euros que el Gobierno español ha impuesto al sector financiero español.

Las entidades tendrán que tener finalizadas antes del 31 de marzo sus hojas de ruta para decir al Banco de España cómo piensan afrontar los nuevas coberturas del ladrillo y tienen hasta el 31 de mayo para presentar proyectos de fusión.

En general, las entidades disponen de un año para afrontar estas exigencias contra resultados, aunque el Real Decreto permite a las que se fusionan alargar estos plazos hasta dos años y realizar dotaciones también contra patrimonio.

En este escenario, está previsto que las entidades ya nacionalizadas, las pequeñas y medianas, entre las que figura precisamente Banca Cívica, y la sistémica Bankia se vean abocadas a buscar socio.

De hecho, la cotización de Bankia se depreciaba por la tarde

un 2,97 por ciento a 2,911 euros y dejaba a la entidad con una valoración de 5.046 millones de euros al alejarse las expectativas de que la entidad presidida por el ex ministro de Economía Rodrigo Rato pudiera acabar en el corto plazo en manos de Caixabank tal como se ha venido especulando en el mercado recientemente.

"El mercado está interpretando que Bankia se queda fuera por el momento del proceso de fusión y esto le está penalizando. Si Caixabank finalmente no compra Bankia, es difícil aventurar quién se va a hacer cargo de la entidad madrileña", manifestó una operadora.

Bankia es una de las entidades más penalizadas por su enorme exposición al maltrecho negocio del ladrillo y por eso el mercado considera que su supervivencia en solitario es particularmente complicada.

Por esta razón, a Bankia se la ha asociado tanto con Caixabank - a pesar de que sus principales directivos niegan haber mantenido negociaciones formales - como a los otros dos grandes bancos españoles. La enorme concentración que crearía cualquiera de las tres posibles operaciones sería, en opinión a analistas y banqueros, un obstáculo a la operación.

"La fusión entre Caixabank y Bankia se antojaba muy complicada por un sinfín de razones, entre las que figuraban los temas regulatorios por la enorme concentración que supondría esta operación. La operación entre Caixabank y Banca Cívica tiene más sentido y esto castiga en bolsa a Bankia", explicó una analista del sector bancario.

Entre las entidades con capacidad para absorber por sí solas las nuevas coberturas sobre el ladrillo figuraban precisamente Caixabank, Kutxabank (la más saneada de las antiguas cajas), Santander y BBVA, que la semana pasada dio un paso más en el nuevo proceso de reestructuración al adjudicarse Unnim en subasta.

Para Caixabank, la compra de Cívica, resultado de la fusión de Caja Navarra, Cajasol, Caja Burgos y Caja Canarias, supone reforzar su presencia en zonas como Tenerife, Burgos, Huelva, Sevilla, Cádiz y Navarra.

CÍVICA, CONDENADA A FUSIONARSE

A diferencia de la saneada CaixaBank, no es ningún secreto que Cívica necesita fusionarse para afrontar las necesidades de provisiones y de capital por importe bruto de 2.031 millones de euros, compuestas de 1.248 millones por provisiones adicionales y 783 millones por capital extra.

En términos netos, la necesidad de provisiones se ve reducida a 572 millones de euros y la propia entidad ha manifestado que prevé cubrir su déficit con un próximo canje de preferentes, con la generación de los resultados previstos este año y con las provisiones genéricas remanentes.

Sin embargo, una fuente del sector indicó recientemente a Reuters que en el actual contexto de deterioro de la economía y después de afrontar las necesidades con sus propios recursos la entidad podría tener unas pérdidas en torno a 300 millones de euros en 2012, lo que le obligaría en la práctica a fusionarse.

/Por Jesús Aguado/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below