1 de marzo de 2012 / 17:13 / en 6 años

La UE lucha por lograr equilibrio entre austeridad y crecimiento

BRUSELAS (Reuters) - Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea trataban el jueves de lograr el equilibrio entre la austeridad presupuestaria y reanimar el crecimiento en la primera cumbre en dos años en la que la crisis de deuda de la zona euro no eclipsó todo lo demás.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea trataban el jueves de lograr el equilibrio entre la austeridad presupuestaria y reanimar el crecimiento en la primera cumbre en dos años en la que la crisis de deuda de la zona euro no eclipsó todo lo demás. En la imagen, la canciller alemana Angela Merkel llega a la cumbre de líderes de la UE en Bruselas, el 1 de marzo de 2012. REUTERS/Laurent Dubrule

Con un segundo rescate para Grecia casi en marcha y una avalancha de fondos baratos del Banco Central Europeo calmando los mercados de bonos, los líderes de los 27 tienen un margen de maniobra para centrarse en las reformas económicas estructurales y otras formas de luchar contra unos niveles de desempleo sin precedentes.

Los dirigentes de 25 de los países firmarán el viernes un tratado fiscal impulsado por Alemania para hacer cumplir de un modo más estricto las normas de recorte del déficit en la UE y de reducción de deuda. Sin embargo, sin un regreso a la senda del crecimiento varios países europeos corren el riesgo de entrar en la misma espiral de depresión que Grecia.

“Necesitamos mejorar nuestra competitividad. Solo si Europa lo logra tendremos un futuro en el que seremos capaces de reducir nuestros déficits presupuestarios y salvaguardar nuestro estado de bienestar y empleos en Europa”, dijo la canciller alemana Angela Merkel a los periodistas.

El jefe de la patronal europea BusinessEurope advirtió a los dirigentes europeos que la demanda interna sigue deprimida y que los planes de expansión se han visto minados por la incertidumbre política.

“No debemos permitir que una crisis aguda se convierta en una historia crónica de bajo crecimiento”, dijo Philippe de Buck.

El índice de desempleo en los 17 países de la zona euro alcanzó un récord del 10,7 por ciento en enero, según el dato publicado el jueves ,y el sector manufacturero de la eurozona se contrajo en febrero por séptimo mes consecutivo.

Mientras la cifra del paro en Alemania, motor económico europeo, continúa disminuyendo, en España se elevó al 23,3 por ciento, y uno de cada dos jóvenes españoles no tiene trabajo.

“A pesar de la euforia del sector bancario tras el programa de préstamos del BCE, la economía real sigue estando muy deprimida y el factor determinante es el paro, tanto en el aspecto social como en el del daño al crecimiento”, dijo Steen Jakobsen, un economista en Saxobank.

ESPAÑA, CASO DE PRUEBA

España se está convirtiendo en el caso de prueba de si Europa está dispuesta a flexibilizar su postura sobre el equilibrio presupuestario para dar un mayor margen al crecimiento esencial para bajar la deuda pública.

Madrid informó esta semana que su déficit en 2011 fue del 8,5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), muy lejos de la meta del seis por ciento acordada con Bruselas. Eso significa que tendrá que recortar el equivalente a un cuatro por ciento del PIB para cumplir con el objetivo de este año del 4,4 por ciento, mientras se prevé que la economía se contraerá un uno por ciento.

El nuevo Gobierno del presidente Mariano Rajoy está intentando conseguir metas más suaves y realistas de reducción del déficit, lo que supone un dilema para la Comisión Europea, que está intentando restaurar la credibilidad de las normas ignoradas en el pasado no solo por Grecia sino también por Francia y Alemania, las dos mayores economías de la Unión.

“España va a cumplir todos sus compromisos desde el punto de vista de lo que es el ajuste presupuestario teniendo en cuenta que las circunstancias han cambiado”, dijo el ministro de Economía Luis de Guindos el jueves en Bruselas.

“El gobierno anterior había acordado reducir el déficit a un 4,4 por ciento basándose en un crecimiento del 2,3 por ciento, que no es el caso hoy”, dijo a los periodistas.

No se espera ninguna decisión sobre España en la cumbre, pero es seguro que el debate será protagonista en los pasillos, al igual que la presión internacional sobre la zona euro para que aumente su seguridad financiera y evitar así que la crisis de la deuda salpique a otros países.

Ante la insistencia de Merkel, la cuestión de aumentar el tamaño del fondo de rescate no estaba tampoco en el programa, pero sus socios buscarán garantías de que Berlín está dispuesta a avanzar en el tema a finales de este mes.

Las principales economías del Grupo de los 20 dijeron a los europeos la semana pasada que no darían al Fondo Monetario Internacional más dinero para luchar contra las consecuencias de la crisis en la zona euro, a menos que Europa aumentase primero su propia aportación.

/Por Paul Taylor y Jan Strupczewski/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below